GRUPO PLAZA

CONVERSACIONES CULTURPLAZA

Juan Pedro Font de Mora: "La Feria del Libro de Madrid es nuestro conejillo de indias"

15/09/2021 - 

VALÈNCIA. La Fira del Llibre de València vuelve. Tras la cancelación de su edición presencial en 2020, la gran cita de las letras en la ciudad recupera su lugar en Viveros, aunque no sus fechas, pues deja (de manera temporal) su cita en primavera para llevarla a octubre. Entre los platos fuertes, tal y como adelantó este diario, se encuentra la creación de un ciclo de conciertos y un homenaje a Francisco Brines. Aunque es solo la punta del iceberg de una edición que, además, tendrá que reorganizarse para adaptar su circuito a una realidad bien distinta a la de su última edición física. Sí, hablamos de la pandemia. Sobre esto y más conversamos con el presidente del Gremi de Llibrers de València, Juan Pedro Font de Mora.

-Vuelve la Fira del Llibre, por fin, ¿cómo va la previa?
-Una feria es un montaje muy complejo. Se hacen muchas actividades, hay mucha gente implicada en su organización. Los previos son los importantes. Si se hace bien el trabajo, será une buena feria. Ahora estamos en el momento decisivo. Hay un nerviosismo lógico en el sentido de que tenemos una gran responsabilidad. Pero tenemos experiencia y creo que irá bien. Es cierto que el covid nos ha obligado a cambiar de fecha, lo cual no es positivo porque la gente ya está acostumbrada a venir entre abril y mayo, es un ritual. De hecho, no es casualidad que la feria de València sea la segunda de España en cuanto a número de visitantes y volumen de facturación. Es el evento cultural al aire libre más masivo que hay en la Comunitat Valenciana. El cambio de fechas tiene su problemática, por eso necesitamos comunicarnos.

-En estos días se ha llevado a cabo la Feria del Libro de Madrid, supongo que estáis mirando con mucha atención lo que está sucediendo allí. 
-Es una suerte que la Feria de Madrid se haga antes porque nos sirve como nuestro conejillo de indias. Es mucho más grande, claro. Normalmente recibe unos dos millones de visitantes aunque, según escuché a su director, ahora con el control de aforo esperaban recibir a unas 300.000 personas, con lo cual la bajada de visitas es muy considerable. Vamos a seguir la misma fórmula que ellos, con unas vallas que delimitarán el espacio, así como control en cada una de las entradas, creando un recorrido que se deberá respetar. El control de aforo supone, sobre todo en días festivos, que algunos visitantes deberán esperar para entrar al recinto, que es lo que está pasando ahora en Madrid. Es un inconveniente pero por otra parte pensamos que el público que va a venir es un público comprador. 

-En un año normal se supera el centenar casetas, ¿cómo se dibuja este año?
-No sabemos lo que va a pasar, pero lo que sí tenemos claro es que será una feria de menor volumen de negocio, pero es normal. En cualquier caso hay que hacerla, porque es importante para el sector, desde las editoriales a las librerías. Hay 56 expositores y 87 casetas, con lo que ha bajado un 20% de presencia. No está nada mal para las circunstancias que vivimos. 

Foto: EVA MÁÑEZ.

-Una vez finalice la feria, ¿cuál es el éxito?
-Realizarla ya es un éxito. No lo cuantificaría en términos económicos, sino en respuesta social y en que las actividades que se han programado resulten bien. Soy bastante contrario a este tipo de agrupaciones, sean del ámbito que sean, que siempre que hacen el análisis de un resultado siempre son los ganadores. Creo que si algo no ha ido bien, hay que decirlo. 

-¿Qué fotografía hace del sector? 
-El año 2020 fue curiosamente un año bueno para las librerías. El hecho de que hubiera un confinamiento duro y que no se pudiera viajar o salir a los bares hizo que mucha gente que era lectora leyese más y que gente que hacía tiempo que no leía redescubriese el placer de la lectura. Eso se ha traducido en más ventas. En 2021 parece, y lo dijo el director de la feria del libro de Madrid, que ha habido un aumento de ventas del 17%. Pero dentro de eso hay un dato que para las librerías es muy relevante y es que el mayor incremento es en la venta online, algo que para nosotros en negativo. Desde el Gremi de Llibrers de València apostamos claramente por la librería física, por la venta humana. Mucho me temo que este aumento no se da en las plataformas que querríamos. Ahí hay un sabor agridulce. Es probable que a lo largo del año sí que haya una bajada, que yo estoy notando, porque parte del dinero destinado a libros se irá a ocio, como bares o viajes. 

-Desde el Gremi se han impulsado campañas de comercio local o se forma parte de plataformas de venta online, ¿cómo se hace frente a los gigantes del comercio online? 
-Para la librería física hay algo muy interesante que es generar mucha actividad cultural, desde exposiciones o presentaciones a mesas redondas y cursos. El modelo de librería cultural es el modelo que se debería ir asumiendo, es el que atrae al público y fideliza al cliente. Esta es una parte de la cuestión, pero también entra la necesidad de mejorar nuestra venta digital. 'Todos tus libros', que durante muchos años solo funcionó como una plataforma de consulta, es ahora también una plataforma comercial. La idea es seguir mejorándola con la ayuda de los fondos europeos. Independientemente de eso, creo que cada librería debe hacer el esfuerzo de modernizarse.

Foto: EVA MÁÑEZ.

-En estos meses han nacido otras citas en torno al libro, como pueda ser la Fira de l'edició independent o Recreo, ¿cómo lo ve?
-Está bien que se pongan en marcha iniciativas, el problema es que tengan el suficiente respaldo de público para que sean mínimamente rentables y me temo que algunas de las que se han hecho no lo han sido. No tenemos que olvidar que los libreros somos comerciantes. Ya supone mucho esfuerzo económico cualquier salida como para que los resultados no sean positivas. Es mejor hacer poco y hacerlo bien. 

-Una de las personas que inaugurará esta edición será Rafa Lahuerta, que ha protagonizado uno de los grandes fenómenos de la literatura valenciana con Noruega, ¿cómo lo ve?
-Es muy positivo. Para empezar, porque lo ha editado una editorial valenciana, y también porque es un autor de aquí que escribe sobre nuestra ciudad. Es muy importante, además, que esté escrito en valenciano porque desgraciadamente los índices de lectura en valenciano son bajísimos, en torno al 4% de la venta de libro. El fenómeno de Noruega anima a eso.

-¿Nos recomienda alguna lectura para este inicio de curso? 
-Ruta de escape, de Philippe Sands, un libro que va entre la novela y el documental periodístico. El autor, que es abogado, ha formado parte de muchos procesos de crímenes de humanidad, ha trabajado mucho porque se reconozcan. Su investigación se centra en el nazismo y en ese mundo te sumerge la novela, que es apasionante. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email