X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ATRACÓN DE PANTALLAS

'Kingdom': una propuesta de zombis coreanos milagrosamente original

Más que una ola es un tsunami. La industria del entretenimiento de Corea del Sur viene arrollando. Con el estreno de Kingdom, la serie de zombis producida por Netflix, tras el aplauso de un sector de crítica y público, cabe preguntarse si esta producción tan original y atractiva forma parte del fenómeno cultural tildado, según los expertos, como la ‘ola coreana’, y del por qué de esta definición

22/02/2019 - 

VALÈNCIA. No ha sido fácil dar el salto más allá de la enorme popularidad que ya cosechaba dentro de Asia, pero lo que está claro es que su industria posee un gran futuro en el mercado global. Si nos fijamos, lo primero, en las cifras de mercado del sector audiovisual de Corea del Sur, la cuestión es fácilmente comprensible: su industria cultural facturó en 2015 más de 7 billones de dólares gracias a la exportación de sus películas, series (K-dramas) y música K-Pop. Las cifras del año pasado se elevan a 12 billones. Expertos, como el columnista de ValenciaPlaza Francisco Martínez Boluda, ya avisaban del torbellino cultural que ha venido a llamarse como la ‘ola coreana’ o Hallyu, fomentado en buena parte por el gobierno coreano.

En vista de que vamos a hablar de Kingdom, acotaremos el asunto al entretenimiento de terror. Para Tomas Rubio, apasionado del audiovisual asiático, “el boom de Corea del Sur empezó en el año 1999. La primera película de terror de relevancia, que incluso llegó a España, fue Tell me something”. Este valenciano, autor del blog más longevo de la Comunitat Valenciana sobre el género, apunta que hasta entonces fue Japón el que cosechó más fama con su cine de terror, con títulos como The Ring o Dark Water. “Las películas coreanas suelen ser más thrillers sangrientos que de terror propiamente dicho. Lo que sí es muy común en Corea del Sur es que se hagan películas y series basadas en webtoons, es decir, en historietas digitales diseñadas en una sola imagen vertical”, un formato que facilita su lectura en los teléfonos móviles. Ese es el caso de Kingdom, basado en una serie webtoon llamada Land of the Gods.

Sobre el subgénero zombi existían ya algunos precedentes en el cine coreano: The Neighbor Zombie (2009), Mr Zombie (2010), Zombie School (2014), y Papa Zombie (2014). Pero fue en 2016 cuando definitivamente dieron en la diana con la fenomenal película Train to Busan, un éxito de taquilla que recaudó más de 180 millones de dólares y fue vista por más de 10 millones de espectadores en todo el mundo. 

Los derechos de esta historia de suspense sobre el ataque de unos infectados dentro de un tren de Seúl, destino Busan, fueron adquiridos por Hollywood tras el éxito en taquilla del film. Está previsto que James Wan se ocupe de la adaptación tras la promoción de la reciente Aquaman.

La sombra Joseon es alargada

La aportación extraordinaria que ofrece Kingdom es su mezcla de géneros. Se trata una vez más de una aventura épica contra una plaga de infectados, pero en este caso ambientada en la dinastía Joseon, que gobernó Corea durante cinco siglos desde 1392. 

A este género de época, ya sea histórica o inventada, se le llama Sageuk. Existe una gran tradición de obras audiovisuales y teatrales Sageuk, que van desde películas, como Roaring Currents (2014), hasta incluso melodramas, como La luna abraza al sol, una telenovela exportada a varios países de Latinoamérica. No se pierdan el espectáculo bizarro que ofrece el visionado de esta historia de amor, con ambientación Joseon y su doblaje latino:

Las historias de época o Sageuks giran en torno a las luchas palaciegas entre reyes, ministros, herederos y concubinas. “Los coreanos están fascinados con esa época”, comenta Tomás Rubio, asombrado porque en este país democrático sientan tanto magnetismo por una etapa regida por una monarquía. “Es como si buscaran una figura paterna. Al haber estado mucho tiempo bajo el yugo de otras naciones, como China y Japón, la figura del rey representa, por un lado, su verdadera identidad, y a la vez una protección paternal frente a los invasores”.

No es extraño, en cualquier caso, que el siguiente paso en la innovación del género fuera experimentar una historia de zombis en un contexto de época. Kingdom ha sabido rodearse de un equipo excelente para llevarlo a cabo. Además del argumento original del webtoon, los guiones han sido elaborados por Kim Eun-Hee. “Es la Shonda Rhimes coreana, tras haber creado el bombazo que fue Signal”, apunta el crítico de series Lorenzo Mejino“A esto súmale que el director de Kingdom, Seong-Hung Kim, viene de éxitos como Tunnel o A Hard Day”.

Zombis que corren

De gran factura en su diseño de producción, una dirección realmente cuidada, y unas escenas de acción que no escatiman en figuración, Kingdom salpica la aventura además con algunos guiños cómicos, por no hablar de lo atípico que resulta ver a los muertos vivientes moverse a gran velocidad en su intento por comer carne humana, tal y como ya vimos, como una de las pocas excepciones, en 28 días después (2002) de Danny Boyle. 

Como espectadores de obras audiovisuales sobre zombis, estamos más acostumbrados a los torpes y lentos enemigos putrefactos del universo de The Walking Dead que a estos ágiles saltarines infectados. Según algunas fuentes, esto puede deberse a que los coreanos beban, y nunca mejor dicho, de las historias de vampiros chinos, tan próximos cultural y geográficamente. Este hecho se constata al coincidir, no solo porque dan saltos como los cadáveres chinos, sino porque sendas figuras se esconden del sol.

Esta historia seriada sobre un príncipe heredero que debe salvar a su pueblo, hambriento y maltratado, de una plaga de zombis, por culpa de su propio padre, el primer infectado, tiene asegurada su segunda temporada, algo que por cierto tampoco es habitual en Corea del Sur.

Por otra parte, “los zombis en Kingdom sirven de metáfora de una masa descontenta que arrasa con todo”, sostiene el bloguero valenciano. En ese sentido, por tanto, no podemos dejar de destacar cómo la serie ha sabido introducir un elemento social en el subtexto de la trama.

Zombis Joseon en las series y en el cine

La última anécdota imprescindible para situar el producto es la enorme similitud de Kingdom con la película Rampant, dirigida por Kim Sung-Hoon y estrenada hace apenas tres meses.

Aunque el film se estrenó antes que la serie, “Rampant ha copiado casi todo el argumento, con algunos cambios, del webtoon titulado Land of the Gods, pero sin acreditar a los responsables, mientras que Kingdom sí acredita la fuente original”. El resultado, además, de la película coreana no es tan sólida como sí lo es la serie de Netflix. 

Un producto fresco, original y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, y que merece un sonoro aplauso ante un panorama seriéfilo cada vez más repetitivo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email