Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

La ciberviolencia de género

El lunes 25 de noviembre  es el Día Internacional Contra la Violencia de Género. Dentro de esta definición podemos denunciar  muchos tipos de violencia contra la mujer. Hoy quiero incidir en la ciberviolencia de género, la violencia contra la mujer en el mundo digital

23/11/2019 - 

Esta semana vamos a escuchar testimonio y casos de violencia de género de todo tipo, vamos a conocer nuevas cifras, informes, denuncias y promesas políticas en torno a erradicar la Violencia de Género, un problema que nos persigue. Pero yo quiero hablar en concreto de la ciberviolencia de género por dos motivos principalmente: porque afecta a las generaciones más jóvenes y porque es una gran desconocida y difícil de catalogar. 

La ciberviolencia de género es la violencia contra la mujer en el mundo virtual y online. Se utilizan las nuevas tecnologías como medio paran ejercer daño o dominio  hacia la mujer. Aquí podemos hablar de cibercontrol, ciberacoso, cibermisoginia, etc. que es la violencia de toda la vida pero trasladada al mundo digital. 

La ciberviolencia usa herramientas diferentes pero cuenta con el mismo fondo: atacar, humillar y controlar a la mujer.

Y vuelvo a recurrir al informe Violencia Viral que Save The Children  sacó este verano  ante el aumento del uso de las redes sociales por parte de los niños y niñas, para explicar la utilización que hacen los menores de las nuevas tecnologías y el nivel de exposición que tienen a la violencia online. 

El informe pone el foco en la violencia online en la pareja o expareja, una violencia transversal que puede nutrirse de los demás tipos de violencia y que suele tener su origen en la desigualdad de género. Esta desigualdad podría estar en ocasiones en el origen y en la base de  la violencia de género. Una lacra que nos sigue y que no se consigue detener. 

El informe pone el foco en la violencia online en la pareja o expareja, una violencia transversal que suele tener su origen en la desigualdad de género.

Evidente es y no descubro nada nuevo cuando aseguramos que algo mal estamos haciendo y que por muchas medidas que se tomen desde las instituciones públicas, algo falla. Siguen muriendo mujeres a manos de sus parejas o exparejas. Y por ello la atención en las generaciones más jóvenes es importante, por poner la semilla, poner ese grano de arena y dejar un poso de la igualdad, el respeto, el “no” es “no”, entre los y las adolescentes con la esperanza que sirva en un futuro. Los cambios se consiguen, aunque sean lentos y a veces se nos olvide de dónde venimos, de alguna manera hemos avanzado pero queda mucho por hacer. 

Por ello me gustaría incidir en la ciberviolencia pues es el caldo de cultivo de una violencia que a determinadas generaciones se nos escapa pero que es horrible y peligrosa. 

Tipos de ciberviolencia

La ciberviolencia se  trata de  tipos de violencia muy preocupantes que se hacen extensivas entre los adolescentes como prácticas de humillación y que luego se cuelgan en redes.

Es el caso del “happy slapping” que es la grabación de una agresión física, verbal o sexual y su difusión a través de internet para ganar popularidad-, la persona que ejerció esta violencia era amigo, amiga o miembro del mismo centro escolar que la víctima. 

Otra de las formas de violencia que más sufren los y las jóvenes es la exposición involuntaria a material sexual o violento. Por ejemplo, lo que se conoce como “sextorsión” que es la  violencia que se basa en el chantaje a una persona menor de edad con la amenaza de publicar contenido de carácter sexual que le involucra; o  el “sexting” es una conducta de alto riesgo que practican los adolescentes al intercambiar mensajes o imágenes propias con contenido sexual sin el consentimiento del menor. Save the Children critica estos comportamientos, que se repiten hacia una pareja durante el noviazgo o una vez finalizado éste y que pretenden controlar, menoscabar o causar un daño a la otra persona.

 Lo más preocupante, en mi opinión, es que estos videos se hagan virales entre los menores. Lo que significa que de alguna manera participan de este tipo de prácticas aunque solo sean porque las visualizan.

Recordamos que la Comunitat Valenciana es la segunda comunidad autónoma con más denuncias de este tipo que tienen como víctima a un menor de edad. Por provincias, València es la que más denuncias presenta, con un total de 198, seguida de Alicante, con 133, y Castellón, con 36 denuncias interpuestas por ciberdelitos contra a niños y niñas.

El informe es mucho más amplio. Y sin querer desviar la atención de la violencia de género sí que me gustaría destacar que Save the Children ( también denuncia la existencia de plataformas que promocionan comportamientos como la autolesión o los trastornos alimenticios. Es el caso de los blogs que fomentan la anorexia, dando consejos y explicando a los niños y las niñas cómo dejar de comer sin que sus familiares se den cuenta. O el “grooming o ciberembaucamiento”, que ocurre cuando una persona adulta contacta a través de internet con un niño o niña como último objetivo que ese abuso en redes llegue a producirse en el mundo físico.

Por último, cada vez es más habitual que los padres y las madres sobreexpongan pública y constantemente la vida de sus hijos e hijas en internet. Esta conducta de riesgo se denomina sharenting, y ocurre cuando se cuelgan fotos o videos de los niños o niñas en las redes sociales. El sharenting, sin ser un tipo de violencia contra la infancia, puede desembocar en ello. Ahí lo dejo! 

Como ven… todo un universo por descubrir para quienes estamos lejos del universo adolescente. 

La semana que viene… más! 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email