Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

cultura en cuarentena

La cultura valenciana no se rinde (Parte II): el sector audiovisual y del libro busca público cómplice

27/03/2020 - 

VALÈNCIA. Desde que 13 de marzo se decretara el cese de toda la actividad cultural abierta al público por la crisis del coronavirus, la urgencia por responder a la situación de extrema fragilidad a la que se están viendo abocadas las empresas y los y las profesionales de los distintos sectores están motivando montones de iniciativas con un lema claro: la cultura no se rinde. Hace poco más de una semana, Culturplaza reunía algunos de estos impulsos, que se habían armado en menos de una semana. Ahora, sabiendo el confinamiento no va a ser cuestión de días sino de semanas, estas ideas han seguido surgiendo. De una manera más prolongada en el tiempo o de más calado. Reactivar el consumo tras el confinamiento es ahora mismo la prioridad de las empresas culturales.

Es el ejemplo de las salas de cine. Cines Lys, una de las grandes referencias de la exhibición en València, lanzó el pasado viernes la promoción 'Nos vemos pronto en Lys'. Se trata de la compra anticipada de un entrada al precio reducido de cuatro euros sin sesión ni película ni asiento concreto. Un compromiso en oferta que será válido durante los 30 días próximos a la reapertura de los cines. “Entendíamos que teníamos que buscar una respuesta positiva a la situación, así que esta promoción es una manera de decir que cuando todo pase, esperamos al público en el cine”, explica Fernando Boluda, gerente de los cines. Esta promoción ella está activa y seguirá disponible hasta el 31 de marzo. En el mismo sentido, esta misma semana los Cines Babel ha lanzado una oferta similar: entradas sin película, asiento, día ni hora asignadas, a un precio de cuatro euros y con posibilidad de utilizarla desde que se reanude la actividad hasta el 31 de diciembre de 2020.

Cabe recordar que la gran mayoría de estrenos se han aplazado sin fecha. A diferencia de otros centros culturales, los cines dependen de unas fechas de estreno que eligen, de manera estratégica y a veces a nivel mundial, las empresas distribuidoras. Con las fechas de la temporada de festivales ya movidas, la temporada otoño-invierno de 2020 será un cuello de botella tanto para las superproducciones como para los filmes independientes que se compren en estos festivales, así que se espera que el buen cine pueda hasta sobrar.

También en el terreno del audiovisual, pero en este caso, detrás de la cámara, el festival de cine bienal Dona i cinema anunciaron ayer que las tasas de inscripción se bloquean para su edición de 2021 (7 euros largometrajes y 3 euros cortometrajes) hasta el plazo final del 17 de mayo 2020, “conscientes de que esta situación tendrá efectos serios en nuestro sector”, según reza el comunicado.

Foto: RAFA MOLINA.

También en el terreno del libro, esta semana se anunció una iniciativa nacida en Cataluña bajo el nombre Llibreries Obertes, de la que forma parte la librería del Octubre CCC, Fan Set. El proyecto, impulsado por Som i Mortensen, busca que la clientela adelante el pago y el encargo de los libros que comprarían cuando acabara el confinamiento para que la economía de las librerías no se frenara durante el Estado de Alarma. Con la vuelta a la normalidad, y habiendo hecho ya el pago, solo se tiene que pasar por la librería a recoger el título pedido. Esta iniciativa intentaba placar el trasvase de clientela de las pequeñas librerías independientes a grandes plataformas como Amazon, que siguen haciendo reparto a domicilio. Y aunque algunas se han descolgado de la iniciativa, en poco menos de 24 horas se vendieron más de 1.200 libros.

Barlin Libros cumple 3 años

Si esta semana celebrábamos en Culturplaza los 10 años de vida de Estudio Savage, estas no son las únicas velas que soplar. La editorial valenciana Barlin Libros celebra esta tres años de vida, un proyecto hecho con mimo que hoy cuenta en su catálogo con libros como Hombres (blancos) cabreados, de Michael Kimmel, o En transición, de la Premio Nacional de Cómic Ana Penyas. Ahora, como el resto de editoriales, se enfrenta a un futuro extraño en pleno cumpleaños. Si bien estos primeros tres años de vida han sido los de “asentamiento” -“ya podemos decir que las riendas están firmemente tomadas”-, explica Alberto Haller, responsable de la editorial, las ambiciones de futuro están ligadas a la crisis del coronavirus. “El Coronavirus lo ha cambiado todo. Ahora mismo no nos queda otra que capear el temporal para reflotar el proyecto lo más rápidamente posible. Como todos. Vamos a perder unos cuántos meses, en los que teníamos proyectado, principalmente, continuar con nuestra expansión por Latinoamérica. Esto ahora mismo queda en un segundo plano, pero vamos: esos son nuestros pasos a seguir una vez hayamos recobrado músculo” explica a Culturplaza

Con los actos de celebración a punto, entre los que se incluía una fiesta literaria, hay una campaña que se mantiene y que servirá para capear el temporal: la de descuentos del 5% en todos sus títulos, una medida para animar la compra de libros en un momento en el que, precisamente, son la gran compañía de todos en esta cuarentena. Y tras la cuarentena vendrá la realidad, la de semanas de parálisis y un calendario trastocado. Ayer mismo, de hecho, la Fira del Llibre de València anunciaba nuevas fechas de celebración. Para salvar la situación, Haller pide medidas a la administración pública y, también, tiene un mensaje para los lectores. “Ayudas extraordinarias, exenciones fiscales, compras institucionales para bibliotecas… Se nos ocurren varias fórmulas posibles (yo, personalmente, prefiero la de la compra institucional, porque tiene repercusión en la sociedad de manera directa). ¿Y a los lectores? No puedo decirles nada en esta tesitura que no les diría en ‘tiempos normales’: comprad indie. Comprad en librerías independientes, nunca en Amazon. Bucead bien en los catálogos de editoriales independientes, ya que en muchas ocasiones esconden verdaderos tesoros cuya falta de músculo promocional hace que pasen inadvertidos”. En resumen: “que consuman de manera responsable. Que apoyen a los pequeños proyectos”. 

Sala Russafa sube su 'telón' digital

Continúa, también, la programación ‘virtual’ de los distintos espacios culturales valencianos, que han cambiado escenarios y salas de exposición por la pantalla del móvil o del ordenador. Tal es el caso de Sala Russafa, que está actualmente modificando su página web para transformarla es un improvisado escenario. “Sabemos que la experiencia teatral es única porque es en vivo, porque la cercanía de los actores, la emoción del directo y la complicidad con el público también son parte del espectáculo. Pero quizá sirva de placebo hasta que podamos cambiar el sofá por el patio de butacas y participar de nuevo de ese hecho social que es disfrutar de una función, ahora que tanto echamos de menos las experiencias compartidas”, explican desde la sala. De esta forma, en los próximos días se pondrá en marcha una programación regular, de acceso gratuito, con opciones para niños y adultos, que irá variando, como lo hacen las obras en cualquier teatro, una programación que recuperará coproducciones de la sala con Arden, compañía que fundó la sala, y, ojo, que solo se podrán disfrutar online, algo no poco importante en pleno debate sobre la gratuidad de productos culturales durante la crisis sanitaria. “Como creemos que es necesario que se mantenga el valor de la cultura, serán piezas que no están en cartel, que ya realizaron sus giras y que de otra manera sería imposible ver”, resaltan desde la sala. 

Estas iniciativas se suman a otras como las de la firma Atypical, impulsada por la arquitecta e ilustradora Virginia Lorente, que propone a través de sus redes sociales una “paseo virtual” por aquellos lugares que desde hace años dibuja, un proyecto que quiere divulgar el patrimonio valenciano y que invita a ‘pasear’ por estos espacios a través de las vivencias y anécdotas del resto de usuarios. También los espacios públicos se siguen sumando a la ‘cultura en casa’, con proyectos ya en marcha en espacios como el Centre del Carme o el IVAM. Es ahora el Insitut Valencià de Cultura el que se suma, que propone a los usuarios disfrutar desde casa de obras de teatro como Alexandria’ escrita por Guadalupe Sáez y Mertxe Aguilar y dirigida por Juan Pablo Mendiola; o Més a prop’, un espectáculo sobre las emociones básicas con dirección y coreografía de Noèlia Liñana, así como otras propuestas como el concierto homenaje a Paco Muñoz o el concierto de la Jove Orquestra de la Generalitat Valenciana, que interpreta ‘Noches en los jardines de España’ de Manuel de Falla. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email