X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

dos aspirantes por el momento y rodríguez acaricia dar el paso

La doble vuelta: el arma de dos filos en el proceso de primarias socialistas

29/09/2017 - 

VALÈNCIA. El regreso de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE arrojó novedades y cambios en las reglas de funcionamiento de la formación socialista. Una de las variaciones que puede resultar importante en los congresos provinciales que a priori deben celebrarse a finales de este mismo año es la rebaja de los avales necesarios para ser candidato y la instauración de una doble vuelta en caso de que ningún candidato obtenga en la primera votación un 51% del respaldo.

Una situación que puede producirse en las tres provincias dado que aunque todavía no hay candidatos confirmados -puesto que los cónclaves no han sido convocados- sí se vienen multiplicando los dirigentes que muestran en público o privado su intención de presentarse. En el caso de la provincia de Valencia, dos son los dirigentes que han anunciado sus aspiraciones: la diputada autonómica Mercedes Caballero, próxima al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos; y el militante Rubén Fenollar, afín al 'sanchismo' aunque tanto predicamento como la parlamentaria.

A partir de aquí, tal y como ha informado Valencia Plaza, viene produciéndose un fuerte debate interno en la formación socialista en la citada provincia sobre si debe articularse alguna candidatura frente a Caballero o no. Así, el presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, es el que más se está moviendo para presentar batalla. En esta línea, fuentes socialistas señalaron que el dirigente se reunió el miércoles con el presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, para plantearle su intención de dar un paso al frente. De momento, la candidatura sigue en fase preparación.

La diputada Mercedes Caballero durante su presentación este miércoles en Moncada.

Ahora bien, según los cambios establecidos tras el pasado cónclave federal, los avales necesarios para ser candidato representan un 3% de la militancia, lo que facilita enormemente la proliferación de aspirantes dado que no resulta una tarea excesivamente ardua alcanzar el mínimo. Con esta premisa, el proceso de Valencia -también los restantes- podría complicarse notablemente debido a la relativa facilidad de que puedan existir varios candidatos y más aún con la implantación de la segunda vuelta.

Es decir, si ningún aspirante consigue un 51% de los votos se acudiría a una nueva cita con las urnas en la que se eliminarían el resto de candidatos que no hubieran obtenido los dos porcentajes más altos. En este momento, la situación no supone mayor complejidad, pero de presentarse ya no Rodríguez, sino otro aspirante más, las circunstancias serían inéditas y sin duda problemáticas.

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, y el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez; dos dirigentes de peso en la provincia

Si Rodríguez da el paso de inmediato y se convierte en el tercer candidato, la aparición de otro aspirante de entidad que saltara a continuación se interpretaría como la contra del presidente de la Diputación, dado que trataría de evidenciarse que el primero no reúne el consenso suficiente para enfrentarse a Caballero, a día de hoy la favorita. Por otro lado, si fuera otro aspirante con ciertos galones el que saltara en breve y Rodríguez lo hiciera a continuación, también se visualizaría  el deseo por parte del presidente de la Diputación de desmarcarse de otra candidatura y liderar él la batalla contra la diputada próxima a Ábalos.

Con este escenario, suponiendo -nada descartable- que pudieran presentarse cuatro aspirantes, la segunda vuelta se tornaría posiblemente decisiva. A priori, todo apunta a que el bloque que sigue a Caballero podría mantenerse más compacto que los de sus rivales, por lo que si la diputada no alcanzara el 51%, el segundo en discordia debería tratar de obtener el apoyo de los oponentes ya eliminados en el proceso, lo que indudablemente daría paso a duras negociaciones que prolongarán el conflicto en el PSPV.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email