GRUPO PLAZA

Las prejubilaciones convierten la EMT en una olla a punto de estallar

30/11/2018 - 

VALÈNCIA. Parece imposible conseguir calmar las aguas entre los empleados de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València. El Comité de Empresa de este viernes no será más tranquilo que el de otras ocasiones. El último informe elaborado por los servicios jurídicos del Ayuntamiento de València ha vuelto a agitar los ánimos y deja muchas dudas entre los empleados.

"La gente quiere venir al comité a ver lo que va a pasar", cuenta uno de los representantes sindicales. Y es que los servicios jurídicos del consistorio contradicen lo que había establecido previamente un laudo del Tribunal de Arbitraje Laboral (TAL) sobre el convenio de la empresa.

El texto data de 2013, cuando gobernaba el Partido Popular, y las nuevas dirección y gerencia -ostentadas por Giuseppe Grezzi y Josep Enric García respectivamente- decidieron llevarlo a la Agencia Antifraude. Según la denuncia, este convenio permitía que trabajadores prejubilados realizaran 65 jornadas laborales en lugar de las 131 que marca la normativa y, aún así, cobraban el salario completo.

El TAL, posteriormente, dio validez al convenio, pero se remitió a informes municipales, que son los que ahora llegan y se decantan por la postura de la empresa y del también edil de Movilidad, Giuseppe Grezzi. Así pues, aunque la EMT había manifestado su intención de cumplir con el laudo arbitral, el nuevo informe deja en el aire cuál va a ser la postura de la empresa: si cumplir con lo que dice el convenio y el TAL, u optar por sus informes.

Con todo, los trabajadores no se fían y piden que se acate el laudo. Un representante sindical arguye que "el informe está manipulado desde el principio hasta el final" para "que les diera la respuesta que les ha dado". Pero la decisión de la empresa quedará reflejada pronto en el papel, cuando se firmen las próximas prejubilaciones. Se sabrá si se fijan las 65 jornadas como hasta ahora o las 131 regladas.

Pero desde algunas secciones sindicales ya avisan: van a ser intransigentes con esta cuestión. Si se incumple el convenio, los sindicatos pasarán a la acción. "Si tenemos que paralizar València y que no salga ningún bus de la cochera, lo van a conseguir", amenazan.

Sobre lo que hay bastante consenso entre las filas de empleados es en la postura que ha adoptado la dirección de la empresa, y concretamente Giuseppe Grezzi, pues consideran que está haciendo un uso político del conflicto generado para "machacar" a otros rivales políticos -el edil del PP Alberto Mendoza, antiguo director de la EMT-. "Si no, no se explica que haya estado aplicando el convenio durante tres años", espetan.

Paralizadas las negociaciones del reglamento

El estallido del conflicto sobre las prejubilaciones ha dejado en segundo plano las negociaciones sobre el nuevo reglamento del servicio de autobuses público municipal. "Está paralizado", explica un portavoz sindical. "Nos mandaron la propuesta después de que saliera en la prensa", se quejan, "nosotros hemos hecho modificaciones y las hemos enviado, pero a día de hoy no hemos sabido nada más".

Otro de ellos denuncia la falta de talante negociador en la empresa. "El Reglamento no se ha consensuado con nadie", critican, especialmente en una cuestión peliaguda como la entrada de animales a los autobuses de la EMT. "No han calculado la repercusión que eso puede tener".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email