X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La Generalitat espera fecha para la Comisión Bilateral con el Gobierno central sobre el plurilingüismo

6/09/2018 - 

VALÈNCIA. (EP) La Generalitat se encuentra a la espera de que se fije una fecha para la Comisión Bilateral con el Gobierno central para tratar la ley valenciana de plurilingüismo. Desde el Ejecutivo autonómico se muestran convencidos de que "se cerrará" y no quedará "ninguna duda" sobre una norma que pretende "más igualdad de oportunidades" y que los alumnos de la Comunitat tengan competencia en tres lenguas: castellano, valenciano e inglés.

Así lo ha asegurado el conseller de Educación, Vicent Marzà, al ser preguntado durante la rueda de prensa de presentación del nuevo curso escolar si hay alguna novedad respecto a la Comisión Bilateral para tratar posibles discrepancias sobre el artículo 11 de la Ley de Plurilingüismo de la comunidad autónoma que abrió el anterior equipo del Gobierno que encabezaba el 'popular' Mariano Rajoy.

Al respecto, el titular de Educación del Consell ha aseverado que no tienen "ninguna duda de que se llegará a un acuerdo" con la actual administración socialista y de que "se cerrará" la comisión.

Por su parte, el secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, ha comentado que antes y después de las vacaciones ha habido contactos con el Ministerio que dirige Isabel Celaá y ha apuntado que ahora la Generalitat espera que "se ponga fecha para la reunión en la que se analice el texto legislativo y poder ver cuál es la posición final del Gobierno de España".

"No tenemos nada que esconder"

Soler ha subrayado que la administración valenciana no quiere que la comisión se cierre automáticamente tras el cambio de signo político en el Ejecutivo central: "No tenemos nada que esconder ni con el anterior gobierno ni con el actual, que se haga como toca", ha remachado.

Por otra parte, al conseller se le ha pedido una valoración a las modificaciones de la LOMCE anunciadas por la ministra Celaá para que la asignatura de Religión deje de ser computable con efectos académicos o derogando el artículo 109.2 que permite que la programación de la oferta de plazas escolares se establezca por "demanda social".

Al respecto, Marzà ha expresado su apoyo a tales medidas: "Podríamos firmarlas nosotros", ha aseverado el conseller, que ha considerado que responde a un "posicionamiento totalmente lógico desde la perspectiva de centrarse en el servicio público y la igualdad de oportunidades".

"Compartimos la mirada y las propuestas que se están haciendo; podríamos firmarlas cualquiera de las persona que trabajamos en la administración autonómica valenciana y se nota que (Celaá) es una persona que viene del mundo de la educación", ha finalizado.

Una decena de centros ofertarán religión islámica y evangélica

Alrededor de una decena de centros educativos de la Comunitat Valenciana ofertarán, además de la religión católica, la posibilidad de elegir la islámica y la evangélica, "en cumplimiento de lo que marca la ley" con los acuerdos firmados por el Estado español con diversas confesiones para impartirlas si hay demanda.

Así lo ha explicado el conseller de Educación, Vicent Marzà, al ser preguntado durante la rueda de prensa de inicio de curso por la oferta de estas religiones.

El titular de Educación del gobierno autonómico explicó este miércoles en À Punt que se trata de un programa piloto que comenzará en un número reducido de centros educativos cuyos alumnos podrán elegir cursar religión católica, islámica, evangélica o ninguna, "como se está haciendo en la totalidad de autonomías cumpliendo la ley".

En este sentido, Marzà ha reiterado su posición de que si fuera por él no habría ninguna asignatura dedicada a una única religión pero ha apostillado que mientras la enseñanza religiosa no desaparezca de las aulas públicas "hay que cumplir la ley". "Y estamos obligados a ofertarlo", ha recalcado.

El conseller ha asegurado no entender que esto cause polémica: "Estamos cumpliendo los acuerdos firmados por el Estado", ha insistido, al tiempo que ha criticado que haya quien vea bien "que en el cien por cien de los colegios se imparta una religión determinada pero parece que se acabe el mundo cuando se oferta una que no es la suya".

El secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, -que ha recordado que el convenio del Estado español con diferentes confesiones es de los años 90- ha precisado que se están ultimando los detalles administrativos para el programa piloto y que no arrancará probablemente hasta octubre. Ha dicho que más o menos la mitad de los centros participantes ofrecerán la opción de religión islámica y el resto, evangélica.

A Vicent Marzà se le ha preguntado también por la petición de la Confederación de asociaciones de madres y padres de alumnos Gonzalo Anaya para que no se ofrezcan menús dependiendo de las creencias o se permitan atuendos religiosos.

Al respecto, el conseller, que ha dicho que comparte la mayoría de planteamientos de este colectivo, ha mostrado su desacuerdo sobre este punto en concreto, ya que ha defendido que "las personas puedan ir a los centros expresando su libertad de expresión siempre que eso no impida su educación en igualdad".

"Aceptamos la diversidad de nuestras aulas", ha dicho Marzà, que ha abogado por "hacerlo de la mejor manera posible, integrando a todo el alumnado".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email