GRUPO PLAZA

Sale a exposición pública el proyecto

La gigafactoría de VW, en cifras: 650 millones de impacto económico y más de 40.000 empleos 

Foto: MARGA FERRER
11/11/2022 - 

VALÈNCIA. Desde que Volkswagen anunciara su intención de construir un gigafactoría de baterías en Parc Sagunt han sido varias las voces que han destacado la relevancia del proyecto y la transformación que iba a suponer para la industria valenciana. En un principio, se estimó la creación de 3.000 empleos directos y 12.000 indirectos tras invertir la empresa 3.000 millones en el proyecto. Sin embargo, tras salir el la iniciativa a consulta pública, ya hay cifras concretas que apuntan a un impacto mayor en la economía valenciana del inicialmente previsto. 

El Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) publicaba este jueves el inicio del procedimiento para la declaración como Proyecto Territorial Estratégico de la planta de Volkswagen en Parc Sagunt. Una condición que permitirá a la multinacional importantes ventajas urbanísticas como la venta directa de suelo público sin concurso, exención de licencias y de cargas urbanísticas, así como beneficios fiscales y preferencia en su tramitación administrativa. 

En concreto, y de acuerdo con la documentación presentada por la compañía, la inversión total estimada se sitúa en torno a los 4.500 millones de euros en el periodo comprendido entre 2023-2026. No obstante, hasta ahora lo que había trascendido era una inyección de 3.000 millones en la planta dentro de los 10.000 millones que Seat, en consorcio con otras 62 empresas, prevé movilizar en España en el marco de su proyecto Future: Fast Forward, que incluye la factoría y la electrificación de sus plantas en Martorell y Pamplona.

Sin embargo, en la documentación se detalla que esa cuantía será para la fase inicial del proyecto. Los planes de la compañía pasan por comenzar la construcción de la fábrica a principios del año 2023 para iniciar el periodo de pruebas a finales de 2025 y tener las instalaciones a pleno rendimiento un año después. Con ese calendario, la Generalitat Valenciana pisa el acelerador y, de hecho, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunciaba este jueves que Volkswagen comprará antes de final de año los terrenos para la construcción de la factoría en Parc Sagunt.

650 millones de impacto directo en la región

Asimismo, el documento pone negro sobre blanco sobre el impacto económico que tendrá esta iniciativa empresarial en la economía valenciana. Así, cifra en unos 650 millones de euros el impacto directo en el Valor Añadido Industrial (VAB) de la Comunitat Valenciana una vez la factoría alcance el 100% de su producción. Ello generará un incremento del 50% del actual VAB del sector valenciano de la automoción, que actualmente representa el 11% del PIB industrial de la región. 

Ximo Puig y Wayne Griffiths. Foto: MARGA FERRER

El proceso productivo de las baterías y su ensamblaje en los vehículos eléctricos se prevé que empiece en diciembre de 2026, con una capacidad de producción de 40 GWh, que permitirá el suministro de 800.000 vehículos eléctricos anuales.

Según estos mismos datos, el efecto indirecto sobre el VAB industrial valenciano oscilaría entre los 663 y 722 millones de euros en función del grado de avance de la implantación de la planta de Sagunt. Además, la productividad en términos de ocupación será de unos 150.000 euros/empleado, prácticamente el doble de la ratio actual en el sector de la automoción.

Efectos sobre el empleo

La propuesta presentada también desglosa los efectos que la implantación de la compañía tendrá en el empleo. Eso sí, diferencia la afección laboral que tendrá, por un lado, durante la construcción de la planta y, por otro, en la etapa ligada con la producción. En la primera fase de puesta en marcha se estima una media anual de 8.900 puestos de trabajo directos y 10.200 indirectos durante el periodo 2023-2026. 

No obstante, en la fase de producción se prevé la creación de casi 4.200 puestos de trabajo, de los que el 92% será personal de producción y el 8% de dirección y administración. En este sentido, "la empresa hace hincapié en la calidad y estabilidad de este empleo", expone la documentación publicada este pasado jueves en el DOGV. 

Foto: KIKE TABERNER

Por su parte, el empleo indirecto estimado es de unos 27.000 puestos de trabajo, mientras que el inducido alcanza los 11.000. Y todo ello con independencia del personal directamente relacionado con la planta de baterías. Los empleos indirectos tendrán más peso en los sectores de metalurgia y productos metálicos, productos químicos, maquinaria y equipo y reparación e instalación de maquinaria.

Pero, además, hay que tener en cuenta todo el parque de proveedores que se creará en el entorno industrial. Sin embargo, según reconocen desde la firma, "el sector de fabricación de baterías para la movilidad eléctrica está de forma mayoritaria concentrado en Asia, así como las redes de proveedores que controlan la fabricación de los diferentes componentes integrados en los procesos productivos". 

Por tanto, reconocen que el peso inicial de las empresas valencianas en el proyecto será "reducido", aunque la compañía subraya que está trabajando en la implantación de firmas "en localizaciones próximas para consolidar un conglomerado industrial de automoción eléctrica y sostenible". Además, Volkswagen reitera su compromiso con el tejido empresarial local.

"El Grupo Volkswagen es un ejemplo claro de cómo los grandes fabricantes de la automoción en la Unión Europea están adoptado un modelo regional de proximidad en la fabricación de automóviles eléctricos, lo más próximo posible y con el control mayoritario de la cadena de valor de este producto. Esto pasa por la proximidad de los proveedores, y la creación de parques industriales que admitan estas empresas auxiliares para reforzar los efectos del clúster industrial", señalan.

Foto: MARGA FERRER

De hecho, la propia compañía ya ha manifestado en varias ocasiones que su voluntad es que la planta se sienta como "una empresa valenciana" y que la mayor parte de su tejido auxiliar sea de la región. También, desde la Generalitat reconocen que se les pidió que en la cadena de valor de fabricación de las baterías se recurriera a firmas valencianas en sus compras y solo se buscará en el exterior aquello que aquí no se produce.  

Ingresos para las arcas públicas

Pero, además, la factoría también redundará en ingresos para las arcas públicas. Así, aplicando los parámetros correspondientes al municipio de Sagunt, el Impuesto sobre Actividades Económicas devengaría en 5.842.331,81 euros anuales durante el periodo 2027-2031, y de 9.565.304,06 euros anuales a partir de 2032.

Por su parte, el Impuesto de Bienes Inmuebles a recaudar por el ayuntamiento local alcanzará la cifra de 2.565.304 euros anuales y ello "sin perjuicio de las bonificaciones que se pudieran otorgar por la creación de empleo y otros factores de inversión", señala la propuesta de la multinacional.

Asimismo, para las haciendas Autonómica y Central, por los efectos directos, indirectos e inducidos de la inversión y de la creación de empleo en la implantación industrial, sus efectos serán significativos, especialmente sobre el IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y los relacionados con el incremento presumible de la actividad inmobiliaria en la zona.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme