Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

La 'guerrita' de la independencia

24/10/2016 - 

Les pido paciencia a los lectores, pero me veo en la necesidad de volver a escribir sobre esta cuestión que tanto preocupa al justiciable - destinatario de una actividad judicial profesional e independiente - cual es la despolitización de la Justicia, del Poder Judicial y que singularmente es motivo de seguimiento por parte de la asociación judicial que represento, formada por Jueces y Magistrados, al tiempo que confío vayan a compartir con nosotros esta justa y oportuna aspiración.

Para mayor claridad, con el termino “guerrita” quisiera referirme al intercambio de argumentos y motivaciones por las cuales los 12 vocales judiciales – de entre jueces y magistrados - que forman parte del Consejo General del Poder Judicial (GGPJ) junto con otros 8 entre juristas de reconocido prestigio, en total 20, deberían ser elegidos por los propios jueces y no por los representantes de los partidos políticos en el arco parlamentario, tema que tanto esta dando de sí aquí como mas allá de nuestra geografía, en organismos internacionales, como ocurre en el Consejo de Europa.

Es guerrita – aparentemente incruenta - donde existen bandos definidos y diferenciados –los partidos políticos – que, como quien no quiere la cosa, siguen tratando con naturalidad el hecho de extender su poder, bien legislativo bien ejecutivo, sobre el Judicial; fijándose en este caso en el órgano de Gobierno de dicho denominado tercer poder del Estado. Y la forma de ejercitar tal expansión lo es por medio de un sistema de elección de los 12 de sus 20 miembros por los partidos políticos y no por los propios jueces y magistrados, como ocurrió en los primeros compases de la entrada en vigor de la Constitución. Pues casi inmediatamente después, el sistema cambió tras consulta al Tribunal Constitucional sobre la validez de un sistema de designación por los partidos políticos incluso de entre los 12 vocales judiciales. Pensando quizás en una judicatura por entonces mas conservadora y necesitada de mayor grado de democratización.

Después de mi articulo anterior sobre el tema, tan entusiasta, cayó cual clásico jarro de agua gélida y a menos de una semana, sendas declaraciones por parte del Excmo. Sr. Presidente del CGPJ y también por el Excmo. Presidente de la Sala de lo Penal de la AN, defendiendo las virtudes y ventajas del sistema de elección de aquellos vocales por parte de los partidos políticos. Con un plus de defensa y favorecimiento de la idea de que los miembros del Parlamento pudieran “escrutar” a cada posible candidato a vocal judicial, para de este modo penetrar a fondo su personalidad, sus aficiones, sus penas y sus glorias, y así extenuar su “talante y legitimación democráticos” (¿?).

El juez es independiente por naturaleza y por ello también es responsable. Y viceversa. Y únicamente ha de estar sometido al imperio de la ley, como expresión de la soberanía popular. Ley que llega a ser tal, tras su estudio y aprobación por los representantes de los ciudadanos; organizados éstos en partidos políticos. Por tanto, en cuanto el Juez aplica la ley de forma independiente tras la valoración de las pruebas practicadas y se somete por tanto a la ley en sus resoluciones, lo que hace es precisamente asegurar que la voluntad popular, la democracia, el estado de Derecho, se hagan efectivos.

Este pseudo-argumento del plus de democratización para los jueces candidatos a vocal del CGPJ creo que lo único que imagino puede pretender sea precisamente obtener el control y beneplácito de los partidos políticos para su acceso al CGPJ como tales; organo de gobierno con una, de entre sus muchas competencias específicamente mas delicadas, cual es el nombramiento de presidentes o miembros de altos tribunales en la organización judicial; lo que esta provocando, cuanto menos desde nuestra óptica, que la salud de esa deseable e imprescindible despolitización e independencia de la justicia pueda verse malherida y con grandes perdidas de confianza en el sentir popular, de que sus jueces pudieran de algún modo estar marcados, según el partido que les designa.

"¿O es que el Juez invade al territorio de los otros poderes del Estado legislando u organizando los asuntos del gobierno?"

En un momento en el que lamentablemente frecuentan los políticos los pasillos de los juzgados mucho mas de lo deseable, es claro pueda caerse en el error de que algunas decisiones judiciales tuvieran algo que ver con el signo político de los partidos que los hubieran “designado”. Y ello, daña ciertamente la imagen de la Justicia. De ahí las batallas por las recusaciones de sus aplicadores, según de qué partido político le pueda haber venido la designación. Lo que desaparecería fácilmente eliminando dicho tramite político superfluo, a nuestro entender, y se acudiera al sistema de elección directa por los propios jueces.

¿O es que el Juez invade al territorio de los otros poderes del Estado - legislativo o ejecutivo - legislando u organizando los asuntos del gobierno?

Pues bien; esta cuestión capital, cobra de nuevo plena actualidad tras un primer intento fallido, cuando esta misma semana un partido político, Ciudadanos, ha rectificado su falta de empeño en esta cuestión y ha recuperado el tema de la despolitización de la Justicia registrando en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley CON UN ÚNICO PUNTO SOBRE LA ELECCIÓN DE LOS VOCALES DEL CGPJ, para su debate en la Comisión de Justicia.

Desde la Asociación de Jueces y Magistrados “Francisco de Vitoria”, que represento como portavoz en la Comunidad Valenciana – la segunda en número de asociados de las cuatro existentes en España – es seguro que estaremos muy atentos a los debates y el resultado de esta proposición no de ley, con la esperanza que salga adelante con el mayor consenso posible de los partidos políticos. Concluyo, pues, que nadie tiene nada que perder en esta “guerrita”; y sí, por el contrario, todos tenemos mucho que ganar en cuestiones tan relevantes para un sano desarrollo democrático, como la independencia de la Justicia, el estado de Derecho y el equilibrio entre los tres Poderes del Estado.

* Miguel Angel Casañ Llopis es Magistrado y portavoz de la Asociacion de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email