GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

La GVA y su inversión económica en cooperación

Esta semana hemos conocido el Informe elaborado por la Red de Coordinadoras Autonómicas de ONGD sobre la Ayuda Oficial para el Desarrollo Autonómico. Entre los grandes titulares que nos deja este informe destaca que la Generalitat Valenciana es la cuarta autonomía  a nivel estatal en inversión per cápita

27/03/2021 - 

En el informe publicado esta semana se analiza los presupuestos autonómicos  para cooperación durante 2018 y 2019. Su objetivo es revisar y analizar los datos de ejecución de los presupuestos de los años 2018 y 2019 para conocer el compromiso real con la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD), y realizar algunas propuestas para seguir con este trabajo de mejora de la ejecución de la AOD descentralizada 

 Aunque parezca algo ya pasado y lejano en el tiempo, estas cifras marcan tendencias y nos puede dar luz a los años que vienen envueltos en una tremenda crisis. Es decir, nos puede preparar para años duros. 

  • La Generalitat dedica 6,19 euros por persona y año a cooperación internacional, sólo por detrás de Euskadi, Navarra y Extremadura, aunque muy alejadas de éstas.

 Esta cuantía puede tener varias lecturas pero lo que es evidente es que si hacemos comparativas 6 euros es menos de lo que cuesta ir al cine, como  indica la Coordinadora Valenciana de ONGD. 

Esa cuantía, aunque pequeña, sitúa a la Comunitat Valenciana en el cuarto puesto a nivel estatal en cuanto a inversión per cápita en cooperación (según los datos de presupuestos ejecutados), superada ampliamente por Euskadi, que dedica 20,83 euros al año por persona, Navarra (11,38 euros) y Extremadura (11,51 euros). En cuanto al presupuesto aprobado, la Comunitat ha alcanzado un total de 34,9 millones de euros para cooperación internacional en 2021.

Bien es cierto que también se debe analizar los datos dentro de su contexto y de los presupuestos generales que maneja cada autonomía. Ahí es dónde se puede valorar con mas detalle el esfuerzo y la responsabilidad que asume cada autonomía con respeto a su inversión en cooperación internacional. 

Lejos de cifras históricas

El informe sobre la Ayuda Oficial al Desarrollo en España - el más exhaustivo de este tipo realizado a nivel estatal- hace hincapié en lo lejos que está la cooperación descentralizada de alcanzar los niveles históricos que registró antes de la crisis económica de 2008, y lo más lejos que está aún del cumplimiento del compromiso del 0,7 %. De hecho, señala que sólo cuatro de las 17 Comunidades Autónomas han recuperado más de la mitad de la cuantía que destinaban a cooperación antes de aquel año. 

En el caso de la Comunitat Valenciana, a pesar del importante esfuerzo realizado en los últimos años para recuperar la inversión en cooperación, los 30,9 millones de euros ejecutados en 2019 apenas suponen el 48% del total ejecutado en 2008, que fue de 64,8 millones de euros.

Tras varios años de caída en picado en un contexto de crisis entre 2010 y 2014, la asignación presupuestaria de la cooperación autonómica inició una tímida recuperación a partir de 2015. Ese mismo año,  se  adoptaron  los  Objetivos  de  Desarrollo  Sostenible  (ODS)  a  nivel  mundial,  y  se  plantearon  nuevos retos en la forma de abordar las desigualdades, la pobreza y la insostenibilidad en todo el mundo. Cinco años más tarde, la sociedad nuevamente se enfrenta a un contexto sumamente complejo que plantea un dilema vital: poner al planeta y a las personas primero o rescatar una economía basada en la depredación y en la exclusión. 

 

Lo más preocupante es mirar el futuro que nos depara en esta materia cuando los recortes económicos no han hecho más que empezar y el histórico nos recuerda que las partidas destinadas a cooperación son las que más recortes sufren. 

Este estudio muestra que, en realidad, estamos hablando de inversiones muy bajas, que no suponen un gran esfuerzo presupuestario pero que son imprescindibles para que decenas de miles de personas excluidas puedan llevar una vida mínimamente digna. Necesitamos un nuevo impulso para hacer frente a los efectos de la pandemia y para cumplir con los compromisos internacionales de la lucha contra la pobreza y la desigualdad”, según asegura Lourdes Mirón, presidenta de la Coordinadora Valenciana de ONGD. 

Ejecución presupuestaria

El nivel de ejecución de los presupuestos que se aprueban en Les Corts es una de las principales diferencias de la cooperación valenciana en comparación con otras comunidades. En 2018, se invirtió realmente el 91% del presupuesto aprobado, y en 2019 esa cuantía subió al 94,8%. Pese a ser un porcentaje alto, la Comunitat Valenciana se sitúa en el furgón de cola de las comunidades autónomas, sólo por delante de Aragón, Asturias y Cataluña. Una de las recomendaciones del informe es que se habiliten las medidas necesarias para que la ejecución alcance el 100 %.

Precisamente para mejorar la capacidad de gestión, simplificar trabas burocráticas y mejorar la eficacia, la Generalitat, las ONGD y otras entidades de la sociedad civil están impulsando un rediseño de los principales instrumentos de la cooperación valenciana, centrada en la reforma de la normativa de concesión de subvenciones recientemente aprobada en el Consejo Valenciano de Cooperación, y en la elaboración del nuevo Plan Director de la Cooperación Valenciana para los próximos 4 años.

Se trata de uno de estos informes que suman y que evidencian realidades y conductas adquiridas por parte de las autonomías y de las administraciones públicas que nos pueden ayudar también a marcar el futuro que queremos en materia de inversión económica en cooperación internacional. 

Como destaca el informe, a partir del mismo se pueden elaborar algunas recomendaciones para avanzar hacia una política de cooperación autonómica robusta, adaptada a los tiempos actuales y capaz de hacer frente a los desafíos globales que enfrenta la sociedad. 

La semana que viene… más!

Noticias relacionadas

crónicas por los otros

Cooperar mejor

Seguro que han oído alguna vez el caso de quien se divorcia y quiere cambiar de vida. Para ello decide marcharse de voluntario o cooperante a cualquier país en vías de desarrollo. Todo un clásico de la cooperación mal entendida

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email