GRUPO PLAZA

El nuevo Observatorio de Sostenibilidad y Transparencia camina firme en su primer mes

La importancia de los intangibles: las empresas valencianas apuestan por OBSET

3/11/2021 - 

VALÈNCIA. Desde que en 2015 los grandes Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaran la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tanto los actores públicos como privados alrededor del mundo han acelerado sus procesos en materia de sostenibilidad y compromiso con el desarrollo social y medioambiental. Ya sea por convicción u obligatoriedad, en estos últimos seis años, incluyendo la crisis sanitaria que paralizó el mundo, muchas empresas han adoptado medidas en materia de sostenibilidad para formar parte del cambio que el planeta necesita.

Son muchos los ámbitos desde los que se puede actuar, y la Comunitat Valenciana no se ha quedado atrás. De ahí que diversas organizaciones hayan creado OBSET, el Observatorio de Sostenibilidad y Transparencia, que tiene como objetivo principal impulsar un modelo de dirección empresarial responsable, sostenible y transparente con una base de cooperación entre las instituciones estatales y las privadas. Entre ellas, destaca la Universitat de València (UV) y, de forma más concreta, César Camisón, catedrático de Dirección de Empresas y director del proyecto.

Como él mismo explica, "la idea es que las empresas que ya han demostrado que tienen y fomentan prácticas avanzadas en sostenibilidad, responsabilidad social y transparencia, compartan sus experiencias y resultados con otras entidades que aún no están plenamente concienciadas de que estos asuntos vayan con ellas". Así, a principios de octubre, los dieciocho miembros iniciales firmaron el acta fundacional, comprometiéndose a una serie de metas a cumplir durante lo que queda de año y el siguiente.

Pese al poco recorrido oficial, 22 organizaciones forman ya parte del Observatorio y doce más han solicitado su incorporación. Entre ellas, se encuentran entidades formadoras como la UV, la Universitat Jaume I de Castellón y la Miguel Hernández de Elche; empresas que ya desarrollan e impulsan acciones sostenibles –Camisón destaca Grefusa, Vicky Foods y Nunsys–; firmas que han empezado este camino y "han visto que es una buena forma de incentivar su desarrollo"; sociedades del tercer sector como la Fundación El Secreto de la Filantropía; y entidades público-privadas como Paterna, ciudad de empresas.

 

Actualmente, el Observatorio está financiado por la Conselleria de Economía Sostenible a través de una de las entidades que forman el Observatorio, además de otros miembros de OBSET que han aportado parte de sus fondos como la EGM Parc Tecnològic Paterna, la Asociación de empresas del Polígono Industrial Fuente del Jarro (Asilvaco) o Sernutec. "Se trata de un proyecto abierto en el que caben todo tipo de entidades, independientemente de su nivel de desarrollo. Formar parte es gratuito porque no queremos crear barreras, lo único que vamos a exigir es que compartan los valores sobre los que vamos a trabajar", resalta el director. 

El detonante que creó OBSET

El grupo de investigación GRECO de la UV lleva trabajando ya tres años con el tejido productivo de Paterna. No obstante, el motivo principal por el que se ha creado el observatorio tuvo lugar el año pasado, cuando el grupo publicó un estudio en el que se concluía que las empresas del Parc Tecnològic de Paterna continuaban teniendo una actitud reticente a la hora de interiorizar compromisos en materia de sostenibilidad, responsabilidad social y transparencia.

Por mencionar solo algunos datos, apenas un 12% de las compañías del parque declaraban tener una política de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), en torno al 8% disponía de una política medioambiental y no alcanzaba el 25% las que elaboran documentos de distinta índole para la comunicación de la información no financiera.

"El estudio fue muy ilustrativo porque, a priori, puede parecer que las entidades del parque están más concienciadas en cuanto a innovación, valores sociales, etc. y resultó que no, que tenían la misma percepción que el resto del tejido productivo. Su nivel de escepticismo era aún mayúsculo, algunas pensaban todavía que esto es una moda y no se sentían especialmente comprometidas con la figura de ciudadano corporativo, por eso pensamos en la creación de un nuevo modelo de trabajo al que hemos bautizado como OBSET", explica Camisón.

Los tres ejes principales

Una de las ideas que subyacen en OBSET es que no solo pretenden llevar a cabo prácticas que generen bienestar, sino compartir una serie de valores sobre los que creer de manera firme y desarrollar un cambio cultural empresarial. Asimismo, el catedrático también ha querido denunciar que otra de las aspiraciones de la iniciativa es transformar "esa imagen pública que existe de la empresa que la convierte en un chivo expiatorio de todos los problemas sociales y medioambientales".

Desde la organización han manifestado que las entidades que integran el Observatorio "comparten la voluntad de ser ejemplo hacia los demás, porque creen que la acción pública no va a ser suficiente, y que es tarea de todos los actores, también de los privados, de solucionar problemas".

Como cualquier esbozo que después se lleve a la práctica en materia de sostenibilidad, las políticas medioambientales son una parte indispensable a tener en cuenta. Sin embargo, este proyecto también ha querido tener en cuenta otros dos ejes que, bajo el criterio de quienes lo conforman, son igual de importantes. Uno de ellos es el compromiso laboral con los empleados y empleadas, con el objetivo de generar comodidad laboral e implicar a la plantilla a través de sistemas de retribución justos, de forma clara y sin ocultamientos.

El otro eje es la transparencia informativa. Según el catedrático, "una empresa debe hacer público aquello que hace bien a la sociedad, porque si no las otras dos patas de sostenibilidad y responsabilidad quedan cojas, y ahí hemos visto que a las empresas valencianas aún les queda mucho recorrido". En esta línea, el director de OBSET ha puesto de manifiesto que muchas empresas tienen activos intangibles –reputación, marca, clientela, etc.– y llevan a cabo acciones de RSE, pero no son capaces de divulgarlas. "Muchas compañías tienen un relato muy bueno que contar, pero por pudor no lo divulgan, por eso hay que cambiar esa mentalidad", explica.

Un corto recorrido, un ritmo intenso

Hasta ahora han sido tres las entidades y asociaciones fundadoras que ya han llevado a cabo acciones dentro del marco de OBSET. La primera de ellas, la EGM Parc Tecnològic de Paterna. Este ente gestor se ha encargado de la organización del acto que inauguró el proyecto el pasado mes de octubre y de uno de los eventos que más ha ilusionado a las partes implicadas: la entrega de sus premios. La intención es que se celebren anualmente, y en esta primera edición se ha reconocido a diversas entidades por su compromiso con acciones de responsabilidad social, sostenibilidad e información no financiera.

"Creo que el Observatorio nos puede ayudar mucho a la hora de delimitar qué actividades quedan alineadas con nuestros objetivos, que es una de las cosas que queremos hacer en un futuro. No se trata de hacer proyectos por hacer, sino que sus actuaciones lleguen a las empresas y a la sociedad de forma contundente", ha explicado Manuela Pedraza, la gerente del parque.

Por su parte, la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas y Profesionales (Apymep) ha querido saber en qué situación se encuentran sus asociados y cuáles son los impedimentos con los que se topan a la hora de llevar acciones de sostenibilidad a través de una encuesta. A partir de ahí, ha organizado dos talleres formativos para sus empresas para buscar soluciones en este sentido. Uno de ellos tenía como eje central el mecenazgo empresarial como forma de extraer ventajas reputacionales y fiscales.

La otra jornada estaba dirigida a explicar los reportes de información no financiera a los miembros de la entidad, la mayoría pequeñas empresas. "Había mucho desconocimiento en este tema. Las grandes corporaciones sí están obligadas a hacer informes no financieros, pero las pymes aún no abordan esta cuestión con metodología, de ahí la necesidad de estos talleres, para buscar soluciones", señala el presidente de la asociación Vicente Peñalver.

A su vez, Asivalco también ha sido un miembro activo en el primer mes del Observatorio. La asociación de Fuente del Jarro ha impulsado dos jornadas sobre casos concretos de empresas que el Observatorio ha querido destacar. La primera de ellas se centró en el estudio y divulgación de Grefusa y Vicky Foods, mientras que la segunda estuvo enfocada a la exposición del caso Gourmet como ejemplo de resiliencia empresarial al mantener su actividad tras un incendio en 2017.

Como explica el gerente de Asivalco, Joaquín Ballester, "ya hay empresas que se están dando cuenta de que las acciones intangibles y sostenibles no son exclusivamente una obligación para ellas, sino que pueden ser rentables económica y socialmente. Por ejemplo, ahora con la subida de la luz, las compañías que ya habían instalado placas fotovoltaicas por convicción medioambiental se han visto menos afectadas que el resto".

 

Las próximas iniciativas

En los siguientes meses, el recién inaugurado proyecto tiene ya planificadas algunas iniciativas, como la publicación de un libro en colaboración con Asivalco, en el que se expondrán diecisiete casos de empresas valencianas que sirven como guía en materia de las bases del Observatorio y que verá la luz a finales de año, según han adelantado a Valencia Plaza. No obstante, no dejan atrás el plano digital, ya que también Sernutec está diseñando una plataforma web en la que se recogerán todas las buenas prácticas e información de la iniciativa.

Además, junto con la Fundación El Secreto de la Filantropía, OBSET está a la espera de publicar el primer informe en materia de sostenibilidad y transparencia para la Generalitat Valenciana sobre las empresas que ya están obligadas por ley a presentar un reporte no financiero —grandes entidades de más de 500 trabajadores—, que también se publicará a finales de año.

Otra de las próximas acciones será la presentación de un diagnóstico, en el que participará Apymep, sobre la percepción de las pequeñas empresas en sostenibilidad y qué tipo de acciones creen que deben llevar a cabo la asociación o las Administraciones públicas. Paralelamente, otra iniciativa futura junto a la EGM de Paterna es realizar de nuevo el estudio para ver la evolución de las empresas del parque y si han avanzado en las materias correspondientes, sobre todo observando si ya existe ese cambio de mentalidad.

Con todas estas acciones que próximamente verán la luz, desde el nuevo Observatorio de Sostenibilidad y Transparencia han recalcado su intención principal: que las compañías formen parte del cambio. En palabras de su director: "la empresa debe ser la piedra de toque para la solución de las dificultades económicas, sociales y medioambientales, y no un convidado de piedra limitado a sufragar un gasto público que le sustituya con merma de eficiencia".

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme