X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

primera gran firma contra la regulación del consell

La promotora Igsa recurre las restricciones a la construcción que fija el PAT de l'Horta

8/02/2019 - 

VALÈNCIA. El Plan de Acción Territorial de la Huerta de València (más conocido como el PAT de l'Horta) empieza a ser objeto de la acción judicial de las promotoras valencianas, un escenario que el Consell ya ha experimentado con otro de sus planes restrictivos con la construcción: el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral de la Comunitat Valenciana (popularizado como Pativel).

Como en el caso de la iniciativa para frenar la construcción de viviendas en  primera línea de costa, contra la que se han presentado decenas de recursos y, entre ellos, los de importantes firmas como NAU, Quabit o la Sareb, el PAT de l'Horta también ha recibido el rechazo de una gran enseña: la promotora Inmobiliaria Guadalmedina SA (Igsa), sociedad del empresario Enrique Ballester.

Preguntadas al respecto, fuentes de la Conselleria de Vivienda Obras Públicas y Vertebración del Territorio explicaron a Valencia Plaza que la oposición de esta empresa, recogida este jueves en el DOCV, era la primera en trascender contra el PAT de l'Horta. Ni la administración ni la empresa, consultadas al respecto por este diario, detallaron ni los motivos ni la ubicación exacta de los activos por los que se recurre.

Como explicó este periódico, el PAT de l'Horta contempla la protección de más de 11.000 hectáreas de suelo agrícola, la recuperación de unas 250 hectáreas de huerta y más de 100 edificaciones tradicionales.

Según Salvador, con la protección de los suelos agrícolas afectados por el plan -que pasan a clasificarse como suelos no urbanizables protegidos y deberán recogerse así en los Planes Generales de los municipios- se evita "cualquier expectativa urbanística especulativa sobre estos suelos que pasarán a ser suelos no urbanizables protegidos de la Huerta de València".

15 millones de metros cuadrados desclasificados

Así, se desclasifican 15 millones de metros cuadrados, entre ellos, 1,8 millones en El Puig; 600.000 en Albalat dels Sorells; 1,5 millones en Alboraia; cuatro en València capital; otros 1,4 millones en Torrent y 1,5 millones en Catarroja. Además, se incluyen "espacios de gran valor natural y un conjunto de corredores cruciales para evitar la fragmentación de la huerta, facilitar los procesos ecológicos o servir de freno a las inundaciones, entre otros".

Para la regeneración de la Huerta, el plan propone cinco sectores de trabajo y 54 enclaves de recuperación que supondrán unas 250 hectáreas y más de 100 edificaciones tradicionales. Esas hectáreas recuperables son aproximadamente "la misma superficie" que se proponer para los crecimientos municipales, para no perder "ni un solo metro cuadrado de huerta".

A pesar de la protección de las más de 11.000 hectáreas de suelos para uso agropecuario, Salvador precisó que esto "no significa que los municipios de l'Horta queden fosilizados en sus crecimientos urbanísticos, ya que el PAT determina, a través de las zonas rurales comunes, unas áreas de crecimiento racional y sostenible de borde urbano donde los municipios podrán concretar sus demandas de usos residenciales, o de ampliaciones de polígonos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email