GRUPO PLAZA

El futuro de quienes tienen que liderar la transformación y anticiparse a los cambios 

La tecnología se alía con los departamentos de Recursos Humanos

2/03/2020 - 

VALÈNCIA. Nuevos perfiles profesionales, capacidad de adaptación a cambios vertiginosos, alineación de valores a una cultura de empresa…Nada de ello se desprende de un currículo tradicional donde la formación académica y la trayectoria profesional eran, hasta hace no mucho, los valores a tener en cuenta en el momento de contratar. Ahora, también el sector de los recursos humanos avanza de manera inexorable hacia una digitalización que ya está aquí.

David Bonilla es uno de los emprendedores que se dio cuenta pronto de la falta de profesionales para fichar, al menos en el segmento de los programadores. En ello vio una oportunidad de negocio y fundó Manfred, una empresa de recruiting para el mercado laboral digital y que ahora está en negociaciones de integración con la tecnológica Sngular.

“Hoy por hoy la demanda de programadores es inmensa porque el software se ha comido el mundo. -sostiene Bonilla- Ahora el software esta en todos los lados por eso el de los programadores es un nicho donde la inmensa mayoría de los profesionales están trabajando, donde hay un paro técnico de 3-4% de gente que, o no quiere trabajar, o que está cambiando de empleo, o porque tiene una circunstancia muy peculiar, pero la mayoría trabajan y lo hacen en buenas condiciones económicas. El problema en este caso para la empresas es el inverso porque la hay que no reciben ni un solo currículo”.

La fórmula para reclutar y a estos profesionales y convencerles para que abandonen el puesto que ocupan y se vayan a otra empresa, no es solo una cuestión de dinero. Se basa más, según Bonilla, en la capacidad de plantearles retos interesantes, algo que no siempre un responsable de recursos humanos sabe hacer.

Pero tampoco es necesario ir a un nivel tan alto. Desde el momento en el que la digitalización empezó a revolucionar no solo las distintas áreas funcionales de la empresa, sino también la vida particular de sus profesionales, al responsable de Recursos Humanos se le exigen unas competencias de las que antes carecía. “¿En qué cabeza cabe que la misma persona encargada de impulsar la transformación en la compañía y de anticiparse a los cambios del mañana esté en su despacho rodeado de papeles o conserve en una carpeta todo los currículos que recibe?”, es la pregunta que plantea Teresa de Pablo, una millennial que se siente muy cómoda usando la tecnología digital y que trabaja para la empresa Hotelkit, un software de gestión y comunicación interna. 

La idea de su creación fue del hotelero austriaco Marius Donhauser quien, con el propósito de mejorar la comunicación dentro de su compañía así como la calidad de la gestión y los procesos, creó un software orientado, inicialmente, al sector hotelero. La gran aceptación del producto en el mercado le ha llevado después a lanzar otras marcas, una específica para colectivos médicos y sanitarios y otra, denominada teamkit https://www.theteamkit.com/, para mejorar la productividad y la comunicación dentro de cualquier tipo de empresa.

La cultura de empresa

Además de facilitar la gestión y mejorar la productividad, la comunicación interna es esencial para la cohesión de los equipos y fomentar la cultura de empresa, otra de las grandes obsesiones actuales en los departamentos de Recursos Humanos. El Holded definen la cultura de empresa como “el conjunto de normas, valores, creencias, coordenadas de actuación, pensamiento y sentimiento que comparten los miembros de una empresa”. Pero esto es algo que no se consigue poniéndolo por escrito, sino que hay que ganárselo a pulso y, como dice Ricardo Tayar, CEO de Flat 101, “gestionar personas es algo tremendamente complicado. También en una startup, donde surgen problemas del tipo de que se está acabando la fruta fresca o de que no hay suficientes lacasitos en la oficina. Pero que conste que estoy profundamente orgulloso de todo el equipo, de los cien, porque crear cultura de empresa es algo que se dice con facilidad, pero es muy difícil hacerlo”.

También para Pablo Sanagustín, CEO del venture builder Nodriza Tech, la cultura de empresa es vital por eso ha creado no solo una metodología propia para fomentarla, sino también ha cocreado, junto a Tania Grande, psicóloga y experta en Recursos Humanos, Tuup, una herramienta de matching inteligente entre empresas y personas. La tecnología de Tuup permite relacionar las habilidades y valores de cada persona con las necesidades reales de cada empresa y generar oportunidades profesionales.

Sanagustín está convencido de que nunca una empresa ni los procesos deben adaptarse a las personas, sino que debe ser a la inversa. Por ello, además de obsesionarse con acertar en las contrataciones, procura también dotar de las competencias necesarias a los 75 integrantes de la plantilla y ayudarles a crecer. 

El futuro es aprender

Las molestias que se toman en Tayar o Sanagustín para tener contenta a la plantilla encuentra su razón de se en estadísticas como la que resulta de un reciente estudio realizado por Randstad del que se concluye que el 29% de los españoles no está satisfecho con su puesto de trabajo. Pero como la hoja de ruta no es igual para todos, surgen soluciones como la de Taalentfy donde consideran primordial asignar los puestos de trabajo en función de las habilidades y competencias de las personas, más allá de de la formación académica o la experiencia profesional. Esta plataforma, que se presenta como “de empleo y talento”, con más de 100.000 usuarios, conecta a los empleadores con los aspirantes a un puesto de trabajo en función de sus habilidades. “Nuestros clientes son cualquier empresa que tiene dificultad para encontrar talento conforme a las vías tradicionales de empleo más allá del CV”, afirma Alejandro González, CEO de la compañía. 

Por eso, en Taalentfy han desarrollado una solución que mide destrezas, habilidades y competencias reales de los candidatos para desempeñar un determinado puesto de trabajo conforme las necesidades concretas de la organización. Para medir el perfil competencial, someten previamente a los candidatos a un test elaborado por psicólogos, psicopedagogos y neurocientíficos del que se extraen aquellas áreas y y escenarios donde mejor pueden responder. Se interesan también por averiguar su aprendizaje informal como muestra de inquietud. Como afirma Heather McGowan, conferenciante y experta en capital humano:“en un futuro tendremos 16 trabajos distintos en 5 industrias deferentes” de manera que “el futuro del trabajo es aprender”, a ser posible más deprisa que los robots, pero para ello hacen falta estrategias empresariales.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email