GRUPO PLAZA

análisis vp - resaca de las elecciones en cyl

Seis enseñanzas de Castilla y León exportables a la Comunitat Valenciana

Foto: EDUARDO MANZANA

600 kilómetros, entornos y momentos distintos, sí, pero las elecciones en Castilla y León dejan argumentos que se pueden trasladar a la Comunitat Valenciana

15/02/2022 - 

VALÈNCIA. Si en algo coinciden la gran mayoría de expertos y también los estrategas de los distintos partidos políticos del arco parlamentario valenciano es que los resultados de las elecciones en Castilla y León no son extrapolables. Ahora bien, eso no significa que algunas tendencias o circunstancias puntuales no sean pistas interesantes para analizar el escenario político de la Comunitat con vistas a lo que ocurra en las elecciones de 2023.

El auge y cambio de rol de Vox, la posición al mismo tiempo sólida pero endeble del PP, la marca PSOE frente a la marca 'Ximo Puig', la debilidad de Unidas Podemos, la irrupción de los partidos provincialistas, el arma de doble filo de los adelantos electorales, la augurada desaparición de Ciudadanos... nada es igual de un territorio a otro, pero todos juegan a anticipar cómo las distintas variables pueden afectar en la Comunitat Valenciana. 

Auge y cambio de Vox

Si hay un triunfador de los comicios del domingo es el partido ultra. Su crecimiento de 1 a 13 procuradores ha confirmado que continúa en fase de subida electoral y que su parón en las elecciones madrileñas fue un paréntesis marcado por el tirón de Isabel Díaz Ayuso en todo el espectro de la derecha. Bien es cierto que, tal y como apuntan algunos expertos, lo ocurrido en Castilla y León podría ser, no tanto un ascenso vertiginoso, sino la ocupación de un espacio -el de Ciudadanos- cuyo propietario ya no era real.

En cualquier caso, no hay estudio electoral que contemple una reconquista de la Generalitat por parte del PPCV que no pase por un pacto con Vox, una opción que dejan ya abierta desde los populares. La línea roja de que no entrara en los ejecutivos parece cerca de sobrepasarse y, en este sentido, los de Santiago Abascal ya han dado un paso adelante exigiendo formar parte del Ejecutivo, incluso con una vicepresidencia.

García Gallego y Abascal en la noche electoral de Vox en CyL. Foto: EFE
Sobre esto, hay pros y contras para el PPCV: si Vox entra en el gobierno de Castilla y León y no se producen grandes problemas de convivencia en el ejecutivo, Carlos Mazón y los suyos podrían tener margen para un acuerdo que casi obligadamente necesitarán para llegar al Palau. Sin embargo, si esa hipotética entrada en el gobierno se torna desastrosa desde los primeros meses (con hechos o simples declaraciones), los partidos del Botànic podrán acorralarle con ello para condicionar el voto conservador y de centro.

Riesgo de Unides Podem y del Botànic

Los resultados en Castilla y León han supuesto (a falta del voto por correo) la pérdida de un escaño para Unidas Podemos pero, sobre todo, les ha dejado en un porcentaje de voto (5,08%) que, de reproducirse en los comicios valencianos, haría que su entrada en Les Corts quedara en entredicho. 


Si la coalición morada quedara fuera del reparto de los escaños en el Parlamento valenciano sería más complicado que el PSPV y Compromís pudieran llegar sólos a la mayoría necesaria (aunque lo hicieron en 2019 en el Ayuntamiento de València). Así pues, y recordando que tampoco en Madrid la marca salió bien parada, la reflexión de la izquierda vuelve a situarse en cómo evitar que pueda perderse esa masa del electorado. La plataforma de Yolanda Díaz -quien no se ha implicado demasiado en la campaña de CyL- puede ser, para algunos, una solución mientras que para otros, un nuevo problema que atomice más las fuerzas. Una de las claves de la continuidad del Botànic está en cómo resolver esta incógnita dentro del bloque progresista.

La marca PSOE y la marca Puig


Otra de las lecturas de estas elecciones es la pérdida de fuelle de la marca PSOE. Tanto en Castilla y León como especialmente en Madrid, los socialistas no han conseguido sus objetivos. En el Palau de la Generalitat mantienen una buena relación con Pedro Sánchez, pero saben que actualmente la marca más valiosa que poseen es la de Ximo Puig.

Foto: RAFA MOLINA
Descartado por el propio president un adelanto electoral, salvo que cambien las cosas, la preferencia va destinada a juntar la cita con las locales de mayo de 2023, veremos si con los dedos cruzados para que Sánchez no necesite adelantar sus comicios para esa fecha.

Cuidado con los adelantos electorales arbitrarios

Sobre esto, de las elecciones en Castilla y León también se desprende que la cuidadanía empieza a detectar y castigar los adelantos electorales por cuestiones estratégicas. El PP ha ganado los comicios pero por mucho menos de lo que esperaba y pese a contar con sondeos previos en la mano que le situaban rondando la mayoría absoluta. Para quien no lo recuerde, Puig, acometió en 2019 uno de los adelantos electorales menos justificados de la historia de la democracia al avanzar tan sólo un mes los comicios para que coincidieran con las generales. Una decisión basada en la estrategia electoral y no en razones de gestión. Le salió razonablemente bien, como a Díaz Ayuso en Madrid, pero a la vista de lo ocurrido en Castilla y León, no siempre es una garantía.

En cualquier caso, esta cita con las urnas ha ratificado lo que ya se pensaba en el Palau de la Generalitat en los últimos meses: al PSPV no le conviene adelantar y probablemente apurará la legislatura hasta el final incluso con prórroga incluida para que las autonómicas coincidan con las locales. "Cuando parece que muchos anuncian el final de la legislatura esta es una legislatura que continuará. Casi tenemos un tercio por delate y no vamos a perder ni un día", señaló Puig este mismo lunes.

La España Vaciada: difícil en la Comunitat Valenciana, pero...

Castilla y León ha sido además un banco de pruebas interesante para las candidaturas de corte provincialista. Pese a que adelanto electoral ha cogido a la plataforma España Vaciada a contrapie, el resultado de su aliada Soria ¡Ya! -fuerza más votada- ha sido extraordinario. De la misma manera, otros partidos localistas como Unión del Pueblo Leonés también han cosechado un gran balance No son pocos los expertos que han visto en la irrupción o mejoría de estas formaciones una fuga de votos de la izquierda, mientras al mismo tiempo Vox, con su discurso populista, está tratando de tomar ese espacio.

Estas fuerzas tienen muy difícil obtener representación en la Comunitat por el listón autonómico del 5%, pero el presidente Puig ya ha querido salir al paso de una posible fuga de votos con su última reestructuración en el Palau de la Generalitat, más aún cuando es posible que la fecha electoral puede coincidir con las municipales. La creación de una Secretaría Autnómica de Cohesión Territorial y contra la Despoblación tiene como misión de atender esas necesidades pero también taponar posibles aventuras de índole transversal que puedan distorsionar algún reducto de votos en alguna de las provincias.

En este sentido, Puig se subió este lunes a las reivindicaciones de la 'España vaciada' aunque al mismo tiempo presumió de sus políticas de fijación de población. "Cuando en Madrid los medios de comunicación hablan de la 'España Vaciada', un término que no me gusta nada, nunca se nos mira", lamentó Puig, que recordó especialmente que, en la montañosa Castellón, desde Borriol hacia arriba "no hay ningún pueblo de más de dos mil habitantes".

"Ya estamos instalando los cajeros automáticos y una política basada en el mantenimiento de servicios, no cierran consultorios ni escuelas. En el debate de la supuesta 'España Vaciada' que se hace en otros ámbitos más que llorar hay que actuar y aquí se esta actuando", defendió.

Ciudadanos se deshace pero, ¿quién lo aprovecha?

En Castilla y León se ha producido otra debacle electoral de la formación naranja, que ha pasado de 12 representantes a solo uno, casi lo mismo que ha ganado Vox, que pasó de uno a 13. En Madrid ese espacio se lo comió el PP de Díaz Ayuso y en Cataluña, sin embargo, todo apunta a que el socialista Salvador Illa fue el que más tajada sacó del desplome de Ciudadanos. ¿Qué ocurrirá en la Comunitat Valenciana?

Tal y como apuntan algunos de los expertos del panel que publica Valencia Plaza este lunes, si el Botànic logra hacer una buena aplicación de la llegada de los fondos europeos y mantiene cierta estabilidad interna sin demasiadas estridencias ideológicas, parte de ese voto de centro que anidaba en Cs podría recalar en Puig, algo que ya intentó en el pasado con sus aproximaciones a Toni Cantó al principio de la legislatura.

No obstante, en líneas generales parece que en la Comunitat el grueso del voto de Ciudadanos proviene del bloque conservador, por lo que la lucha por hacerse con ese pastel electoral se debería centrar entre PP y Vox.

Noticias relacionadas

Foto: PHOTOGENIC/CLAUDIA ALBA/EP
Foto: PHOTOGENIC/CLAUDIA ALBA/EP
la nave de los locos

Moncloa ladra, el PP se suicida y Vox cabalga

La derecha finolis del suicida Casado se pone exquisita: no pactará jamás con Vox. Cree que vivimos en 2000 o en 2011, en los años de las mayorías absolutas de Aznar y Rajoy. Pero aquel tiempo pasó. Mientras el Gobierno agita el espantajo de la 'ultraderecha' y el PP se desangra, los de Abascal engordan su saco de votos. La cosa, ciertamente, promete

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme