X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Las expectativas de beneficios empresariales son cada vez más positivas

El departamento de Inversiones de atl Capital, dirigido por Ignacio Cantos, empieza a ver una menor sobrevaloración de la renta variable en Estados Unidos

7/06/2018 - 

MADRID. Mayo ha sido un mes negativo para los principales índices de renta variable, la incertidumbre geopolítica procedente de Italia y España, así como Trump reavivando el temor a una guerra comercial, han causado correcciones en algunos mercados de renta variable. En Europa, el índice que peor se ha comportado ha sido el Ibex 35 junto con el principal índice italiano que perdían ambos más de un 5% en el mes. Tanto el principal indicador americano como el índice mundial, han experimentado un buen comportamiento al apreciarse un 2,16% y un 3,8% respectivamente (datos en divisa local).

Las dudas en materia política han vuelto a provocar inestabilidad en los mercados de renta variable, siendo Italia y España los países más perjudicados. En el caso de Italia, tras un primer intento fallido de formación de gobierno, finalmente el Movimiento 5 estrellas junto con la Liga Norte llegaron a un acuerdo en las negociaciones.

Por otra parte en España, la moción de censura presentada por el grupo socialista, consiguió el apoyo necesario para destituir al hasta ahora actual equipo de gobierno, configurando un nuevo ejecutivo con minoría parlamentaria en el Congreso. Ambos casos tuvieron un impacto significativo en sus primas de riesgo, aunque con una progresiva normalización de estos diferenciales en los primeros días de junio, a medida que se ha ido reduciendo la inseguridad política.


Aumentaron también las discrepancias entre EE UU y la UE, ya que el presidente Trump ha decidido finalmente gravar el acero y el aluminio procedente de la UE, mientras Europa ya valora la posibilidad de gravar productos estadounidenses por el mismo importe.

Tras varios meses monitorizando la deuda de alto rendimiento (High Yield), que nos ha aportado buenos rendimientos en las carteras, hemos decidido modificar nuestro posicionamiento estratégico de neutral a negativo. La razón principal es que su rentabilidad esperada a vencimiento ha alcanzado unos niveles ya muy bajos para el riesgo que incorpora el propio activo.

Pendientes de la cotización del dólar

Por otro lado, también hemos empezado a ver una menor sobrevaloración de la renta variable en EE UU, los que nos mueve a llevar este activo hacia la neutralidad en nuestro mapa RCI. Las expectativas de beneficios empresariales son cada vez más positivas para este año y, sus datos macroeconómicos siguen una tendencia firme de mejora.

En términos de divisa, seguimos muy pendientes de la cotización del dólar, donde a niveles de 1,15 €/$ empezaríamos a reducir nuestra exposición en función de los perfiles de riesgo.

Departamento de Análisis de atl Capital

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email