GRUPO PLAZA

CRÓNICAS POR LOS OTROS / OPINIÓN

Las niñas de hoy, las mujeres del futuro

Esta semana especialmente me acuerdo  de todas las mujeres con las que he convivido  en estos 10 años que llevo “viajando por la vida”; de todas  las mujeres que he conocido en otros países, con otras culturas, otras religiones y otras maneras de relacionarse ante la vida y ante los hombres

28/11/2015 - 

VALENCIA. Y no puedo evitar las comparaciones aunque no me gusta porque sigo en mi empeño de respetar, respetar y respetar. No de juzgar. Pero en semanas como ésta donde se habla de la violencia hacia las mujeres es difícil y es inevitable ver que hay veces dudo de todo, que hay veces que me cuesta y que hay veces que no sé dónde están los límites, mis límites con respecto a situaciones vividas. Reconozco que el tema de la mujer es un tema que me cuesta, a veces me falta saber dónde tengo que posicionarme. Y esto me frustra y me genera impotencia pero me pasa. Porque cuando una vive y convive con mujeres tan distintas y con valores, creencias y entornos tan diferentes como las mujeres de una tribu africana, la cosa se complica y es difícil mantener un discurso inamovible ante determinadas actitudes. Pues ahí sigo enfrentándome a mis propios estigmas o prejuicios cuando convivo con mujeres de otras culturas. 

Me acuerdo de todas estas mujeres y de las niñas, las que serán las futuras mujeres de una sociedad. Niñas que sólo tendrán opción a una vida con posibilidades de elegir, de decidir, y de poder decir “no”  si tienen acceso a la educación. Porque las niñas sin acceso a la educación, pueden ser carne de cañón para convertirse en  las mujeres maltratadas del futuro. Al igual que los niños. Y aunque aquí entren muchos matices, pues lamentablemente mujeres maltratadas las hay en todos los países, estratos sociales y con acceso o no a la educación,  la educación es vital y debería estar garantizada para todos por igual. Es básica. Ya no entendemos una vida sin acceso a la educación, pero sigue habiendo niñas, sobre todo, que no tienen acceso a la educación básica. 

Y esto me da muchas fuerzas, estas otras realidades me dan energía y me hace estar segura del camino que estoy eligiendo. Un camino que pasa por poner mi granito de arena aunque sea con pequeñas acciones como el evento de la Asociación One Day Yes que tendrá lugar este próximo jueves 3 de diciembre en Lotelito. Pequeñas acciones que cambian vidas. 

Un evento que pretende sensibilizar y captar ayudas para que 25 niños y niñas en Lamu, Kenya, tengan acceso a la educación de la que hablo y a un futuro alejado de la miseria donde han nacido. Estas niñas y  niños de los que hablo y que siento cerca de mí, si no tuvieran la opción de ir a la escuelita Twashukuru Nursery School en Lamu no tendría ningún futuro. Y lo digo de manera categórica y sin duda alguna. Para estos niños y estas niñas la escuela es más que un lugar donde aprender a leer y escribir. Es su hogar y es su futuro… porque no olvidemos que hablamos de pobreza extrema. 

La educación que salva vidas

En la educación está la base y la herramienta de todo. La educación es el futuro de todo. En la educación está la clave para salir del maltrato, para salir de la pobreza y para tener un futuro digno, para tener un futuro. Y muestra de ello está la campaña que esta semana lanzaba la GVA en su lucha contra la violencia contra las mujeres, “No me toques el whatsapp”,  basada en la educación, en la sensibilización en los colegios, desde pequeños, desde la base… Una educación que debería ir acompañada de lo que ven en casa y de los patrones que observan en su entorno.

Por todo esto y por darle a la educación la importancia que tiene,  estoy donde estoy, y  por eso lucho por seguir cumpliendo sueños desde bajo con acciones pequeñas desde este mundo que hacen grandes cambios en el otro. Por mucho que escriba, por mucho que cuente, por muchas fotografías que muestre… hasta que no conoces la realidad y a los niños en primera persona es difícil  darse cuenta de los grandes cambios efectivos, reales y palpables que se consiguen en ellos y en sus familias. Pero sólo con apoyar y asistir a este tipo de eventos, la ayuda es brutal, y más si hablamos de organizaciones pequeñas, locales y bien gestionadas donde lo recaudado se destina íntegramente a sus destinatarios, sin intermediarios, ya que proyectos pequeños, este tipo de proyectos, lo permiten. Otra cosa es cuando hablamos de grandes proyectos que cumplen otra función necesaria pero que llevan implícita otra estructura y otros canales de captar financiación. 

One Day Yes… porque un día los sueños se cumplen

El caso es que quien quiera  poner su granito de arena para seguir cumpliendo sueños y contribuir a grandes cambios sólo tiene que acudir este próximo jueves 3 de diciembre a las 7:30 de la tarde al Lotelito, en el centro de Valencia. La Asociación One Day Yes ha organizado una tarde-noche divertida y con humor, conducida por la periodista Mariola Cubells y repleta de personas de la sociedad valenciana, con una subasta y la inauguración de una exposición de fotos maravillosas de la fotógrafa italiana Monia Antonioli. Son fotografías especiales, que transmiten y que cambian vidas. Son fotografías que dan una imagen positiva, tierna y dulce de África. Una exposición que se mantendrá todo el mes de diciembre y que a través de la comprar de sus fotos, puede ayudar y colaborar a que la educación siga salvando vidas hasta en los lugares más remotos y alejados de este mundo.

Porque los niños siempre son niños, estén cerca o lejos. Y estos niños son los adultos del mañana. Por un mundo más justo, un mundo mejor y por un presente que se mueve y que lucha, os invito a que no dejéis pasar esta oportunidad. Empieza diciembre, empieza el mes de la “solidaridad” por excelencia y podemos comenzarla con buen pie! Allí os espero. Asante Sana! Karibu Sana! 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email