GRUPO PLAZA

MINORÍA ABSOLUTA   / OPINIÓN

Las réplicas del ayusismo

6/05/2021 - 

El efecto Ayuso, rozando casi la mayoría absoluta, ha convertido en un tsunami las elecciones madrileñas: Sánchez recibe su primera gran derrota electoral desde que está en la Moncloa, Pablo Iglesias deja la política activa, desaparece Ciudadanos y Más Madrid da el sorpasso al PSOE, convirtiéndose en el líder de la izquierda madrileña.

El epicentro madrileño no será extrapolable a nivel nacional, pero las secuelas marcan la política de todos los partidos.

La presidenta madrileña tendrá que gestionar el ayusismo, un estilo personalista, con señas de identidad propias. Porque como decía Peter Drucker, creador del management moderno, “gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer las cosas correctas”. Y Ayuso ha sabido hacerlo, captando el apoyo de todo el espectro del centro derecha, frenando el crecimiento de Vox y consiguiendo también votos de izquierda, porque su candidatura va más allá de afinidades ideológicas. Su cartel era ella, no le ha hecho falta la presencia de las siglas del PP ni de sus dirigentes nacionales. Por eso, aunque este resultado le de un importante impulso al PP de Casado y le deje en una posición competitiva que mejora sus expectativas, internamente el liderazgo de Ayuso se refuerza. Desde Génova ya no le podrán impedir optar a la presidencia regional del partido. Entonces veremos su proyección orgánica, si sigue en las faldas de Génova o se emancipa con los barones populares como Feijóo, Mañueco o Bonilla.

La otra vencedora es Mónica García que supera al PSOE en número de votos. García ha rentabilizado su labor de oposición y ha demostrado que la campaña electoral sí importa y que hablar de los problemas cotidianos interesa a los ciudadanos.

Está por ver si este éxito consolidará el proyecto de Errejón a nivel nacional, pero se abre un interesante espacio como referencia de una izquierda moderna que conecta con una generación joven con temas como el ecologismo y la igualdad.

El tablero político se ha resituado. Más Madrid y Vox se convierten en los sustitutos de Ciudadanos y Podemos quienes hace pocos años amenazaban con superar a los partidos del bipartidismo, y ahora tendrán que pelear por su supervivencia.

En el lado de los perdedores, Ciudadanos toca fondo y el PSOE cosecha los peores resultados de su historia. Y este fracaso se le puede atribuir a Sánchez por su implicación en la campaña con un protagonismo inusual, aunque fue desapareciendo a medida que las expectativas iban menguando. Le hizo un flaco favor a su candidato imponiéndole una estrategia electoral, mostrando a un Gabilondo lleno de contradicciones.

Pero las réplicas sísmicas van más allá de la M-40. En el PPCV ya están en movimiento, hoy mismo comienza oficialmente la sustitución de Isabel Bonig con la convocatoria del congreso regional, veremos si esta nueva etapa diseñada por Génova incluye la vuelta del madrileño Cantó tras su ofrecimiento para acabar con el Botànic.

El PSPV recibe el eco de la derrota socialista, y tendrá que ponerse las pilas para preparar el siguiente hito, el congreso federal del PSOE en Valencia, para relanzar el liderazgo de Sánchez. Esta nueva situación también le sirve a Puig para reforzar su proyección política nacional enfrentándose a Ayuso. Así, como ya amagó en campaña, intentará ganar protagonismo generando pugnas contra Madrid por la fiscalidad, la gestión de la pandemia o la infrafinanciación, aunque aquí no hayamos recibido los 281 millones por no reclamar la recaudación del IVA al Gobierno de España.  

En Compromis pueden estar de enhorabuena, uno de los suyos, Baldoví ha participado activamente en la campaña con Más Madrid. Ahora parece que la alianza con Errejón ya no será cuestionada. Con este refuerzo electoral, Más País se plantea la implantación en otras comunidades, y la nuestra parece una de las preferentes si cuentan con el beneplácito de Compromis. Otra cosa es como lo digerirá y debatirá la coalición nacionalista que estos próximos meses también se enfrenta a distintos procesos orgánicos. Servirán para determinar si hay renovación ante los liderazgos de Oltra y Ribó, actualmente en horas bajas tras 6 años de gestión, y ante la voluntad de otros dirigentes dispuestos a ganar protagonismo, especialmente del Bloc, dígase el conseller Marzá, Fran Ferri o Enric Morera que ha manifestado su interés de ir en las listas del Ayuntamiento de Valencia.

Quien no puede estar de celebración es Ciudadanos. Estos resultados sacuden a la formación naranja en toda España. En la Comunitat si no baja el umbral al 3% parece que será difícil que entren en les Corts si no remontan en este tiempo. Un mazazo psicológico que puede generar abandonos y disputas internas que alargarán esta sensación de caída libre. Al igual que Podem que veremos cómo transita esta nueva etapa tras el adiós de Iglesias que diseñó un partido a su imagen y semejanza.

Más allá de los análisis postelectorales, es momento de rebajar la ebullición política. Será el tiempo el que nos permitirá vislumbrar los cambios reales en el mapa político y en el calendario electoral a medio plazo.

Porque en la era digital donde prima la inmediatez, ya nada es permanente, como decía Zygmunt Bauman, padre de la modernidad líquida, todo lo que era sólido se ha licuado y "nuestros acuerdos son temporales, pasajeros y válidos solo hasta nuevo aviso".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email