X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de financiación autonómica rnb retail Caso Alcàsser
GRUPO PLAZA

cuadernos de campaña/ elecciones 26M

L’Horta valenciana gira a la izquierda

Foto: KIKE TABERNER
19/05/2019 - 

El ciclo electoral de 2015-16 puso de manifiesto la notable transformación del sistema de partidos estatal y autonómico. A nivel nacional, esto implicó el ascenso de nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos, la pérdida de la mayoría absoluta del PP, y una mayor inestabilidad y polarización política que han conducido al adelanto electoral del 28A. En la Comunitat, el cambio electoral fue más profundo y permitió la formación de un inédito gobierno de coalición en minoría de PSPV y Compromís con el apoyo parlamentario de Podem. En ambos casos los resultados de 2015-16 pusieron fin al período de mayor estabilidad de los dos sistemas de partidos. Los resultados del 28A indican que el realineamiento electoral iniciado en 2015-16 fue la primera etapa de un cambio más profundo que ha convertido a los socialistas en la primera fuerza política estatal y autonómica, aunque con parlamentos todavía más fragmentados y polarizados por la llegada de Vox.

El cambio político vivido estos últimos años a nivel nacional y autonómico también se ha trasladado al nivel local, aunque matizado por las peculiaridades sociales y políticas de cada municipio. Para ilustrarlo, las líneas que siguen se centrarán en el cambio político experimentado entre 2011 y 2019 por los municipios de más de 5.000 habitantes en las tres comarcas de l’Horta valenciana, que constituyen la primera corona urbana alrededor de la ciudad de València. En términos generales, el mundo local fue donde empezó la progresiva erosión del predominio ejercido por el PPCV en toda la Comunidad desde mediados de los 1990s. En 2015, la erosión del apoyo popular en las comarcas de l’Horta ya fue muy notable tanto en las elecciones locales como en las autonómicas, pero no en las generales. En el ciclo electoral que se cerrará el próximo 26M es previsible que, de mantenerse las pautas de voto del 28A, este cambio se complete dando lugar a un nuevo predominio de la izquierda.

En l’Horta Nord el cambio político producido entre las elecciones de 2011 y las de 2015-16 fue sustancial. A diferencia de 2011, cuando el PPCV fue la primera fuerza política en todas las elecciones y mantuvo prácticamente todas las alcaldías, en las locales de 2015 solo se mantuvo como partido más votado en la mitad de ellas y no lo fue en ninguna ciudad en las elecciones autonómicas de 2015. Además, en 2015 el PP perdió todas las alcaldías de la comarca. Las nuevas alcaldías fueron a parar principalmente a manos del PSPV, que mejoró sus resultados en las locales y se consolidó como primer partido en casi la mitad de los municipios. Los resultados del PSPV fueron ensombrecidos por sus dificultades para consolidarse como primera fuerza en municipios donde había tenido la alcaldía, como Godella o Rocafort. También por su incapacidad para convertirse en primera fuerza política de la izquierda en las elecciones autonómicas de 2015.  Compromís consiguió aumentar susstancialmente sus apoyos, lo que permitió pasar de dos alcaldes elegidos en 2011 a cuatro en 2015. Además, en las elecciones autonómicas se situó como primer partido en más de la mitad de los municipios.

El 28A ha consolidado el giro a la izquierda, dando al PSPV la primera posición en la gran mayoría de municipios. Compromís también mantiene su predominio en algunas ciudades, como Foios o Meliana, pero no en otras, como Godella o Almàssera. Rocafort se mantiene como el único bastión de la derecha, donde el PPCV se convierte en primer partido en las generales y Ciudadanos el primero en las autonómicas. Los de Rivera también pasan a ser primer partido en Godella en las autonómicas.

En l’Horta Oest el predominio del PPCV fue incuestionado en las elecciones autonómicas y generales durante años, pero algo más matizado a nivel local, donde entre 2011 y 2015 perdió todas las alcaldías que tenía. Ciudades como Alaquàs, Picanya o Quart de Poblet han sido durante décadas bastiones del PSPV a nivel local. En 2011, Mislata también se unió a este grupo, que en 2015 se amplió a Aldaia y Paterna. En estas ciudades el predominio del PSPV también se extendió a las elecciones autonómicas de 2015 y se consolidó espectacularmente el 28A. Por su parte, Manises se convirtió en 2015 en la primera alcaldía de Compromís en l’Horta Oest, aunque hasta 2016 el primer partido fue siempre el PP y, a la espera de las municipales, esta posición parece ocuparla ahora el PSPV. Algo parecido sucedió en Paterna y Picanya, que apoyaron a Compromís en las autonómicas de 2015, pero votaron PP en 2016 y en 2019 se han pasado al PSPV.

Como en el norte, el predominio del PP en l’Horta Sud fue abrumador en todo tipo de elecciones hasta 2015. A nivel local, las principales excepciones eran las alcaldías que el PSPV retenía desde 2003 en Albal y Picassent. En 2015, el PPCV siguió siendo el partido más votado en la mayoría de ciudades, pero perdió casi todas las alcaldías, menos las de Alfafar y Massanassa. En 2015 el crecimiento electoral del PSPV en las municipales y autonómicas fue limitado. Amplió su predominio en Alcàsser en las locales y en Picassent y Silla en las autonómicas, aunque lo más importante es que terminó consiguiendo más de la mitad de las alcaldías de la comarca. Compromís también ha tenido dificultades para asentar su predominio electoral en esta zona.  En 2015 obtuvo las alcaldías de Catarroja y de Paiporta, ciudades en las que también pasó a ser la primera fuerza política en las autonómicas. Como en el resto de comarcas, el resultado del 28A ha consolidado la nueva posición predominante del PSPV, solo matizada por el apoyo conseguido por Compromís en Catarroja y Alcàsser.

Como hemos señalado más arriba, si las pautas de voto de anteriores elecciones se mantienen, cabe esperar que los resultados del 26M tiendan a consolidar el giro a la izquierda iniciado en el anterior ciclo electoral de 2015-16. De ser así, es muy probable que el PSPV emerja como el partido predominante en buena parte de los municipios de las tres comarcas. Por otro lado, no hay que olvidar que las peculiaridades sociales y políticas de los distintos municipios serán claves para matizar el avance de los socialistas valencianos. Otra cuestión muy relevante, aunque más difícil de discernir con los resultados disponibles, será lo que suceda en los partidos de la derecha. ¿En qué medida las preferencias de los votantes se decantarán por el PP o por Ciudadanos? ¿Lo harán en los municipios en los que el PP tiene la alcaldía o en los que en 2015 pasó a la oposición? Estas y otras respuestas, el 26M.

Oscar Barberà es profesor de Ciencia Política y de la Administración Pública Universitat de València

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
el tintero

La política es poder

Esa frase o muy similar recuerdo del breve y fortuito encuentro que tuve con el actual vicepresidente segundo del Consell y líder de Podemos, Rubén Martínez Dalmau. Y ha cumplido fielmente con su palabra y ha reclamado y logrado ese poder que anhelaba, una vicepresidencia y una conselleria para sus socios

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email