Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Los sindicatos de la EMT amenazan con los tribunales si la empresa incumple la subida salarial

22/06/2020 - 

VALÈNCIA. El Comité de Empresa de la EMT de València compareció este lunes ante los medios de comunicación para anunciar que no temblará el pulso en las organizaciones sindicales para acudir a los tribunales si la empresa no ratifica el preacuerdo de convenio laboral alcanzado entre ambas partes el pasado 13 de marzo, y con el visto bueno de los trabajadores dado el pasado mes de mayo.

En el último Consejo de administración de la EMT se propuso posponer la ratificación del convenio a septiembre, tras varios días de declaraciones por parte de los responsables municipales que iban en esta línea y que aseguraban que el impacto financiero de este convenio por las mejoras retributivas podría poner en una situación comprometida las cuentas de la entidad. Así lo explicaba el propio presidente de la empresa, Giuseppe Grezzi, e incluso el propio alcalde, Joan Ribó, y el concejal de Hacienda, Ramón Vilar.

Entre otras mejoras, este preacuerdo recoge un aumento salarial del 2 % para 2020, tal y como es aplicable para todos los empleados públicos desde el día 1 de enero. Los empleados de la EMT, sin embargo, todavía no lo han visto reflejado en sus nóminas, y de ahí la "discriminación" con el resto de trabajadores del sector público que criticaron los diferentes sindicatos. En este sentido, anunciaron movilizaciones en el caso de que en septiembre la empresa decida no ratificar el convenio, e incluso amenazaron con ir a los tribunales si se da esta situación.

"Hemos perdido la confianza en esta dirección, y cuando se rompe la paz social, los trabajadores se enfadan", lamentaron: "Valoraremos el momento más adecuado y las mejores fórmulas para defendernos, porque se nos está avasallando por esta dirección de empresa".

"No queremos más que nadie, sino el mismo trato que el resto", pidió el presidente del Comité de Empresa, Gabriel de Las Muelas: "Nos sentimos discriminados porque nuestro dueño nos trata como trabajadores de clase B". Postura que compartieron todos los presentes, como el secretario del Comité, Heriberto Moreno, quien subrayó que el 2% es una cuantía que "mes a mes no está en las nóminas, sino que lo tiene la empresa; en 2012 fuimos trabajadores de segunda, y en 2020 este equipo de gobierno quiere que volvamos a serlo".

Para José Antonio García, representante de CCOO en el Comité, "no tiene sentido" esperar al convenio para aplicar esta subida, dado que ya estaba pactada a nivel estatal. Y por su parte, Pedro Vizcaíno, de UGT, criticó la "falta de tacto y delicadeza" con los empleados y que las empresas del ayuntamiento no tengan el mismo trato que el resto de empleados. "Aprobar el convenio es una cuestión de sensibilidad", explicaba Francisco Acosta (Aptuv): "Otros colectivos están hablando de gratificaciones, pero nosotros intentamos hacer valer un acuerdo que dos partes se dieron libremente y una no quiere cumplir". Por su parte, Gregorio Rabadán, de CGT, el sindicato más reacio a suscribir el convenio, dijo que finalmente, si se ratificaba, lo firmarían.

Representantes sindicales ante los medios. Foto: VP

Desmienten a Grezzi

Los sindicatos hablaron también para desmentir las declaraciones del presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, según el cual los empleados habían recuperado un 20% del salario en los últimos años. Algo que, dijeron los representantes sindicales, es a todas luces falsos. En este sentido, constataron que de base el salario medio en 2010 para un conductor era de 1.507 euros, mientras que ahora es de unos 1620 euros. Una subida de casi un 7,5%, pero muy lejos de la cifra que ofrecía el presidente.

Junto con la recuperación de otros complementos -ganados mediante vía judicial y sin voluntad de negociación por la empresa, defendieron en reiteradas ocasiones-, en 2023 se llegaría a recuperar todo lo que se perdió en 2012, "el peor año de la EMT". Para los sindicatos, los datos faltos de rigor del presidente tienen una "clara intención de tirar a la ciudadanía contra los trabajadores", como hiciera el anterior equipo de gobierno.

Sobre las declaraciones del alcalde de que se van a congelar las plantillas y los salarios -ni van a aumentar ni van a disminuir-, los sindicatos recordaron que existe la obligación de reponer las plazas que queden libres por bajas vegetativas y jubilaciones. En este sentido, solicitaron que no se actuara como durante la crisis de la pasada década, en la que no se contrataba personal y, en la práctica, la plantilla iba mermando.

2 millones en 'permisos'

Sobre la reducción del servicio desde el 14 de marzo hasta el 6 de junio por la COVID, los sindicatos detallaron que han asumido pérdidas de la emrpesa por valor de 2 millones de euros, en forma de 'permisos' que a los que los empleados tenían derechos pero que se han visto obligados a coger durante las últimas semanas. En total, se han registrado 11.872 jornadas no realizadas en virtud de estas herramientas. "Y a día de hoy, seguimos recibiendo permisos de formación, cómputo y convenio en la misma línea", por lo que estas cantidades continnúan subiendo. 

Por otro lado, los sindicatos pusieron en duda que la empresa fuera a perder hasta 27 millones de euros tal y como prevé la empresa. A juicio de los representantes sindicales es un cálculo "exagerado" y está hecho "a largo plazo y es de máximos", por lo que auguran que la hecatombe será "mucho menor. "Si la empresa tenía una previsión de ingresos de 44 millones por pasajes, que en tres meses se prevea un descenso de 27 millones es exagerado", explicó el presidente del Comité.

Además, denunciaron que durante los primeros nueve días del estado de alarma, los conductores estuvieron trabajando en contacto con los viajeros "con una simple cinta" que delimitaba el espacio, y posteriormente se equipó con unos plásticos en la parte de acceso al autobús que ha permitido mantener la distancia social.

El Comité exigió en este sentido que no se permita la subida de pasajeros por la puerta delantera hasta que toda la flota no esté equipada con mamparas, así como que no se vuelva a cobrar en efectivo hasta que se establezca un sistema de cobro alternativo y que se instale un WC en Porta de la Mar, donde se regulan siete líneas de la EMT.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email