GRUPO PLAZA

el diccionario de berlanga

Manual de cortejo contra la censura

20/06/2021 - 

VALÈNCIA. «La primera reacción que teníamos cuando nos daban el papel de la censura era ir al café Gijón a comentar lo que nos habían dicho y a estar riéndonos toda una mañana de ello. Luego, con el tiempo, ibas reposando aquello y determinabas que era bastante dramática esa suspensión de un año o dos de trabajo», rememoraba Berlanga en el programa Imágenes prohibidas de La 2, emitido el 12 de febrero de 1995. Sus palabras evidencian que era ya parte de su trabajo que sus guiones acabasen tachados, corregidos. La filmografía de Berlanga es el resultado del fuerte sistema censor del momento. Todas sus cintas entre los años cincuenta y setenta tuvieron sus visiones y revisiones; sus tira y afloja con la censura. La burló en bastantes ocasiones, fue un dolor de cabeza en algunas y aplacó al valenciano en otras.

Berlanga era hueso duro de roer, inconformista, irreverente y tenaz. De aquellas virtudes, estas películas. Bienvenido Mr. Marshall, Plácido o El verdugo no habrían existido si no fuese por su determinación. O más tarde La vaquilla, que pese a tres rechazos en época del dictador, Berlanga logró rodarla en plena democracia y es hoy una de las obras fundamentales sobre la Guerra Civil.

No obstante, muy pocas personas conocen títulos como Los gancheros —que escribió junto a José Luis Sampedro—, o A mi querida mamá en el día de su santo y La demolición, estas dos últimas concebidas junto a su dupla Rafael Azcona. Nadie habla de ellas porque directamente no existen: la censura las prohibió íntegramente. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Para pasar la censura, un película debía superar un doble control. Primero la productora enviaba el guion y pedía permiso para comenzar el rodaje. Desde la Delegación Nacional de Propaganda, el comité de censores elaboraba un informe donde podían imponer todos los cortes y cambios de texto que considerasen oportunos. Solo entonces el guion era apto y se podía filmar. Ninguno de esos tres tuvo esa suerte; el dictamen fue tajante: rechazados y prohibidos.

«Por la carga y secuencias inadmisibles que bordean el incesto, rechazo este guion tal y como está»

«La malsana pasión de una madre por su hijo y la acumulación de escenas de un morboso erotismo la hacen a mi juicio inaceptable»

* Lea el artículo íntegramente en el número 80 (junio 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

hedonista / los clásicos

Loles Salvador: 83 años para prepararse para la vida

Por  - 

Se empecinó en meterse a trabajar en una cocina y parió el germen del grupo gastronómico La Sucursal. En el Rincón de Ademuz, en una aldea sin comercios, Loles Salvador medita sobre su vida, su cocina y su familia. Tres elementos que son lo mismo

MARGA FERRER
ya a la venta 

El chef Ricard Camarena portada de la revista plaza de julio 

Por  - 

Comenzó en la piscina del polideportivo de Barx sin más pretensión que ser cocinero y ahora Ricard Camarena tiene dos estrella Michelin y su nombre figura entre los top de la cocina española. El chef muestra su lado más personal, habla de gastronomía y de la vida en general. Además, acercamos el fenómeno del bitcóin, conversamos con el grafitero Antonyo Marest, conocemos a los valencianos que participarán a los Juegos de Tokio 2020 y repasaremos el fatídico año de los artistas falleros con ellos.

criptomonedas

La lotería del bitcóin

Por  - 

El Valencia CF será el primer equipo de fútbol patrocinado por una criptomoneda (Chiliz), una muestra más la la pujanza de este fenómeno que no todo el mundo comprende y que no ha hecho más que empezar

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email