GRUPO PLAZA

 historias del diseño valenciano (XVI)

Mariscal, un mercader del diseño en la Llotja de València

En 1988 el Impiva promovió una exposición que recogía diez años de trayectoria del diseñador Xavier Mariscal. Una muestra que hoy en día es recordada como un hito del diseño en la ciudad

22/11/2021 - 

VALÈNCIA.- El diseño desarrollado en la Comunitat Valenciana contó a lo largo de la década de los 80 con un decidido apoyo por parte de distintos organismos públicos. Uno de ellos fue el IPI (Instituto de Promoción Industrial), nacido en el seno de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Valencia, y encabezado por José María del Rivero. Gran parte de la labor de difusión e investigación del IPI en materia de diseño fue recogida posteriormente por el Impiva, ente que contribuyó a la promoción del sector del diseño de manera decisiva a través de diferentes acciones, como los premios Valencia Innovación.

Estos galardones, que reconocían el trabajo de profesionales y empresas que aplicaban no solo el diseño sino también la innovación en sus procesos, tuvieron su reflejo en actividades paralelas como los pabellones que albergaron los premios de Diseño y Moda en la plaza del Ayuntamiento y Ateneo durante los años 1985 y 1986. Dos de los autores que contribuyeron a levantar estos pabellones, José Juan Belda y Carlos Bento, coincidieron en otra actividad paralela que en el año 88 se insertó dentro de la programación de los premios Valencia Innovación. 

La actividad en cuestión reunió el amplísimo volumen de obra creada en los últimos diez años (1978-1988) por el diseñador valenciano Xavi Mariscal, quien llevaba ya un tiempo asentado en Barcelona. En cierta manera, la exposición 100 años con Mariscal, inaugurada en noviembre de 1988, buscaba reivindicar el nexo de Mariscal con la ciudad, a través de una muestra para la que se escogió la Llotja de la Seda como espacio expositivo. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Andrés García Reche se encontraba en aquel momento al frente de la Conselleria de Industria, de la que dependía el Impiva. «Desde Industria se apoyó el diseño de manera decidida; era un factor estratégico en el ámbito de la empresa», recuerda Reche. «En aquel momento la Comunitat Valenciana ya era relevante a escala nacional en materia de diseño y pensamos que promover esta exposición serviría para dar un reconocimiento merecido a un talento como el de Mariscal y, al mismo tiempo, asociar su nombre a la ciudad, que pasara a formar parte del movimiento del diseño en la Comunitat Valenciana. Se trataba de revindicar la conexión de Mariscal con la escena valenciana del diseño». 

* Lea el artículo íntegramente en el número 85 (noviembre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email