X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

neurociencia

Miedo en el cerebro

El miedo nos paraliza, nos hace sentir vulnerables. Es una sensación desagradable que, paradójicamente, nos ayuda a sobrevivir y muchas veces buscamos de manera voluntaria. Es tan importante que su ausencia es motivo de curiosidad por parte de los científicos

16/10/2019 - 

VALÈNCIA.-La noche es oscura. Diane va caminando sola, sin nadie a su alrededor. O al menos eso piensa porque a pocos metros aparece un hombre con un cuchillo descomunal. Se lo pone en el cuello, amenazándola. Pero Diane no siente miedo, tampoco chilla ni pide ayuda. Es más, hace frente al agresor y le recrimina su actitud de forma muy calmada y racional. Él, sin podérselo creer, huye de allí corriendo. Y ella, sin pestañear dos veces, continúa tranquila su camino.

Ocurrió de verdad. Su nombre, en realidad, no era Diane —de hecho, en la comunidad científica se la conoce como la paciente SM—, pero el intento de agresión fue así. Es más, cuando llegó a casa pensó en lo que había sucedido y se dio cuenta de que su reacción había sido muy extraña, así que unos días más tarde se lo contó a su médico. Tardó en saber qué le pasaba, pero finalmente llegó el diagnóstico: tenía el síndrome de Urbach-Wiethe. 

En principio este trastorno no tiene nada que ver con la sensación de miedo. De hecho, los síntomas más comunes son problemas en la piel. Con tan solo cuatrocientos pacientes diagnosticados en el mundo, el origen de la enfermedad está en un gen que produce una proteína importante para que los epitelios puedan formarse correctamente. Pero ¿qué es un epitelio? Básicamente, una o varias capas de células que recubren todas las superficies del cuerpo, como por ejemplo la piel. Ahora bien, esta enfermedad puede provocar daños en una parte muy concreta del cerebro llamada amígdala, que produce en esos pacientes una aparente ausencia de miedo. Pero ¿qué tiene que ver la piel con todo esto? 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Hugo Saláis es doctor en neurociencias por la Universitat de València, además de ilustrador científico. Según explica, «la amígdala está organizada en capas, como si fuera un epitelio. De hecho, el cerebro se forma a partir del neuroepitelio, de ahí su relación con el síndrome de Urbach-Wiethe y que una mutación que afecta a la piel también pueda hacerlo a la amígdala». Saláis explica que «el cerebro es un órgano muy difícil de estudiar. Como decía mi director de tesis —recuerda—, ¿puede un cerebro comprender a otro cerebro?».

* Lea el artículo completo en el número de 60 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email