GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

Migraciones

8/06/2021 - 

Las amenazas de LasTech no tardaron en llegar. A la desinformación en las redes y las fake news, siguieron la compraventa de datos en el mercado digital y en la Deep Web. “Cuando algo es gratis, tú eres el producto”, solía decir la Tieta. Por eso, en la primavera del AñoUno d.C., el Consejo Europeo fue el primero en emigrar y en migrar sus datos hacia otras app de mensajería.

Facebook, aliado con Whatsapp por absorción y adquisición, habría advertido a sus usuarios que las condiciones del contrato de privacidad habían cambiado unilateralmente a su favor. A partir del 15 de mayo, quien no aceptara los nuevos términos y condiciones de uso, que implicaba compartir comercialmente sus metadatos, comenzaría a desaparecer de esta aplicación móvil, líder mundial.

Primero, hubo una campaña de acoso a los usuarios de WhatsApp, insistiéndoles en aceptar la venta de sus datos a terceros. Segundo, se iniciaría un proceso de borrado paulatino de las funciones. El primer efecto devastador fue la imposibilidad de acceder a la lista de 'chats', aunque se podían responder llamadas y videollamadas.

En el caso de que tener activadas las notificaciones, se podía tocarlas para leer o responder mensajes desde fuera de la app, así como para devolver llamadas o videollamadas perdidas. Pero, después de unas pocas semanas de funcionalidad limitada, el usuario dejaba de recibir notificaciones y WhatsApp también dejaba de enviar mensajes y llamadas al teléfono hasta su completa desaparición para sus contactos. El destino era el borrado digital, la nada.

El gobierno de la Unión pensó que podría resistir y resistirse. En un primer momento,  comenzó una campaña de desprestigio de las redes sociales y plataformas digitales que no habían impedido las campañas de desinformación frente a la covid-19 y las vacunas. Y, ello, pese a las prerrogativas y privilegios que les cedieron con el control de la información y la libertad de expresión a través de la censura previa.

El astronauta europeo Thomas Pesquet, "migrando" al espacio (ESA).

Tal era la desconfianza que los altos cargos de las instituciones no utilizaban ni WhatsApp ni Signal ni Telegram para comunicarse, especialmente cuando se trataba de asuntos sensibles. En estos casos las instituciones disponían de sus propias herramientas en forma de redes y dispositivos seguros, utilizando infraestructuras protegidas, tales como Rescon, y sistemas de encriptación como Zeus, cuyos mensajes no pueden descifrarse desde otro terminal Zeus.

Fue entonces, inmediatamente antes de la llegada del eHealth Passport, al que llamaban pasaporte covid, cuando el Consejo aconsejo a todos sus miembros y trabajadores utilizar la aplicación Signal. En otras instituciones se había recomendado también Telegram, que crecía en popularidad peses a ser una aplicación de origen ruso, el eterno “enemigo”  desde la Guerra Fría del siglo XX.

Tengo cita en La Villa con David. Ha logrado activar su eHealth Passport, tras su paso por la península del Med-East. Subo con el dron hasta la azotea. El esqueleto de este edificio sigue sin energía tras la I Revolución post-covid y la intervención de LasEnergy por los mercados financieros.

No he utilizado la aplicación del smartphone ni el chip mental. Hemos regresado a los métodos ancestrales de finales del siglo XX, cuando la gente quedaba de palabra, para verse presencialmente con día, hora y lugar. Ya lo hicimos el otro día en la terraza. Nos dio la risa, aunque no se la vi por la mascarilla.

Así que va a ser toda una aventura, como me contaba la Tieta, cuando de adolescente quedaba con un chico que le gustaba en un bar, una semana después, sin teléfono ni aplicaciones para confirmar, para controlar. La angustia durante los siete días siguientes era recíproca. Ninguno de los dos estaba seguro de que el otro acudiría tanto tiempo después y sin nigún otro contacto previo. Pero allí estaban, mirándose con una bebida en la mano y una sonrisa en la boca (¡sin mascarilla!).

Aquélla generación aprendió a gestionar las incertidumbres. Por eso, fueron los primeros en pasar al OtroLado, los primeros en resistir, los primeros en migrar…

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email