X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Muchos casos de hiperactividad, déficit de atención o fracaso escolar pueden agravarse por las apneas del sueño infantiles

Las apneas del sueño desaparecen con una operación que consiste en reducir el tamaño de las amígdalas y así favorecer la entrada de aire, señala la Doctora Fortea, Jefa del Servicio de Otorrinolaringología de IMED Valencia

8/02/2019 - 

VALÈNCIA. Muchos casos de hiperactividad, déficit de atención, fracaso escolar, irritabilidad o, incluso, falta de crecimiento en los niños, podrían verse agravados por sufrir apneas del sueño infantiles, un problema con el que acuden frecuentemente a la consulta de la doctora MªÁngeles Fortea, Jefa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital IMED Valencia. “A veces, para los padres, resulta difícil identificar los síntomas que delatan este problema. Se trata de niños con bajo rendimiento escolar, irritables al despertar o poco comedores en el desayuno. Por las noches tienen un sueño agitado, con ronquidos, y colocándose en posiciones anómalas”, añade la Doctora Fortea quien nos ha visitado en Plaza Radio.

Las apneas infantiles están provocadas porque las amígdalas han crecido desproporcionadamente generando un problema obstructivo que impide que pase el suficiente aire y llegue el oxígeno necesario al cerebro. De esta forma, no se cumplen dos de las principales funciones del sueño: descansar y fijar la memoria. Es habitual que los neuropediatras, si ven que un niño tiene problemas de sueño, lo deriven al otorrinolaringólogo, por si la apnea pudiera ser una de las causas de los problemas conductuales del niño.

La doctora Fortea recomienda a los padres que sospechen que su hijo puede tener esta patología grabar un video mientras duerme en el que se pueda apreciar si el niño ronca o le cuesta respirar. La grabación es preferible que se realice a las cinco de la madrugada, cuando el sueño es más profundo y se producen más apneas. Dicha grabación se analizará en la consulta.

La solución a este problema es reducir el tamaño de las amígdalas mediante una operación. En IMED disponen de un equipo de pediatras y neuropediatras que colaboran estrechamente con los otorrinos, así como anestesiólogos pediátricos, muy indicados para estas operaciones. “El niño mejora el rendimiento escolar, tienen menos somnolencia y cambia los parámetros de comportamiento. Algunos dejan de orinarse por las noches”, indica la Jefa de Otorrinolaringología de IMED Valencia.

La amigdalectomía es el procedimiento quirúrgico más habitual en otorrinolaringología. No sólo se realizan por las apneas sino cuando se sufre amigdalitis de repetición. Las amígdalas son un órgano encargado de la defensa del organismo pero cuando se sufren demasiadas infecciones, alteran la salud y la calidad de vida. “Cuando una persona padece más de siete episodios de infección de anginas bacterianas en un año o cinco en dos años, está indicada la extirpación de las amígdalas”, indica la Doctora Fortea. Antiguamente era una intervención muy habitual pero la situación ha cambiado en los últimos treinta años. Con los antibióticos y tratamientos específicos se consigue reducir el número de intervenciones pero cuando la mejor solución es operar “las últimas tecnologías con las que cuentan los hospitales IMED, como la radiofrecuencia, permiten que los postoperatorios sean mejores y más rápidos”.

La entrevista a la doctora Fortea ha estado plagada de consejos y curiosidades. La creencia que llevar el pelo mojado, ir descalzos o mal abrigados son las causas por las que nos constipamos no es del todo cierta. Los cambios bruscos de temperatura son los culpables de los procesos gripales y catarrales porque no da tiempo a que la nariz realice su función de calentar y limpiar el aire. Es entonces, cuando más expuestos estamos a los virus y a las bacterias.

Entre los consejos que nos ha dado la doctora está el de no utilizar los bastoncitos de los oídos ni someternos a sonidos fuertes o ruidos continuos. Las lesiones producidas por un fuerte ruido son irreversibles. El tejido no se recupera. En la entrevista, la Jefa de Otorrinolaringología de IMED Valencia,da otros consejos y explica, por ejemplo, cuál es la mejor forma de escuchar una mascletà.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email