Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ESCAPADAS HEDONISTAS

Nature Zielo de Levante, abre en Castellón el primer hotel burbuja de la Comunitat

Dormir en una burbuja, rodeado de naturaleza y con el firmamento como telón de fondo. Este es el plan

| 15/01/2021 | 4 min, 50 seg

No corren buenos tiempos para los viajes y para el ocio en general. Las restricciones que sufre la Comunitat Valenciana hacen que reine un clima de incertidumbre y desasosiego. Pero como en cadacrisis, aunque vaya a ser harto complicado, toca mirar hacia delante y pensar que todo terminará y vendrán tiempos mejores.

Por el momento la Comunitat Valenciana continúa con su cierre perimetral y en Guía Hedonista seguimos buscando motivos para haceros la vida un poquito más feliz. Nos vamos a Tírig, un pueblecito del Alto Maestrazgo, en el interior de Castellón. Allí, hace apenas dos meses abrió el primer hotel burbuja de la Comunitat Valenciana, Nature Zielo de Levante.

Seguro que habrás visto alguno de los que hay repartidos por España, como Mil Estrelles en Cataluña, Miluna en Toledo o Aire de Bárdenas en el espectacular parque de las Bardenas Reales. También en Ciudad Real, donde a mediados de 2019 nacía Zielo las Beatas, el primer proyecto de estas características de Magín Blanco, ideólogo de tanto este, como el que acaba de abrir en Castellón.


Zielo de Levante: privacidad, tranquilidad y una experiencia única

Tras el éxito de Zielo Las Beatas, Blanco puso las miras en el Levante y lo hizo concretamente en lapequeña localidad castellonense de Tírig. A apenas hora y media desde València y una hora desde Castellón, encontraron el perfecto enclave rural para abrir su segundo hotel burbuja, llevando la experiencia de glamping al siguiente nivel. Adiós estrés y contaminación lumínica.

El resultado son cinco burbujas, totalmente independientes, situadas en una parcela privada de más de 250 m2. Cada una recibe el nombre de un astronauta y la elección no puede ser más acertada. ¿Dormir bajo las estrellas y la Luna en una burbuja con el nombre del primer hombre en pisarla? Así es la noche en la burbuja Neil Armstrong. Las demás han sido bautizadas con nombres como Yuri Gagarin, el primer ser humano que viajó al espacio, Valentina, la primera mujer en viajar al espacio en 1963, Sally Ride, que por su parte, fue la primera estadounidense que en 1983 alcanzó elespacio exterior y en honor a la perra espacial Laika.


Cada una de ellas, diferentes en espacio, cuenta con camas king size (1,80) y vistas de 280º hacia el cielo, además de baño privado, aire acondicionado y calefacción. Entre los amenities encontrarás albornoz, zapatillas, mascarillas, gel hidroalcohólico y un antifaz, necesario si eres de los que no puede dormir con el sol en la cara, aunque la experiencia de ver amanecer desde tu burbuja, merece mucho la pena. Recuerda que por encima de tu cabeza solo hay una capa transparente... Precisamente por la importancia de tener el Universo al alcance la mano, todas las burbujas incorporan un telescopio.

Unas suman un salón, otras apuestan por un aire de 99% de pureza, similar al que utilizan los grandes deportistas para su recuperación y las más exclusivas, disponen de una bañera de hidromasaje en el exterior. Lo que todas prometen -y cumplen- es tranquilidad, intimidad y una vivencia difícil de olvidar.

Una experiencia adaptada a tiempos de pandemia

Estar aislado y en contacto con la naturaleza, siempre ha sido un buen plan. Pero más ahora si pensamos en tiempos de coronavirus. El hecho de que cada parcela esté separada del resto, ya acredita que podremos practicar el distanciamiento social.

Hay más, porque cada burbuja cuenta con un sistema de purificación del aire y un mecanismo de distribución del aire, que hace que este se regenere unas 7 veces cada hora.

Restaurante y extras como masajes y excursiones al aire libre

Puedes quedarte en tu burbuja. O salir de ella. Además de ofrecer cenas y desayunos -que llegan cada mañana en una cesta de picnic con tostadas, bollería, fruta fresca, etc.- en las propias habitaciones, Nature Zielo de Levante cuenta con un restaurante para comidas y cenas, con una carta sencilla y pensada para todos los gustos. Desde croquetas, tortilla de patatas, hummus o ensaladilla rusa, hasta platos más elaborados como una carrillera de ternera rustida con frutos secos y parmentier de patata con trufa o corvina con salsa donostiarra.

La idea principal de Zielo de Levante, es que vayas con tu pareja, por lo romántico del asunto. Y precisamente por ello añaden más experiencias a la estancia, con posibilidad de reservar un masaje, que realizan dentro de la propia burbuja, una sesión de jacuzzi con cromoterapia para dos o ya pensando en el 'love is in the air', proponen un pack romántico en el que decoran la burbuja con pétalos de rosa sobre la cama, velas led, botella de cava y bombones. ¿Buscando ideas para San Valentín?



La cercanía al Parque Cultural de la Valltorta-Gasulla, declarado como Patrimonio Mundial de laHumanidad por la UNESCO, abre todo un mundo de posibilidades de actividades al aire libre. Desde visitar el Museo de la Valltorta, que conserva pinturas rupestres de gran valor descubiertas en 1917, hasta embarcarse en rutas de senderismo por el barranco de la Valltorta y los alrededores. Desde el propio hotel proponen paseos en patinete o rutas bicicleta eléctrica, que cubren buena partede toda esta zona tan especial.

Comenta este artículo en
next