X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hilando fino

Noche de vino y joyas

Las fiestas celebradas esta semana por Viña Esmeralda y Siete Jewels inician la temporada de eventos de verano en una València ansiosa por brindar por el cambio de estación. Que empiece la fiesta y, si son dos, mejor. 

22/06/2019 - 

VALÈNCIA. Ya es verano, es oficial. Todos aquellos que hasta hace poco añoraban los días de calor y se quejaban de que no acababan de llegar, “este tiempo en València no es normal”, sentenciaban angustiados; esos mismos, son los que dentro de cuatro días estarán maldiciendo el bochorno y transpirando al borde del colapso mientras repiten que “con este calor en València no se puede estar”. Pues bien, ahora que todavía no ha llegado el momento de su metamorfósis y vivimos en un limbo de temperaturas a gusto de todos, es la mejor ocasión para celebrar todas las fiestas posibles sin escuchar ni una sola queja. Si es en una terraza cerca del mar, el plan es aún más apetecible.

Los vinos Viña Esmeralda celebraron esta semana la primera gran fiesta del verano en València. Más de doscientos invitados brindaron frente al mar por la llegada del verano en la terraza de Brassa de Mar. València está ansiosa de verano, terrazas y fiestas como ésta.

Por eso ni siquiera el dress code que en la invitación pedía a los asistentes vestir de blanco y/o verde esmeralda -los colores de Viña Esmeralda-, consiguió que ninguno de ellos se quedara en casa. Las ganas de verano pudieron con el reto de vestuario aunque alguno y alguna salieran más o menos airosos de la situación. Solo unos cuantos despistados y rebeldes omitieron la petición, la mayoría, en cambio, cumplió a la perfección con el  dress code. 

Lo de vestir de blanco era fácil aunque, todavía sin haber pisado la playa, a más de uno eso de disfrazarse de ibicenco se le hizo cuesta arriba, otros lo combinaron con mucha dignidad con su piel blanca nuclear. La actitud siempre es lo más importante, claro que sí. El verde esmeralda es un tema aparte. La gama de verdes supuestamente esmeralda iba del verde lechuga al verde flúor. La próxima vez estaría bien que la invitación incluyera una muestra de color del Pantone exacto para evitar confusión. Algunos de los que sí acertaron con los tonos fueron Lucas Zaragosí y Ángela Valero de Palma que acudieron conjuntados en blanco y verde esmeralda. Decían que fue casualidad pero seguro que hubo premeditación, a mí no me engañan. 

La noche avanzaba y los invitados no paraban de brindar con vino blanco y rosado muy fríos que es muy de verano en la playa aunque al día siguiente más de uno se despertara con la peor de las tormentas dentro de su cabeza. Los ritmos tropicales de Blonde&Brunette Djs vestidas de blanco impoluto hicieron bailar a todos hasta casi entrada la medianoche. A esa hora, el ambiente estaba “encendío” como diría la cantante Rosalía. Tan “encendío” que una espontánea llevada por el ritmo de la noche y el valor que otorga el vino, se subió a la cabina de las djs para compartir su sabrosura marcándose una improvisada cumbia.

Entre los asistentes destacaba el fashion squad formado por Andrea Pascual de Kimomi Comunicación, la diseñadora Adriana Iglesias, Nancy Tarraso del estudio Cosasquehacenbum la wedding planner Lara Cos y la experta en moda Elena Meléndez vestida de negro porque las normas están para saltárselas. 

Otros de los invitados que, aunque vestidos de blanco, le dieron color a la noche fueron: el encantador Enric Alemany de Mondolirondo junto al publicista Javier Villanueva, Jorge Vento de Santo Spirito Vintage, el diseñador Adrián Salvador, un siempre moderno Álvaro Martínez vistiendo un mono blanco que aguantó toda la fiesta inamculado y el sombrerero Betto García imprescindible en toda fiesta que se precie, por citar algunos. 

Entre los rebeldes y despistados que no cumplieron con el dress code -y ni falta que les hace-, me encontré con: el director creativo Nacho Capelo vistiendo polo negro y al que le sobra tanta elegancia como convencionalismos, el prestigioso ortodoncista Gonzalo Julián y la odóntologa Celia Ruiz, Manuel Guillem y Maria Diaz como representación del mundo médico, la abogada Teresa Carnicer y Paz Montero. 

Hubo también mucha influencer, lo sé porque aunque no las haya visto en mi vida o no conozca sus nombres, me resultó fácil adivinarlo porque eran las invitadas que no se separaban de sus móviles ni un segundo y posaron incansables durante toda la fiesta. La dura vida de la influencer ser agotadora, por eso estuvieron encantadas de disponer de una zona donde maquilladores profesionales las retocaban para que pudieran seguir dándolo todo en las redes sociales. Ya se sabe, el salitre no entiende de postureo y es implacable con la falta de naturalidad.

Con el evento de Viña Esmeralda queda oficialmente inaugurada la temporada de fiestas veraniegas en València, les aviso que esto no ha hecho nada más que empezar.

Tropicalismo y Bling-Bling

La joyería Siete Jewels celebró una exótica fiesta para presentar su colección de collares de inspiración tropical, una serie de piezas limitadas diseñadas por Mamen Puchades que no podrá repetirse porque son totalmente exclusivas.

Barbados es la inspiración de la colección y quisieron trasladar ese ambiente caribeño a la fiesta decorándola con flores tropicales, sirviendo un catering cargado de color y sabor y con modelos que se paseaban entre los asistentes luciendo un estilismo de lo más tropical acompañando las joyas de la firma. 

Aunque la invitación no lo indicaba, muchos acudieron con colores y prendas de estampados paradisiacos porque a estas alturas ya hay ganas de sacarlos del armario a pasear. Qué le vamos a hacer, es llegar el calor y entrarnos unas ganas locas de vestirnos de colores como si vivieramos en Miami o Cartegena -de Indias, no se confundan-.

Entre los asistentes que acudieron a la llamada tropical de Siete, no faltaron amigos y clientes de la firma como: Mamén Rivas, Carmen Ramón, Julian Moreno, Mª Jesús Revilla, Antonio Giménez, Julia y Cristina Pérez Broseta, el abogado José Vicente Tello y su mujer María Dolores Pérez Lis, el notario Miguel García Granero y su mujer María José Dolera, Amparo Brell , las presentadoras Laura Grande y Ana García-Rivera, Josep Lozano, la estilista de moda María Cosín, los interioristas Verónica Montijano, Sigfrido Serra y Mateo Climent.

Pero más allá de los estilismos de los invitados, el auténtico color de la fiesta estaba en la intensidad de las ágatas, los corales, las turmalinas, zafiros y aguamarinas de las joyas. Con diseños como estos daban ganas de convertirse en una mezcla entre María Félix y Carmen Miranda y salir a la calle enjoyada hasta las cejas para combatir el calor que nos espera en este verano que recién  comienza. El verano es excesivo por definición así que nada mejor que un buen turbante y bien de joyas para hacer frente a las altas temperaturas y brillar más que el sol o, por lo menos, para que con el calor lo único que brille no solo sea nuestra piel.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email