Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

conversaciones culturplaza

Nuria Enguita: "En el IVAM me interesa retejer la modernidad con lo contemporáneo"

Hablamos con la nueva directora del museo sobre su futuro, un proyecto que pasa por la internacionalización, un acercamiento mayor a la creación contemporánea y la apertura de su nueva sede en el Parque Central

26/09/2020 - 

VALÈNCIA. Desde hace semanas todos los ojos del circuito artístico están puestos en Nuria Enguita. Aunque oficialmente será el lunes cuando ocupe el cargo, la nueva directora del IVAM ya ha pisado la que será su casa durante los próximos años, un lugar que le es por una parte extraño y, por otra, familiar. "La persona que salió por esa puerta hace 22 años no es la misma que ahora. Ni este museo tampoco", explicaba esta semana durante la presentación de su proyecto. Nos reunimos con Enguita pocas horas después del acto en su nuevo despacho, una estancia que le cuesta unos segundos ubicar. No en vano, hace más de veinte años que dejó de formar parte del centro, en tanto que conservadora del museo, un museo al que vuelve con la misión de internacionalizarlo. También de dar forma a su nueva subsede, ubicada en una de las naves del Parque Central, un espacio que abrirá sus puertas más pronto que tarde. Y es que, tal y como ha podido saber este diario, la nueva directora visitará la próxima semana las instalaciones. Comienza la etapa de Nuria Enguita.

-Desveló Vicent Todolí la pasada semana, durante la presentación de Sandra Guimaraes, que tomó la decisión de abandonar Bombas Gens hace un año, ¿tenía entonces el IVAM como posible destino? 
-No lo tenía en mente. La decisión de mi salida de Bombas Gens no estaba condicionada por nada relacionado con el IVAM, tiene más que ver con el trabajo allí. Poner en marcha un centro es una maravilla pero consume muchas energías, con un equipo magnifico pero reducido. Yo presenté un proyecto y hubo un momento en el que me di cuenta de que ya estaba hecho. El programa electoral lo habíamos cumplido. Es una institución que se ha consolidado muy rápido, que ha tenido una aceptación increíble. Después del tercer aniversario, que pensaba que íbamos a poder celebrar a lo grande, nos fuimos. En ese intermedio sale el concurso del IVAM y me planteo que posiblemente los proyectos que yo quiero hacer puedan pasar por aquí. Por eso me presenté al concurso. 

-Llega a una casa con un ambiente, cuanto menos, enrarecido tras una convulsa transición, ¿cómo se gestiona a un equipo seguramente afectado por este contexto?
-Creo que hay una convulsión que está en los actores que han formado parte de esa convulsión. ¿En el equipo? Lo tengo que detectar, es algo que no he sentido. No digo que no esté esa convulsión, pero no la he sentido. La semana que viene me empiezo a reunir departamento por departamento. Lo que yo no voy a alimentar es ningún tipo de cuestión que no tenga que ver con mi misión en el museo. El trabajo continúa. 

-Quiere que el museo mire ‘de igual a igual’ a grandes museos de su entorno, ¿en quién se mira?¿con quién quiere potenciar relaciones?
-El museo tiene y ha tenido unas relaciones, tiene un pasado interesante y un entorno socioestratégico que nos corresponde, como es el mediterráneo y Europa, aunque también tenemos relaciones con China o Estados Unidos. ¿Dónde nos podemos mirar? Hay una cuestión de presupuestos y tamaño, que hace que podamos hacer exposiciones con unos u otros museos. Me gustaría establecer relaciones que sean bidireccionales, algo que en tiempos de covid-19 es mucho más difícil, también es verdad. También intentar invitar a curadores. La internacionalización tiene que ser desde muchos puntos. Hay muchos museos que me interesan por su trabajo, en el sentido de lo que han conseguido también, como es el MuHKA de Amberes, el Carré d'Art de Nimes o el CAPC de Burdeos, con el que este casa ya colabora. Son museos de ciudades no tan centrales pero que tienen un buen trabajo. También el Pompidou o el Musée d'Art Moderne de la Ville de Paris, para lo que tendríamos que ver qué nos puede relacionar con ellos de nuestra colección. Hay que potenciar esta magnífica colección en lo moderno y en lo contemporáneo.

Foto: ESTRELLA JOVER.

-Internacionalizar el centro se ha presentado como el gran objetivo de esta etapa, una palabra que se puede materializar de muchas maneras, ¿cómo se traduce en su proyecto?
-Un museo solo será relevante internacionalmente si hace una propuesta con unos procesos propios. La misión de este centro es en lo moderno y en lo contemporáneo, con lo que hay que intentar hacer grandes exposiciones de artistas, sobre todo mujeres, de la modernidad que están en nuestra colección y que no se han hecho en los 30 años del museo. Pero también quiero establecer ese tipo de programas, tanto de discurso como de práctica artística, con comisarios invitados. Mi idea es trabajar con comisarios externos, de diferentes edades, y establecer relaciones con nuestros agentes que no solo pasen por una exposición. La internacionalización tiene que ver con establecer vínculos. 

-Precisamente en su presentación hablaba de los museos franquicia, entiendo, como antónimo de esa idea museo con identidad propia. 
-Esos museos franquicia también han evolucionado. No es lo mismo el Guggenheim de Abu Dhabi, que ha hecho una colección increíble de arte de la zona. Creo que el IVAM es un lugar idóneo, como los es València, para marcar unas identificaciones propias. Cada ciudad es un centro, es un lugar de encuentro. Tenemos que encontrar esa forma de enraizarnos en un lugar para, desde ahí, hablar al mundo. Este es el espacio ideal, más que si estás en una gran ciudad, donde hay una cacofonía mayor. 

-Hablemos de la subsede. Háblenos de su proyecto para este nuevo espacio. 
-Yo empecé en este museo con una subsede [el Centre del Carme], de la que yo me encargaba. He hecho un proyecto que cuenta con artistas consagrados, nacional e internacionalmente, [es] un lugar donde se puede hacer una instalación potente; un lugar que también incluye actividades de artes vivas y un programa de mediación para artistas jóvenes. Me interesa que sea un proyecto transgeneracional, un lugar en el que un artista consagrado se pueda unir con los participantes del programa, y que se articule en su entorno [...] en una zona de nuevo desarrollo pero también con una entidad socioeconómica concreta, frente a Russafa. 

Foto: ESTRELLA JOVER.
-Insiste en que este es un centro de la modernidad y contemporáneo, ¿cómo convivirá con el Centre del Carme que, aunque sin colección propia, tiene la creación contemporánea como pilar?
-Esta pregunta me la hice yo cuando presenté el proyecto. Yo creo que la modernidad no ha terminado. No solo eso, están volviendo muchas de las cosas que habíamos dejado atrás, como nacionalismos, guerras, etc. En algunas cosas estamos yendo hacia atrás. Lo que me interesa en el IVAM es retejer esa modernidad con lo contemporáneo, trabajarlo de una manera que complemente lo que se está haciendo en el Centre del Carme. Tenemos que ser conscientes de que nuestra misión es el el arte. El trabajo magnífico, por lo que respecta al arte contemporáneo, que está haciendo el Centre del Carme es dar primeras oportunidades a mucha gente. Eso es necesario en una ciudad. 

-Aun así también cuentan con programas de artistas de media carrera, etc.
-Serán modos de hacer diferentes. En todas las ciudades hay dos o tres espacios que trabajan el arte contemporáneo. En ciudades donde hay una normalización mayor de espacios culturales eso pasa. De el Centre del Carme pueden salir personas que luego trabajen, de otra manera, en el IVAM. 

-La anterior dirección abrió dos nuevas vías de trabajo, tanto desde el punto de vista expositivo como de adquisición, con la ilustración/cómic y, más recientemente, el diseño, ¿seguirá estos caminos? 
-Estoy dando forma a la programación. Hasta antes de ayer no sabía el programa, porque no era público. Es verdad que ha habido una exposición de diseño y el cómic se ha trabajado. No puedo decir sí o no, tengo que encontrar el encaje en el programa de los próximos cinco años. Tengo que estudiar lo que se ha hecho, los compromisos que tenemos y ver cómo podemos continuar. 

- Algunas de las cuestiones pendientes que tiene, entre otras cosas, es elegir al subdirector de Colección y Exposiciones del museo, y al Consejo Asesor tras su dimisión.
-En el nuevo organigrama la subdirección no es una subdirección de Colección y Exposiciones, no hay que suplir una plaza. Como directora tengo derecho a una persona de libre designación. No puedo decir el nombre todavía, pero se resolverá más pronto que tarde. Por su parte, el Consejo Asesor es un consejo de confianza del director. Tengo una serie de persona que podrían hacer un trabajo de prestigio y apoyo al museo, tengo que elevarlo a los órganos correspondientes y también creo que pronto se resolverá. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email