GRUPO PLAZA

investigación de la crisis

Olivas afirma que Banco de Valencia era solvente e insinúa que Caixabank se benefició con su rescate

5/06/2018 - 

VALÈNCIA. (EP). El que fuera presidente de Bancaja y su participado Banco de Valencia y después vicepresidente de Bankia, José Luis Olivas, ha asegurado este martes en el Congreso que el Banco de Valencia contaba con fondos suficientes para cubrir su déficit de provisiones, por lo que ha cuestionado su intervención por parte del Banco de España.

Así, ha afirmado ante la comisión que investiga la comisión de la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro que esta entidad contaba con fondos propios superiores a los 1.200 millones de euros, con los que cubrir el déficit de 560 millones en provisiones que detectó en noviembre de 2011 el Banco de España al cerrar su inspección. Ese mes el banco fue intervenido, se le inyectaron fondos públicos y después se vendió por un euro a Caixabank.

"Todavía quedaban 700 millones de capital, a pesar de cubrir esos 560 millones. ¿Por qué se dotaron 5.000 millones, se le inyectaron...? No lo sé, pero puedo decir cosas que he leído y no me resisto a que las lean", ha dicho.

Recelos sobre Caixabank

A continuación, Olivas ha comenzado a relatar informaciones publicadas en medios de comunicación con las que se ha apoyado para sugerir que CaixaBank se benefició con la compra de la entidad que presidía al simbólico precio de un euro, una vez fue intervenida y se le hubieran inyectado 5.500 millones de euros de dinero público.

Así, ha señalado que en 2013 se cifraba en 1.777 millones el beneficio "extra" "gracias a Banco de Valencia", la compra "le permite aumentar 4.000 millones de euros" sus dotaciones y, aun siendo una entidad más pequeña y con mucho menos activos, mejoró su ratio de recursos propios. Por otro lado, ha dicho que se benefició de 560 millones de activos fiscales con los que contaba la entidad vendida.

"Empezamos a ver y a atender dónde van los 5.000 millones de euros", ha ironizado Olivas, que tras su exposición de estas cifras ha asegurado que "aquí alguien se benefició bastante de este tipo de decisiones".

Defiende que Bankia salió a Bolsa "con todos los beneplácitos del mundo"

El que fuera presidente de Banco de Valencia, Bancaja y vicepresidente de Bankia, José Luis Olivas, ha defendido este martes en el Congreso que Bankia salió a Bolsa "con todos los beneplácitos del mundo", lo que le ha llevado a rechazar las acusaciones por las que se encuentra investigado por la Audiencia Nacional: "Aquí no hay ninguna estafa, con todos mis respetos", ha dicho.

"Si nos hemos equivocado, nos hemos equivocado muchísimos", ha dicho, enumerando a las agencias de calificación, bancos de inversión, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los informes de auditoría, las autoridades europeas, y el Banco de España, que acordó no oponerse a la ampliación de capital que conllevaba esta operación.

 

Olivas ha señalado que el informe de seguimiento de la inspección del Banco de España, realizado dos semanas después de la operación, consideraba cubierto el posible deterioro de sus activos crediticios e inmobiliarios, y que el propio supervisor informó, ante requerimientos judiciales, que Bankia había realizado un ajuste mayor a las pérdidas esperadas: 9.207 millones frente a 8.040 millones. "No sólo se cubrió lo que decía el Banco de España, sino que se cubrió por exceso", ha dicho.

Por último, ha recordado que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), publicó cinco días antes los resultados del 'test de estrés' realizado a 25 entidades españoles --"Bankia cumplía ampliamente los requisitos exigidos"-- y que la CNMV entendió que "no había motivos para entender que la emisión atentaría contra el interés de los inversores", tal y como aseguró en diciembre de 2016 el Consejo de Estado.

Por otro lado, ha destacado el control que ejercía el supervisor bancario sobre esta entidad rescatada, asegurando que Bankia "no actuaba por su cuenta sin el conocimiento del Banco de España" y que su salida a Bolsa fue "un proceso monitorizado y controlado absolutamente por el Banco de España".

Estudia recurrir sentencia por estafa al Tribunal de Derechos Humanos

El expresident de la Generalitat y de Bancaja ha dicho que está estudiando recurrir al Tribunal Europeo de Recursos Humanos la sentencia que le condena a año y medio de prisión por falsedad y delito contra la Hacienda pública.

Un juzgado de Valencia condenó en enero de 2017, a Olivas, a año y medio de prisión por falsedad y delito contra la Hacienda pública, y a una multa de 151.800 euros, tras emitir, a través de su empresa Imarol SL, una factura falsa para justificar un ingreso de 500.000 euros por unos servicios de asesoramiento.

Al respecto, Olivas ha indicado que aunque las condenas "se cumplen y se aceptan", ésta no la comparte. "La justicia no es infalible", y "mi abogado está estudiando recurrir esta sentencia al Tribunal de Recursos Humanos de Estrasburgo, porque no estoy de acuerdo con el resultado", ha asegurado.

Durante su comparecencia, Olivas también ha hecho referencia a la Operación Coral que analiza los préstamos supuestamente fraudulentos que Bancaja y el Banco de Valencia otorgaron al Grupo Grand Coral para sufragar sus inversiones en México entre 2005 y 2010.

Al respecto, ha explicado que esta operación de financiación tenía una visión estratégica "a corto, medio y largo plazo", y "tenía lógica, ya que de hecho, era un negocio para la oficina que Bancaja tenía en Miami", ha dicho Olivas, que se ha mostrado confiado en salir airoso de las causas judiciales que tiene pendientes. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme