GRUPO PLAZA

economista senior de Aberdeen Standard Investments

Paul Diggle: "La decisión de poner fin al QE tiene más que ver con la política que con la economía"

Para el economista senior de Aberdeen Standard Investments, la liquidación de las compras de activos complacerá a los 'halcones' en el consejo de gobierno del BCE y en particular a los alemanes

13/12/2018 - 

VALÈNCIA (VP/EP). El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de la facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de la facilidad de préstamo en el 0,25%. Los tipos de interés se mantendrán en esos niveles "hasta al menos durante el verano de 2019", según ha vuelto a subrayar la autoridad monetaria.

El BCE mantendrá el ritmo previsto del programa de compras de activos. En este sentido, la entidad presidida por Mario Draghi terminará en diciembre su programa de compra de activos, después de hacerse durante el último mes del año con un volumen neto de 15.000 millones de euros. Además, ha añadido que el BCE planea "reinvertir" la mayoría de la deuda que vaya venciendo durante un período "prolongado" tras el final de las compras netas de activos, especificando que será durante el tiempo que sea "necesario" para "mantener" las condiciones de liquidez y un "amplío grado" de acomodación monetaria. El Consejo de Gobierno tiene intención de seguir reinvirtiendo, al completo, los pagos principales de la deuda que venza bajo el programa de compra de activos por un periodo prologando después de que empiece a subir los tipos de interés", ha explicado.

Para Paul Diggle, economista senior de Aberdeen Standard Investments, "la decisión para poner fin al QE tiene ahora más que ver con la política que con la economía. La liquidación de las compras de activos complacerá a los 'halcones' en el consejo de gobierno del BCE, en particular a los alemanes, y si se cierran los ojos lo suficientemente fuerte, los datos económicos pueden justificar la decisión". 

El experto añade que "a pesar de que es muy probable que los nuevos pronósticos económicos impliquen revisiones a la baja, el BCE todavía tiene grandes esperanzas de que aparezcan bolsas de crecimiento y la inflación subyacente repunte a medida que aumentan los salarios. Pero ambas expectativas son demasiado optimistas cuando se considera qué es lo que está pasando en el mundo, por no hablar de Europa. Sospecho que ahora Draghi nunca podrá aumentar los tipos".

Asimismo considera que "la reunión deja grandes preguntas sin contestar sobre cómo va a responder el BCE si los datos siguen debilitánose. Todo lo que hemos visto es que la reacción será lenta. El BCE siempre ha sido lento para flexibilizar y rápido para endurecer su política monetaria. Draghi sabe que solo puede ganar el apoyo del Consejo de Gobierno para actuar una vez que la situación económica se haya agravado bastante. Por ahora estamos un poco lejos de esa situación y, además, la influencia de Draghi se irá reduciendo gradualmente a medida que su salida del BCE se acerque en octubre del próximo año. La única opción real que le queda a Draghi, en caso de que la economía empeore, es modificar el lenguaje del banco sobre la política futura".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email