Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

Peset Aleixandre, la avenida de la dignidad y la justicia

11/07/2020 - 

Hay ciertos personajes a los que uno en la vida guarda respeto y honor, no por la trayectoria que han desarrollado a lo largo de su carrera profesional, sino por lo que la naturaleza de los hechos les ha deparado. Joan Baptista Peset Aleixandre es uno de ellos. Catedrático de Medicina Legal y Toxicología por la Universitat de València, de la cual va ser rector entre 1932 y 1934. Como militante de izquierda Republicana en febrero de 1936, fue candidato al parlamento por el Frente Popular, resultando ser el  político más votado en la circunscripción de València. Moderado y liberal, asistió a la última sesión celebrada en el pleno de  las Cortes republicanas. El 1 de febrero de 1939, en Figueras, acompañando al resto de compañeros, huíria al país vecino. Días después, Peset Aleixandre acabaría sopesando su regreso a València siendo finalmente detenido. 

En el consejo de guerra al que fue sometido, condenado a muerte, pero con el reconocimiento y distinción por su labor humanitaria a muchos de los perseguidos, el tribunal acabaría solicitando el indulto.Los sectores más duros del régimen franquista no aceptaron el resultado, promoviendo una revisión de la pena que eliminara dicho indulto. Otras personas de las altas esferas afines a la dictadura, incluido el Arzobispo de la ciudad, Prudencio Melo, volverían a solicitar la anulación de la condena, pero el General Francisco Franco la negaría finalmente. Peset Aleixandre murió fusilado. Hace apenas unos días el doctor hubiera cumplido 134 años. Quizás la alteración de los acontecimientos en el calendario del tiempo le hubiera deparado una muerte más digna, más natural y más justa. Peset Aleixandre es de los pocos ciudadanos ilustres de València que cuenta con un rótulo en la membrana del callejero y con un edificio público destacando su labor profesional.

Mi primera operación quirúrgica fue de anginas, era apenas un niño, y la llevaron a cabo los doctores en el centro hospitalario que hoy lleva su nombre en el luminoso. En aquella intervención, dicho hospital portaba el nombre de Sanjurjo. Posteriormente  a  la extracción de las anginas, los albañiles de la democracia acabarían por rendirle honores. Tras muchos años leyendo y releyendo sobre la atmósfera de mi patria chica, València, en un desplazamiento con Eduard Ramírez visitamos en Masías el hogar familiar de Francesc Cuevas Mir, hijo de Josep Rodríguez Tortajada, el que fuera el presidente proscrito del Valencia CF. El número 13, el número de la mala suerte. En aquella fría velada y oscura noche, creo recordar que fue en el mes de noviembre, la tertulia deparó para mucho, pero principalmente los contenidos pilotaron sobre los recuerdos y anécdotas del mandatario valencianista y político republicano. Uno de ellos destacaría por encima del resto, Francesc, con cierta tristeza y nostalgia narraba como Peset Aleixandre entregaba a Rodríguez Tortajada la corbata que llevaba puesta el día de su muerte camino del pelotón de fusilamiento.

Avenida del Doctor Peset Aleixandre

Aquella acción quedaría grabada para siempre en mi caja gris. Desde esa fecha Peset Aleixandre aparece en mis sueños cada vez que circulo o paseo por su avenida guardándole el mayor de los respetos. En un tiempo de insistente reordenamiento de la urbanización y pacificación de plazas y calles más emblemáticas de la ciudad no podemos dejar en fuera de juego la de Peset Aleixandre. La avenida flanqueada por General Avilés y Primado Reig es una vía rápida, incómoda e insulsa. Una carretera del pasado que no se ajusta a la realidad de una urbe que busca encontrar las paz con el ruido. Peset Aleixandre es una avenida que no cuenta con apenas tramos de carril bici en su recorrido, con dos túneles de entrada y de salida, con los contedores de residuos ubicados en las aceras estrechando aún más el paseo. Peset Aleidrandre necesita una intervención quirúrgica urgente. Un transplante que le haga flamear y ondear al viento la memoria, la justicia y la dignidad a pocos días de conmemorarse aquella efeméride (18 de julio) que jamás debemos volver a revivir. España hoy es más grande y más libre. Devolvamos a Peset Aleixandre al lugar que se merece en el tiempo empezando por adecentar su avenida, los vecinos nos lo agradecerán.  

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email