GRUPO PLAZA

cuando había uhf

Popgrama, el día que el rock llegó a la televisión española

Ramoncín, Mike Oldfield, Alaska y los Pegamoides, Veneno, Ocaña, Sex Pistols... Popgrama hizo que la televisión vibrara al ritmo del rock y se quitara de encima, aunque solamente fuera durante unos minutos, un poco de solemnidad

19/11/2022 - 

VALÈNCIA. Con el objetivo de ofrecer algo renovador a una televisión que en aquel momento era rancia como ella sola llegó a la parrilla Popgrama. Ocurrió a finales de 1977 y, según contaba Diego Manrique en un artículo en Cuadernos Efe Eme, el programa nació porque el gobierno de Adolfo Suárez quería «credenciales de modernidad». Manrique sabe bien de qué habla, ya que fue uno de los artífices del que podríamos considerar el primer programa de TVE interesado en difundir la cultura juvenil sin edulcorantes ni moralinas. Hasta ese momento, los programas musicales eran muestrarios de novedades discográficas y éxitos del momento, todo al servicio del playback. Muy lejana quedaba el programa pop que a finales de los sesenta realizaron Pedro Olea e Iván Zulueta: Último grito. Atrás quedaba también el intento de hacer una televisión musical que no sucumbiera a la censura, como el Mundo Pop de Gonzalo García Pelayo que presentó Moncho Alpuente. Pero en 1977, los tiempos eran otros y la voluntad de dejar atrás las huellas de la dictadura eran más que evidentes. En ese momento, la contracultura —conocida como rollo o rrollo— era una mezcla compuesta por rock, cómics, folklore, publicaciones progresistas y cine de autor. Mientras Inglaterra afrontaba la culminación del punk, aquí la revolución musical la constituían los grupos de rock urbano, el rock layetano que se hacía en Barcelona y los cantautores politizados. Popgrama se propuso mostrar al público todo cuanto pudiera de ese panorama.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Manrique fue uno los cuatro principales conductores del programa que, inicialmente, fue concebido como una revista de cincuenta minutos de duración. Se emitía semanalmente y entre sus presentadores estaban Paco de la Fuente —venía de la promoción discográfica y después se integraría al mundo de las cadenas musicales—, el recientemente fallecido Ángel Casas —había fundado la revista musical Vibraciones en Barcelona— y Carlos Tena, cuya irreverencia ante las cámaras aportaba un huracán de aire fresco. Tena le echaba desfachatez y no se cortaba un pelo, daba igual que se tratase de Bob Marley que de una Alaska aún adolescente, quien en el ensayo de los recién creados Pegamoides, le decía a Tena que a ella le gustaba el punk tanto como las cantantes pop nacionales estilo Karina. En la primerísima etapa del programa también estuvieron presentando locutores como Ramón Trecet y Montserrat Doménech, así como el polivalente Moncho Alpuente, pero fueron Tena, Manrique y Casas quienes acabaron convirtiéndose en sus rostros más representativos.

* Lea el artículo íntegramente en el número 97 (noviembre 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

Sida, de señalados a ‘VIHsibles’

Por  - 

El sida representa uno de los mayores avances científicos en lo referente a los antirretrovirales, pero en lo social los éxitos se traducen en fracasos con la pervivencia del estigma, el aumento de la desinformación y la falta de percepción del riesgo que apuntan a la necesidad urgente de un pacto social que haga visible el virus y sus múltiples caras   

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme