Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

conversaciones para pensar la ciudad insurrecta

'Posar el cos': una guía del activismo en València a través de la cultura

19/06/2020 - 

VALÈNCIA. En un momento político en el que se habla de teorías, de leyes o de otras entidades abstractas, no está de más recordar que cada lucha es una suma de personas, con sus cuerpos y con sus ideas. Personas que se mueven, que resisten y que contestan en vez de callar. Sobre València siempre ha caído la losa del meninfotisme, pero contra los datos de las diferentes elecciones que mantuvieron durante dos décadas a la derecha en el poder, queda el testimonio del tejido activista que se ha ido formando precisamente como contrapoder. Posar el cos es hijo de todo el trabajo de las militancias, un libro que reúne nueve conversaciones entre Enric de Gràcia, del colectivo VLCETC, y activistas de diferentes luchas y sensibilidades a lo largo de València. "Marc Delcan dijo una vez que aprendimos durante esa época a hacer las cosas desde abajo y sin ninguna ayuda institucional, y aunque ahora hay más apoyo, seguimos sabiendo funcionar así. Este libro es un buen ejemplo de esto", explica el coordinador y editor.

A lo largo de 150 páginas, De Gràcia transcribe las conversaciones que mantuvo a lo largo de 2019 con Josep Lozano (hijo), Sílvia Cortés, Carla Chillida, Marc Soler, Anaïs Florin, Marc Delcan, Làuder, Yos Erchxs y un grupo de cinco activistas del Forn de Barraca. En ellas se alude a diferentes momentos de la lucha social de los últimos años que han impulsado en València un cambio, o al menos, una insurrección. Se debate sobre el 15M, la Primavera Valenciana o más recientemente, las luchas por los proyectos urbanísticos de expansión en detrimento de l'horta

- ¿Es un trabajo más didáctico sobre estas luchas o una reflexión para gente ya iniciada?
- Creo que quería ser lo primero y ha acabado siendo más lo segundo. Por la cantidad de temas que se tratan, es muy complicado, y depende de qué manera tratamos cada colectivo, habrá algunos que se presentan con más contexto y otros que no.

El subtítulo de este primer volumen (ya está pensada, al menos, una segunda parte) es "Un breu homenatge a l'activisme", algo que explica Enric de Gràcia: "No queríamos utilizar la palabra activismo como una herramienta de marketing, y por eso se llama Posar el cos, porque se trata de reivindicar a las personas que han hecho posibles estas luchas a lo largo de tantos años". El contenido y las reflexiones dibujan un mapa espacial y temporal que contrapone la crónica política con la urbana, ¿cuál ha sido el alcance de las resistencias vecinales? ¿cómo ha cambiado la relación entre la ciudadanía y sus calles? ¿de qué manera la ciudad ayuda o dificulta el cambio? ¿el cambio de fuerzas en el ayuntamiento hasta qué punto a favorecido o cooptado todo lo conseguido hasta entonces? Y sobre todo, ¿cómo han vivido, en común, estas personas su parte de la lucha?

Activismo y militancia, un viaje de ida y vuelta

La selección de las personas que forman parte de este primer volumen es casi una selección personal de Enric de Gràcia, que ha ido buscando a gente con las que ha coincidido en distintos círculos militantes y artísticos. De esta manera, el libro no solo sirve para reflexionar sobre los propios activismos sino también sobre el papel que ha tenido en esto la producción artística. Se habla, por ejemplo, del teatro de Atirohecho, o de la exposición Batallar // Batallem en La Gallera, o del trabajo de Anaïs Florin

Por una parte, De Gràcia apunta a que "el o la artista militante ha de ofrecer su trabajo desde una posición de humildad, a pesar de la importancia y la efectividad que puede suponer una buena utilización de la imagen en una lucha colectiva". Por otra parte, también señala que "es imprescindible entender el hecho artístico desde lo político, y que por tanto, no solo estamos hablando de la implicación de los artistas en las luchas sino de que aquello que ocurre políticamente sea material de reflexión por parte de la cultura". Este viaje de ida y vuelta ha tenido grandes éxitos que traspasan el alcance de ciertas militancias (por ejemplo, el trabajo gráfico de Diego Mir para Per l'Horta, o la didáctica de luchas sociales en las letras de Orxata Sound System). 

Contra la losa mental del meninfotisme, Posar el cos propone la cultura desde la calle, la calle en la cultura, y las dos contra la injusticia. Una fórmula que en València (aunque a veces se imponga el pesimismo y el inmovilismo) se conoce muy bien.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email