X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Prevencan, una técnica para salvar la vida a los enfermos de diabetes

30/06/2017 - 

VALÈNCIA. Siempre hemos sabido que el perro es el mejor amigo del hombre y ahora también se ha convertido en una gran ayuda asistencial para diabéticos que necesitan saber en todo momento cuál es su nivel de azúcar para no sufrir ningún sobresalto.

La técnica que puede ayudar a pacientes que sufren alguna crisis o ataque difícil de predecir se llama Prevencan y, en la actualidad, en València Dora García, o como le gusta que le llamen “Dora adiestradora” es la única que puede enseñar a estos animales a conseguir ese nivel de alerta para salvar vidas.

En concreto, Dora empezó su trabajo de adiestradora con animales que sirvieran para detectar las subidas o bajadas de azúcar de sus dueños. “La idea es que el can pueda detectarlas antes de que se produzcan”, explica la adiestradora. En los últimos años ha dedicado sus energías a desarrollar esta técnica que consigue que los animales puedan ser una gran ayuda gracias a “refuerzos positivos”.

“Empecé en esto después de ver un documental en el que salía una familia que tenía un niño que sufría apneas y había entrenado a su perro para que reconociera los sonidos que hacía el niño y así poder avisar a sus padres sino estaban con él”, explica Dora.

Según cuenta, pensó que esto se podía aplicar a otras patologías y así se le ocurrió que se podría usar en la diabetes para prevenir esas subidas o bajadas que pueden ser tan peligrosas para el paciente. Estos animales son capaces de detectar cuando el diabético sufre una crisis,  ya que tienen un olfato, “mucho más desarrollado que el de los humanos” porque cuando se produce una subida de azúcar  el aliento tiene un olor distinto a cuando se produce una bajada. 

Dora explica que estos animales son de gran ayuda y proporcionar tranquilidad a sus dueños. “Si tenemos en cuenta que, según estudios publicados en 2030, el 50% de la población será diabética, Prevencan será de una gran utilidad para la sociedad”.

“Ya llevamos siete perros entrenados y uno de nuestros objetivos es conseguir que estos animales consigan la certificación que expide la Generalitat Valenciana para que puedan acompañar a sus dueños a todas partes al igual que los perros lazarillos”. 

Está muy animada porque ya han logrado que dos de estos perros pueda acompañar a su propietaria a todas partes e “incluso a  su centro de trabajo”, manifiesta Dora.

 Este certificado que lo tramita la Dirección General de Diversidad Funcional, a través Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, consiste en un examen que tienen que pasar “el perro y su dueño”.

Y, por esta razón, el trabajo se desarrolla, aunque depende del animal, durante seis meses de manera intensiva en la casa del dueño y luego se realizan sesiones más espaciadas pero “la idea es que sigan enseñándoles cosas durante toda la vida”, matiza. No existe ninguna raza mejor que otra para entrenar, “depende del carácter del animal” y, por supuesto, “trabajamos mucho con las protectoras de animales”.

Proyecto de Innovación social 2016

Dora está muy ilusionada con su proyecto: “Detección médica con animales Prevecan”. El año pasado lo presentó a unas ayudas que concede el Ayuntamiento de Valencia y le dieron la máxima puntuación. Con esta subvención ha viajado a Estados Unidos, donde llevan más de 20 años entrenando a perros en asistencia médica, y durante un mes y medio ha aprendido nuevas técnicas para desarrollar su nuevo plan.

“Por un lado, ofrecer un servicio de entrenamiento fiable, eficaz y con el apoyo de sus profesores internacionales encontrar nuevas aplicaciones a los perros de alerta médica”, señala. “He participado entrenando un perro para migrañas” y, como ella explica “en este centro forman a perros para epilepsia, narcolepsia, ataques al corazón y, además, investigan el diagnóstico precoz de enfermedades graves”.

Junto con el grupo de Oncología Molecular de la Fundación Investigación Hospital General de Valencia está trabajando en un estudio que tiene como objetivo la detección del cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) con muestras mínimamente invasivas, que pueden provenir de distintas localizaciones corporales (aliento, sangre, orina, entre otros) para que mediante el olfato de los animales se pueda discriminar las muestras sanas de las enfermas.

El estudio empleará el extraordinario olfato de los perros en las etapas iniciales del proyecto como método de diagnóstico temprano y no invasivo para detectar el CPNM de manera precoz y poder proporcionar a los pacientes las mejores alternativas terapéuticas.

“En este proyecto los perros conviven conmigo y gradualmente aumento el nivel de exigencia y evaluamos el ritmo de aprendizaje de cada animal. Adaptamos nuestro adiestramiento a la rapidez y evolución de ellos”.

El equipo de oncología del General de València está muy implicado con esta investigación  y “la idea es que los perros se puedan especializar por tipo de cáncer”. 

Hay estudios publicados que han demostrado que estos animales “pueden detectar el 90% de células cancerosas, por lo tanto serviría como un diagnóstico precoz”, explica Dora.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email