X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

crónica vp - último día de campaña electoral

Puig cierra la campaña como favorito aunque con opciones para la derecha

27/04/2019 - 

VALÈNCIA. Este viernes a medianoche concluyó la campaña electoral para los comicios autonómicos y generales que se celebrarán este domingo 28 de abril. Una cita con las urnas especialmente histórica por diversos factores que se congregan: es la primera ocasión en la que los ciudadanos están llamados a votar al mismo tiempo la Presidencia del Gobierno y también la de la Generalitat. Por otro lado, se da la circunstancia que la hegemonía del PP en la derecha española se ve amenazada por otras dos fuerzas que vienen discutiéndole el espacio. Con este escenario, las encuestas señalan como favorito, precisamente, al PSOE de Pedro Sánchez y del valenciano Ximo Puig, que en este río revuelto en la otra orilla pueden conseguir que la formación del puño y la rosa vuelva a ser la más votada después de años de vivir a la sombra de la gaviota.

Así, el cierre de campaña acaecido este viernes dejó situaciones que, de alguna manera, resumen lo ocurrido estas dos semanas y el estado en el que llegan cada una de las fuerzas políticas en liza para este 28A.

Tres eran los partidos que habían elegido València para celebrar el mitin central el último día: PSOE, PP y Ciudadanos. De sus respectivos actos se extraen algunas conclusiones interesantes. La primera de ellas es que, tal y como vienen indicando distintos sondeos tanto estatales como autonómicos, los socialistas ostentan la vitola de favoritos y parecen llevar la delantera.

Panorámica del mitin del PSOE con más de 6.000 asistentes. Foto: KIKE TABERNER

Así, el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, optó por cerrar la campaña en València. Pero cerrarla de verdad, sin regresar a toda prisa a Madrid para hacer un último acto: de hecho, el evento concluía rozando las once de la noche. Y el mitin fue, sin duda, el más potente de todos los celebrados en suelo valenciano en estos 15 días. En voz baja, las huestes socialistas venían conjurándose para superar las más de 4.000 personas congregadas por Vox un día antes en el Museo Príncipe Felipe en un evento potente que evidencia la seria alternativa que se ha encontrado Pablo Casado (PP) y también Albert Rivera (Ciudadanos) en su camino hacia La Moncloa.

Mitin de cierre del PSOE en València este viernes con Sánchez y Puig. Foto: KIKE TABERNER

A decir verdad, el PSPV-PSOE logró su objetivo. Más de 6.000 personas en un recinto estrenado para la ocasión -el Parque Central- con ambiente festivo y lleno de optimismo. Pueden perder, pero se respiraba victoria en el cónclave socialista celebrado en la noche de este viernes. La reconciliación política entre Sánchez y Puig puede aportar frutos a ambos: el presidente de la Generalitat ha arriesgado el todo por el todo adelantando las elecciones y uniendo su destino al que fue su enemigo interno. La presión es alta y, de hecho, algunos atribuyen al agarrotamiento de Puig en los últimos debates al cansando y a la propia presión de la decisión personal adoptada con el adelanto. En cualquier caso, los sondeos apuntan a que la jugada puede salirle bien y la foto del mitin de anoche va precisamente en esa línea.

Pablo Casado en el mitin matinal del PPCV de este viernes. Foto: MARGA FERRER

Mientras, el PPCV de Isabel Bonig protagonizaba una situación tormentosa a pocas horas del cierre. Un nuevo desacuerdo entre Madrid y València descafeinaba el cierre de campaña -que debía ser el acto central de la misma- con dos actos en un mismo día que desconcertaron a militancia y medios de comunicación. Así, Pablo Casado tuvo un mitin este viernes por la mañana con Bonig y los candidatos valencianos pero apenas unos pocos centenares de asistentes. Por la tarde, ya sin el candidato a la Presidencia del Gobierno, el PPCV celebró su acto multitudinario -cuando inicialmente estaba prevista la presencia de Casado- pero con una menor atención de los medios que estaban más preocupados de las visitas de Rivera y Sánchez. Los populares valencianos no quisieron cambiar sus planes y desconvocar su acto pese a la reestructuración marcada por Génova, que pretendía no celebrar mítines por la tarde para hacer una demostración de fuerza con un cierre en Madrid al que acudieran cargos y militantes de toda España.

Imagen del mitin del PPCV de este viernes por la tarde, ya sin Casado. Foto: VP

Un final de campaña que emborronó parte del trabajo de remontada realizado en estas dos semanas: la posibilidad de que el PPCV midiera fuerzas con el PSPV en mítines parejos se quedó en aguas de borrajas, por lo que ya no habrá más pistas antes de las votaciones. Ahora bien, de cómo se gestionó la organización de los eventos en un partido tan tradicionalmente jerarquizado y ordenado como es el PP, se desprende la existencia de una fuerte crisis entre Madrid y València que arreciará si no hay victoria popular.

Por su parte, Compromís tiró de originalidad y cierto descaro para competir con sus rivales. Habiendo ya celebrado su mitin central días atrás y con pocas posibilidades de competir con músculo con los gigantes estatales, Mónica Oltra y los suyos apostaron por un cierre de campaña -no demasiado poblado de militantes- en la Plaza de la Virgen pero que incluyó la proyección en el Palau de la Generalitat de un mensaje: "Oltra presidenta". Una maniobra que causó malestar en sus socios en el Consell, el PSPV de Puig, que cuestionaron la ética de proyectar sin permiso un mensaje electoral de esas características en la sede oficial del Gobierno valenciano.

Mónica Oltra en el cierre de campaña de Compromís con su proyección sobre el Palau

Volviendo a los que se la decidieron jugar a lo grande en València, Ciudadanos acudió con toda su artillería -Albert Rivera, Inés Arrimadas y Toni Cantó-al Antiguo Cauce del Turia, en su último gran acto de campaña. Un escenario que, precisamente, había elegido Compromís para su mitin principal hace dos semanas. El resultado fue similar: algo más de 2.000 personas -aunque las fuentes oficiales pintaran mayores cifras- y la misma sensación de tratar de convencer de la remontada que proyectó la coalición valencianista. Posible, pero difícil.

Imagen del mitin central de Cs este viernes en València. Foto: EDUARDO MANZANA

Por su parte, Unides Podem optó por Elche para poner fin a la campaña. Un mitin en este caso sin las grandes estrellas nacionales, que ya pasaron días atrás por València. La formación morada ha basado su campaña en actos pequeños con una gran cantidad de kilómetros a las espaldas de su candidato a la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau. Eso, junto a la alianza con Esquerra Unida y el tirón de Pablo Iglesias, les hace concebir esperanzas de mantenerse con holgura en Les Corts. De lo contrario, la mayoría del bloque de izquierdas estará en peligro.

Cierre de campaña de Unides Podem en Elche. Foto: VP.

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email