GRUPO PLAZA

CRÓNICA VP - EL PRESIDENT da nueva vida a viejos ANUNCIOS y EL PP recupera LOS 'PAÏSOS CATALANS'

Un taller práctico de reciclaje para celebrar el regreso de Puig a las sesiones de control

Compromís estrena su cambio de síndica con el debut de Papi Robles y Ciudadanos se reconvierte en el adalid de una financiación justa. Sólo VOX sigue igual que siempre

11/02/2022 - 

VALÈNCIA. 11 semanas, 80 días o dos meses y medio. Cada uno con su particular contador, a modo de bienvenida, todos los partidos de la oposición afearon este jueves al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que no se hubiera sometido a ninguna sesión de control desde noviembre. Para celebrar el reencuentro, unos y otros hicieron una oda al reciclaje en sus más diversas variantes. 

La popular María Jose Catalá pasó de puntillas por la gestión de los menores tutelados y el incendio de Moncada para meter el dedo en Sanidad. Por un lado por las sentencias que condenan a la Generalitat por la falta de material de protección para los sanitarios. "Le pido por dignidad que no las recurran", reclamó. Después porque se les pida que devuelvan la parte de la paga extra que se les dio que corresponde a los días de descanso a los que se les obligó. "Qué cutre", apuntó.

Para contestar, Puig empezó con el reciclaje: de la petición de perdón a los sanitarios que hizo en abril de 2020; de una sentencia que condenó primero a la Comunidad de Madrid; y de licitaciones de proyectos de mejoras de centros sanitarios ya anunciados. La Marina Baixa, Petrer, Torrent o el Clínic de València. "Ximo-anuncios reciclados", definió Catalá. 

Puig también avanzó un programa para que municipios de hasta 20.000 habitantes y mancomunidades puedan contratar técnicos para pedir fondos europeos. Al final, de eso se trata ahora. Igual fue lo más importante del día, pero vende poco.



También en el PP están dispuestos a dar una nueva vida a objetos antiguos, en este caso a los 'Països Catalans', para tratar de sacarles una nueva utilidad, en este caso votos. Catalá anunció en los pasillos que habían dado su apoyo a un manifiesto contrario a los mismos "para que no nos los metan con una cucharilla". Otra estrategia electoral que, si no es reciclada, lo parece mucho.

Para tratar de que no le incluyeran en ese saco, la nueva síndica de Compromís (también aquí se da nuevos usos a los diputados), Papi Robles, especificó que era "nacida en Murcia, de Orihuela" y que ve crecer a sus hijos en València. Después, le preguntó a Puig pero sin querer molestar. Dijo caminar hacia la "recuperación" de servicios públicos y habló de "proteger" L'Albufera, aunque lo que parecía pedirle es revertir el servicio de transporte hospitalario y frenar la ampliación del Puerto.

Puig agradeció que evitara el rifirrafe en su estreno y la oposición festejó el idilio. "Lo que hacían ustedes (le dijo al PP en referencia a sus preguntas a sus presidentes) no eran masajes... era mucho peor", recordó el socialista. Todos los presentes agradecieron que no especificara.


Pero no fue el único reciclaje de Compromís. También Mónica Oltra reutilizó una estrategia. Dejó que el PP le echara en cara que no le hubiera dado acceso a los datos de los menores tutelados como prometió para decirles que registró el miércoles el permiso. "Lo que tienen que hacer es venir a trabajar", les espetó. Otro revolcón. Al minuto, Catalá, ya le había mandado un correo pidiendo cita.

Ciudadanos también jugó a reiventarse este jueves, convirtiéndose en punta de lanza por la nueva financiación. "No podemos esperar más y no nos podemos fiar de (Pedro) Sánchez y de (María José) Montero. ¿Soy yo o su partido no está por la labor de darse mucha prisa? Me preocupa que volvamos al 'día de la marmota'?", disparó Ruth Merino. Desde su bancada se habló incluso de "estado español" y el desconcierto era ya evidente. Para que nadie dudara de que no eran los otros 'naranja', Merino hizo referencia al cupo vasco. "Menos cuponazo y más fondo de cooperación", apuntó.


Unides Podem también dio la vuelta a su discurso y obvió la sanidad por un pleno (no sin mandar un nuevo mensaje de recuperación a la consellera Ana Barceló, que nunca fue tan querida como cuando no estuvo). Se centró en las polémicas macroplantas fotovoltaicas y en la línea de Muy Alta Tensión (MAT) para plantear la paradoja de que se desarrollen energías renovables hipotecando la riqueza natural de los lugares donde lo hagan. Puig no la resolvió. Protección del territorio, sí. Renovables, sí. Industria, también. Al menos las renovables, son "reversibles", recordó.

Quien no cambia es VOX. Comunistas, separatistas, feminazis, infamia, adoctrinamiento salvaje. "Uno de sus mentores decía que una mentira repetida se convierte en una verdad pero eso no es así: son mil mentiras", les recordó Puig. O no sabían que era una referencia al nazi Joseph Göbbles, o si les molestó, no lo hicieron oír

También repitieron el mensaje de comicios anticipados. "Recoja sus trastos, salga por esa puerta y convoque elecciones", señaló Ana Vega. Y eso le permitió a Puig darle un uso más a otro de sus mensajes. "Usted tranquila no va a haber elecciones próximamente". Reciclaje.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme