GRUPO PLAZA

La cirugía consiste en extirpar la glándula pancreática de forma total o parcial

¿En qué consiste la cirugía de cáncer de páncreas?

19/08/2021 - 

VALÈNCIA. El cáncer de páncreas es la consecuencia de un crecimiento anómalo de las células que forman parte de este órgano, situado en el abdomen, justo detrás del estómago. 

El páncreas está formado por dos partes: una exocrina (donde se producen las proteínas que ayudan al organismo a digerir y descomponer los alimentos) y una endocrina (donde se producen algunas hormonas, entre ellas la insulina).

En la mayoría de los casos, el cáncer de páncreas afecta a la parte exocrina y está relacionado con las células que producen las enzimas digestivas. Por eso, algunos de sus primeros síntomas son las náuseas y los vómitos, la inapetencia, las molestias abdominales o el aumento del tamaño de la vesícula biliar o del hígado.

Otros síntomas del cáncer de páncreas y que aparecen con el paso del tiempo son: 

  • Ictericia o piel con tonalidad amarilla debido a que el tumor obstruye el conducto colédoco, provocando una acumulación de la bilirrubina. 
  • Cambios en la textura del tejido graso. 
  • Alteraciones de los niveles de glucosa en sangre.
  • Diabetes

Factores de riesgo y esperanza de vida del cáncer de páncreas

Algunos de los factores de riesgo asociados al cáncer de páncreas descritos por la American Cancer Society son: 

  • Tabaquismo (es la causa directa de hasta un 25% de los casos cáncer de páncreas). 
  • Sobrepeso (las personas con sobrepeso tienen un 20% más de posibilidades de desarrollar este tipo de tumores).
  • Diabetes tipo 2. 
  • Pancreatitis crónica (es decir, inflamación a largo plazo del páncreas, normalmente de origen genético y causado por mutaciones en el gen PRSS1). 
  • Exposición continua a ciertos productos químicos, como por ejemplo algunos tintes.
  • Edad (el diagnóstico de cáncer de páncreas es más habitual a partir de los 55 años, y especialmente a partir de los 70). 
  • Sexo (los hombres son más propensos a sufrir cáncer de páncreas que las mujeres). 
  • Alimentación (las dietas ricas en carnes rojas y procesadas (como salchichas y tocino) y en grasas saturadas pueden aumentar el riesgo de sufrir este tipo de tumores, siendo alimentos prohibidos en personas que sufren cáncer de páncreas. Las bebidas azucaradas también pueden aumentar el riesgo de aparición de esta enfermedad). 

Por otra parte, el cáncer de páncreas tiene una tasa de supervivencia baja y una elevada mortalidad: menos del 5 % de los pacientes sobreviven más de cinco años a la enfermedad, ya que el diagnóstico suele ser tardío y no todos los tumores puede ser tratados. 

Aun así, los expertos desarrollan diferentes técnicas para tratar el cáncer de páncreas. Una de ellas es la cirugía de cáncer de páncreas o pancreatectomía, que realizan en Quirónsalud Valencia y que consiste en extirpar la glándula pancreática, de forma total o parcial, junto con las cadenas linfáticas peripancreáticas. 

¿Qué tipo de tumores pueden operarse gracias a la cirugía de cáncer de páncreas?

Según nos explica el Dr. Blas Flor, jefe de Oncología Quirúrgica del Hospital Quirónsalud Valencia, la cirugía para el cáncer de páncreas será diferente en función del tipo de tumor a tratar

“Simplificándolo, podemos decir que los tumores situados en la cabeza y cuello  del páncreas necesitan una duodenopancreatectomía cefálica, mientras que los tumores de cuerpo y cola requerirán una pancreatectomía corpóreo-caudal con o sin esplenectomía. Ambas pueden realizarse por abordaje abierto, laparoscópico o robótico".

El principal inconveniente de esta intervención es que no todos los tumores en el páncreas son resecables. El motivo es que, cuando los cánceres de páncreas se diagnostican, suelen infiltrar órganos adyacentes que contraindican la cirugía.

"Un 75% de los pacientes con cáncer de páncreas presentan enfermedad avanzada (estadio III-IV), en el momento del diagnóstico", comenta el Dr. Flor. "La razón de este diagnóstico en fase tan avanzada es que suelen dar poca sintomatología al principio y, dada la situación anatómica del páncreas, se afectan precozmente órganos vecinos con tumores relativamente pequeños". 

Por este motivo, y según la experiencia del especialista en Oncología Quirúrgica, solo un 15-20% de los pacientes son candidatos a pancreatectomía. El crecimiento del tumor hará que su operación sea más o menos viable. 

"En general, son resecables todos aquellos tumores que presenten crecimiento limitado a la grasa peripancreática. El crecimiento hacia duodeno o arteria gastroduodenal no son criterios de irresecabilidad, ya que todas estas estructuras son resecadas "en bloque" con el tumor, sobre todo cuando afecta a vena esplénica en masas de cuerpo y cola pancreática". 

El especialista de Quirónsalud confirma que "la afectación del tronco celíaco o arteria mesentérica superior son considerados criterios de irresecabilidad, al igual que la invasión de estómago, colon, mesocolon, vena cava inferior o aorta. La presencia de metástasis hepáticas, implantes peritoneales, adenopatías para-aórticas son también criterios absolutos de irresecabilidad". 

Además de que el tumor pueda o no ser resecable, hay que evaluar también si el enfermo es operable o no. "Los enfermos con comorbilidades importantes (cirrosis hepática, riesgo quirúrgico ASA IV, performance status bajo) no deberían ser estudiados de cara a establecer la resección quirúrgica, por no ser operables", explica el Dr. Blas Flor. Respecto a la edad, no es un condicionante como tal, aunque sí un factor de riesgo, ya que a partir de los 75 años es habitual que los pacientes presenten diferentes tipos de comorbilidades. 

Tipos de abordaje del cáncer de páncreas

La cirugía para el tratamiento del cáncer de páncreas puede realizarse desde diferentes abordajes: por laparotomía (el más frecuente), por laparoscopia (en crecimiento en los últimos años) y por robótica (en casos muy puntuales). 

Según explica el Dr. Blas Flor, la resección de lesiones pancreáticas por vía laparoscópica/robótica ha sido tomada con más precaución en el cáncer de páncreas que en otras neoplasias por “su dificultad técnica por situarse en retroperitoneo y cerca de grandes vasos”, lo que se traduce en una "mayor probabilidad de complicaciones posoperatorias". 

Además, por tratarse de una cirugía menos común, "es más difícil desarrollar una rápida curva de aprendizaje", por lo que no se realiza en todos los hospitales. 

Respecto a cuál es el mejor abordaje, el jefe de Oncología Quirúrgica del hospital Quirónsalud Valencia se muestra prudente. 

"Estudios llevados a cabo no han mostrado diferencias con relación al pronóstico oncológico. No obstante, esta conclusión aún no ha sido ampliamente demostrada para el adenocarcinoma de páncreas, encontrándose como beneficios inmediatos una menor incisión y menor estancia hospitalaria". 

¿Cuál es la tasa de éxito de esta cirugía?

Por desgracia, el cáncer de páncreas tiene una esperanza de vida baja y la cirugía no siempre resulta efectiva. 

"Dentro del adenocarcinoma de páncreas no metastásico, se incluyen dos grandes grupos de pacientes: los pacientes con enfermedad local o resecable (estadios I-II; en torno al 15% de los pacientes, con supervivencias a largo plazo de alrededor del 25%) y los pacientes con enfermedad localmente avanzada irresecable (pacientes con tumores T4, estadio III; el 40% de los casos al diagnóstico), con una supervivencia a largo plazo < 5% y una mediana de supervivencia de 12 a 15 meses", concluye el Dr. Flor. 

Por otra parte, el cáncer de páncreas presenta una gran resistencia a los tratamientos oncológicos como la quimioterapia, la radioterapia, la inmunoterapia o el tratamiento antihormonal. 

Por este motivo, actualmente no podemos considerar que en el cáncer de páncreas tenga un único tratamiento de referencia, ya que cada uno puede aportar beneficios al paciente. 

"La quimioterapia adyuvante (con gemcitabina o con fluoropirimidinas) parece mejorar claramente la supervivencia de los pacientes con adenocarcinoma de páncreas resecado (R0/R1). La quimio-radioterapia basada en fluoropirimidinas o gemcitabina, aunque hasta la fecha no hay datos concluyentes, el grupo de pacientes que podrían beneficiarse más de añadir radioterapia a la quimioterapia adyuvante serían los que presentan tumores grandes, afectación ganglionar y especialmente aquellos con tumor residual o márgenes quirúrgicos afectos (R1)".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme