GRUPO PLAZA

ANUARIO DE ESTADÍSTICAS CULTURALES 2021

Retorno al pasado: la pandemia lleva la cultura a un escenario similar al de la crisis económica 

28/11/2021 - 

VALÈNCIA. Ya ha llegado el Anuario de Estadísticas Culturales, un informe de unas 450 páginas que desglosa detalladamente todos los datos del sector cultural a nivel nacional. Sin embargo este año deja unas cifras desoladoras, alcanzando las cifras más bajas desde las contempladas durante la crisis económica. De 2008 a 2014 se contemplan las peores cifras en lo que respecta a la inversión y el consumo cultural por parte de los españoles, y como era de esperar la pandemia ha dejado unas cifras desoladoras debido al confinamiento. Desde Culturplaza analizamos los detalles más destacados de lo que parece un retorno a las cifras que nos dejaba la crisis, y un escenario que se espera que recupere de cara a los niveles que se mantenían entre 2018 y 2019, o a ser posible que mejoren.

El consumo de los hogares españoles en bienes y servicios culturales durante el confinamiento se destinó en un 36,5% a telefonía móvil y servicios relacionados con internet, un 33,8% a los soportes, equipos y accesorios audiovisuales del tratamiento de la información, un 20,6% en libros y publicaciones periódicas y tan solo un 9,2% en servicios culturales. En el año 2020 este 9,2% se desglosa en lo respectivo a los espectáculos en un 4,7%, casi una tercera parte de las cifras que suele presentar exponiendo así el comportamiento evolutivo más desfavorable en años. 

Vista esta imagen general de lo que ha supuesto la pandemia a la cultura pasamos a las cifras que se muestran en los sectores de cine, música y teatro. No solo con la idea del “regreso al pasado” sino con una perspectiva positiva de las cifras que se podrán contemplar en el anuario del 2022. También teniendo en cuenta que de los años 2008 a 2014 contemplamos una crisis económica por la que no se podía consumir a causa de un desbarate económico, sin embargo el confinamiento ha llegado en un momento en el que se presentaban las mejores cifras en lo referente a la cultura en los años precedentes.

Música al rescate

Comienza el análisis de datos sobre uno de los sectores que más afectado se ha visto en lo referente al confinamiento y la vuelta a la normalidad. Tal y como comentaba Luís Óscar García, presidente de la Federación Valenciana de la Industria Musical, en una conversación con Culturplaza la música la crisis de la pandemia puso en evidencia la "debilidad de la industria musical valenciana". En una entrevista reciente sobre el panorama actual aclara que considera que la pandemia ha penalizado mucho al sector musical, aunque las cifras actuales demostrarán una recuperación notable de cara al 2022. De momento los macrofestivales de la Comunitat han logrado colgar el cartel de soldout demostrando las ganas que tenían los valencianos de volver a vivirlos. 

Cuando rescatamos los datos de la crisis económica García recalca la idea de que durante la crisis económica se dejó caer tanto a la cultura como a la música. Para que esto no vuelva a suceder en el escenario poscoronavirus considera que es necesario que tanto las empresas como la programación se mantenga en un buen nivel. En lo referente a las salas Fran Bordonado, presidente de la asociación de salas de la Comunitat 'En Viu!' y a cargo de salas míticas como Loco Club, 16 Toneladas y Sala Matisse contempla una visión positiva de cara al 2022: "Se nota que el público está viniendo con ganas, además es un público que ha sabido adaptarse a la situación de desescalada... todas las mejoras que se están sucediendo respecto a las salas está permitiendo que se pueda recuperar la actividad tal y  como lo conocíamos". 

Para él la clave es la dignificación del sector, separándolo de la idea del ocio nocturno y comprendiéndolo como un motor cultural que comprende las propuestas emergentes. Hablando de propuestas a García lo que le preocupa de cara al 2022 es que haya suficiente público para poder acoger todas las propuestas: "Estamos viviendo una época de recuperación y reorganización. Ahora hay que acoger toda la programación que estaba planeada cuando estalló la pandemia".


Las historias que rodean al cine

En los años 2018 y 2019 el cine funcionaba bien, había un flujo elevado de espectadores al que le sucedía una buena recaudación. A causa del confinamiento se contempla un 75% menos de recaudación y de espectadores, pero que se prevé que pueda volver a alcanzar las cifras similares a hace un par de años. Antonio Such, gerente y programador de los Cines Babel, y presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios de Cine, comprende que la vuelta a las salas se debe a la necesidad de los ciudadanos de "salir y hacer vida normal" pero teme que la información sobre la nueva ola y la variante de COVID-19 suponga un condicionante de cara a los progresos que se estaban llevando a cabo. Tal y como  ya comentaba en un Podcast con Culturplaza en junio del 2020 lo necesario para que el cine funcione es que "todos perdamos el miedo".

Sin embargo mantiene que a la pérdida de ese miedo le acompaña una estrategia, para él la clave es llevar a cabo un máximo de actividad: "Si queremos recuperarnos de cara al 2022 tenemos que poner en marcha proyectos como el cine club o programar preestrenos. Además de traer a la cartelera películas interesantes que atraigan al público". Such también considera que gran parte de esas películas seguramente se hayan ido gestando a lo largo del confinamiento, por lo que de cara al 2022 y 2023 tendremos estrenos con grandes guiones.


El futuro incierto del teatro

Sin duda alguna el teatro ha sido uno de los sectores más afectados por el confinamiento, aunque ciertamente ha podido desescalar con mayor normalidad que el cine. Al no contar con consumo en sus salas se prevé que las cifras de cara a la temporada 2022-2023 puedan aumentar con normalidad. Si bien el número de espectadores no descendió demasiado durante la crisis económica en el caso de la crisis pandémica ha caído en picado. Pasando de las peores cifras de la crisis, contempladas en el año 2012, con 1.166.000 espectadores en las salas de la Comunitat a unas cifras de 390.000 espectadores en el año 2020. En el año en el año 2020 el número de espacios escénicos estables teatrales ascendió a 1.719, cifra que supone 3,6 espacios por cada 100.000 habitantes. Los espacios escénicos de titularidad pública representaron en el periodo señalado el 70,6% del total.  

Entre 2019 y 2020 en la Comunitat se pasa de 3.588 representaciones de obras teatrales a 1.771 comprendiendo un descenso en la recaudación de 10.359 miles de euros en 2019 a 29.946 miles de euros en 2020. Si hay un solo valor que no desciende es el del número de compañías de teatro en la Comunitat, llegando a la cifra de 358 compañías y en constante crecimiento, también aumenta el número de espacios escénicos teatrales, alcanzando los 145 y de los cuales el 77,2% son de titularidad pública.

Empleo, enseñanza y conclusiones

En lo que respecta al empleo en el 2008, en cifras previas al comienzo de la crisis (y en cifras comprendidas en miles) 706,3 personas formaban parte de la tasa media de empleo, en el año 2014 se contemplaron las cifras más bajas con poco más de 504 miles y en 2019 se comenzó a ver la luz situándose el gráfico en 710,2 miles de personas que se dedicaban a la cultura. La situación de confinamiento y los ERTES han supuesto que la población activa en este ámbito descienda a 668,1 comprendiendo un 3,5% del empleo total en España en la media del periodo anual. 

A su vez este descenso concuerda con una cuestión de enseñanza, en el anuario se contempla que el alumnado matriculado en enseñanzas del ámbito cultural muestra unas cifras equivalentes a las del 2008 y 2009, ya que en 2020 se matriculan también unos 350.000 alumnos, 50.000 menos que en el 2019, mostrando un descenso del 10,9%. A modo de conclusión cabe tener en cuenta la diferencia entre la crisis económica y la de la COVID-19. En la primera se trataba de una cuestión de recursos y gasto, sin embargo el confinamiento ha podido suponer un momento incluso de "reserva económica" que se pueda ver reflejada en el consumo a posteriori tras el levantamiento de las restricciones, y tal vez con un aumento de consumo se vuelva a las cifras elevadas del 2019, incluso en materia de enseñanza por esta idea de empapamiento con la cultura y la voluntad de potenciarla.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email