GRUPO PLAZA

el Consejo Europeo recomienda de momento restringir en primAvera los viajes no esenciales

Europa se prepara para abrirse al turismo en verano con un pasaporte Covid

25/02/2021 - 

BRUSELAS. La presión de los países del sur, que basan gran parte de su economía en el sector turístico ha obligado al Consejo Europeo a tomar dos decisiones para garantizar la apertura del mercado turístico el próximo verano. Para ello, se recomienda en primer lugar restringir los viajes esenciales con el objeto de contener la pandemia en la Unión europea (UE) durante la primavera. Y, en segundo lugar, se prepara un certificado de vacunación o pasaporte Covid, para el momento en que el 70% de los ciudadanos europeos estén vacunados, la que facilitará la reactivación de la economía y los viajes vacacionales. 

En este sentido, las dos recomendaciones que ha adoptado el Consejo Europeo, celebrado de forma telemática entre los líderes de los 27 países miembros, afectan a los viajes dentro de la UE. En primer lugar, se pueden introducir restricciones en los viajes de acuerdo con los principios de proporcionalidad y no discriminación, y teniendo en cuenta la situación específica de las regiones transfronterizas. 

Debe garantizarse, no obstante, el flujo sin obstáculos de bienes y servicios dentro del mercado único, incluso mediante el uso de vías verdes. Hay que recordar los problemas que hubo hace unas semanas en la frontera entre Alemania y Austria, con colas de hasta cuatro kilómetros en las carreteras, por las restricciones aplicadas desde la frontera alemana, entre las que se exigía un test PCR incluso a los transportistas. 

De otro lado, está el problema de la estrategia de vacunación, que no ha podido cumplirse debido a los problemas de producción y suministro por parte de los laboratorios farmacéuticos, que firmaron un contacto con la Comisión el pasado verano comprometiéndose a unas cantidades que no han cumplido. 

La vacunación, explica el Consejo, ha comenzado en todos los Estados miembros y la de vacunación ha garantizado que todos tengan acceso a las vacunas por igual. Aun así, se necesita acelerar urgentemente la autorización, producción y distribución de vacunas, así como la vacunación. También se necesita mejorar la capacidad de vigilancia y detección, para identificar variantes lo antes posible a fin de controlar su propagación, como se establece en la Comunicación de la Comisión sobre la "Incubadora de HERA: Anticipar juntos la amenaza de las variantes de COVID-19". 

Foto: Pool/Borja Puig de la Bellacasa

Los líderes europeos apoyan los esfuerzos adicionales de la Comisión para trabajar con la industria y los Estados miembros para aumentar la capacidad de producción de vacunas actual, así como para ajustar las vacunas a las nuevas variantes según sea necesario. También apoyan los esfuerzos de la Comisión para acelerar la disponibilidad de materias primas, facilitar acuerdos entre fabricantes en todas las cadenas de suministro, ampliar las instalaciones existentes para ayudar a aumentar la producción en la UE y promover los esfuerzos de investigación y desarrollo. Y añaden que es importante que las empresas garanticen la previsibilidad de la producción de sus vacunas y respeten los plazos de entrega contractuales.

Situación epidemiológica grave

Por último, los presidentes de los gobiernos de los países miembros han pedido que se continúe trabajando en un enfoque común de los certificados de vacunación, que no ha quedado establecido debido a la ralentización del programa de vacunación ante la falta de cumplimiento del contrato de las farmacéuticas. Precisamente, esta semana AstraZeneca comunicó a la Comisión que sólo entregaría la mitad de las dosis de vacunas previstas y contratadas. Al igual que Pfizer y Moderna, que tampoco estás cumpliendo lo pactado. 

El consejo advierte que la “situación epidemiológica sigue siendo grave y las nuevas variantes plantean desafíos adicionales”. Por lo tanto, “debemos mantener estrictas restricciones al tiempo que intensificamos los esfuerzos para acelerar el suministro de vacunas”, explicó el presidente del Consejo, Charles Michel.

Foto: KIKE TABERNER

En concreto, la primera medida concreta a tomar es “restringir los viajes no esenciales”, dentro y fuera de la UE, de acuerdo con los principios de proporcionalidad y no discriminación. Debe garantizarse, no obstante, el flujo sin obstáculos de bienes y servicios dentro del mercado único, incluso mediante el uso de vías verdes.

También se necesita mejorar la capacidad de vigilancia y detección para identificar variantes lo antes posible a fin de controlar su propagación, como se establece en la Comunicación de la Comisión sobre la "Incubadora de HERA: Anticipar juntos la amenaza de las variantes de COVID-19". Y añaden que “apoyamos los esfuerzos adicionales de la Comisión para trabajar con la industria y los Estados miembros para aumentar la capacidad de producción de vacunas actual, así como para ajustar las vacunas a las nuevas variantes según sea necesario”.

Como cuestión prioritaria, "es necesario trabajar para garantizar que la UE dispondrá de los medios para asegurar suficientes vacunas y suministros críticos para todos sus Estados miembros, para apoyar todo el proceso de desarrollo de vacunas y medicamentos seguros y eficaces, incluso mediante una inversión temprana en la producción”, explican desde el Consejo. Para ello, se potenciará la capacidad, y hacer el mejor uso de big data y tecnologías digitales para la investigación médica y la asistencia sanitaria. También deberían avanzarse los trabajos sobre las propuestas de la Unión de la salud y la estrategia farmacéutica, incluido el acceso a los medicamentos en los Estados miembros.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email