X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

su equipo insiste en que faltan informes técnicos

Ribó sigue apostando por la rehabilitación de los 'bloques portuarios'... si es posible

Foto: KIKE TABERNER
30/10/2018 - 

VALÈNCIA. La primera opción, siempre, rehabilitar. Es válida para cualquier edificio, es válida para los bloques portuarios. Así lo aseveran desde el equipo del alcalde de València, Joan Ribó, ante el dilema que se está planteando con el futuro del edificio del Cabanyal; rehabilitación o reedificación, he aquí la duda. La respuesta, dicen desde el equipo de Ribó, será siempre con informes técnicos de viabilidad en la mano, porque entienden que la opinión los técnicos se debe tener en cuenta por el bien de las familias que allí viven, que merecen que se protejan sus intereses pero con absoluto rigor.

El debate en el seno del Govern de la Nau se genera ante las diferentes alternativas para solucionar este problema heredado por la fallida ampliación de la avenida Blasco Ibáñez. Por un lado se encuentra València En Comú, con María Oliver al frente; en el lado contrario la Concejalía de Desarrollo Urbano, con el socialista Vicent Sarrià como regidor.

Desde València en Comú ni se plantean la posibilidad de derribar el edificio para edificar otro en su lugar. La reedificación sí es defendida por Desarrollo Urbano, donde enarbolan informes en los que se tasa la rehabilitación en más de 14 millones de euros, una cantidad que la haría inviable al no poder asumir el coste buena parte de los propietarios. Hay que aislar los edificios, hay que adecuarlos a las normas de accesibilidad, hay tanto trabajo pendiente. Y en el medio el alcalde que, desde el principio, invoca a los informes técnicos antes de tomar una decisión.

València En Comú pidió este lunes que se realice un censo real del edificio para conocer la verdad sobre los bloques, cuantos propietarios hay, ocupas que desean regularizar su situación, inquilinos… Y que sean ellos los que decidan. Desde la formación morada consideran que la rehabilitación podría ser mucho más barata, apenas dos millones de euros, una cifra asumible por parte de muchos propietarios, familias en riesgo de exclusión social y con personas dependientes a su cargo, en algunos casos.

La peculiaridad de los bloques no sorprende en los despachos del Ayuntamiento. De ahí que desde el equipo de Ribó la primera idea que se lanza es ésa, que los bloques portuarios están habitados, hay familias dentro, con niños escolarizados. Que lo tienen presentes. 

A menos que exista un problema estructural

Un portavoz de los propietarios recuerda que en un acto público en el Cabanyal le preguntaron al respecto y el alcalde dijo que, a menos que existiera un problema estructural, él abogaba por la rehabilitación. “Queremos que vivan en sus casas, pero no que se les caigan encima”, resumen desde Alcaldía.

A este dilema se une que la casuística de los bloques “es muy compleja”, tal y como señalan desde la asociación de vecinos del Cabanyal. Habrá que ir caso a caso porque en ellos se puede encontrar de todo. “Hay mucha gente pobre”, apunta una vecina del barrio, “pero también hay alguno que es un delincuente”. “Hay de todo”, sintetiza un propietario, de ahí que no se pueda hacer una visión real de la situación desde fuera, sino desde dentro.

El alcalde invoca a la calma y su equipo insiste en que serán los informes técnicos los que ofrezcan soluciones. “Será una decisión que se tome y es evidente que siempre que sea posible se rehabilitirá”. Y esa idea, siempre que sea posible, es la única línea roja.

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email