Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Ribó y Puig usan la bandera para animar a los sanitarios... y se ganan las críticas de la izquierda

17/04/2020 - 

VALÈNCIA. El alcalde de València, Joan Ribó, y el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, han generado revuelo estos últimos días en las redes sociales. El mismo contenido compartido por ambos dirigentes de Compromís y PSPV respectivamente soliviantó a buena parte de la izquierda, especialmente entre algunos sectores de la coalición valencianista y también de Podemos, fuerzas que comparten el gobierno de la Generalitat Valenciana.

Todo surgió con una iniciativa de los Bomberos de Valencia, dependientes de la concejalía de Seguridad Ciudadana que dirige el socialista Aarón Cano en el Ayuntamiento de València. Con motivo de la crisis sanitaria y con la intención de dar ánimos a los sanitarios y a los pacientes afectados por coronavirus en los hospitales valencianos, el colectivo de bomberos tuvo a bien utilizar uno de sus vehículos para desplegar desde lo alto una gran senyera en frente del Hospital Clínico de València.

La cosa podría no haber ido a más, pero el bombo que le dieron tanto el alcalde de València como el jefe del Consell en sus respectivas cuentas de Twitter fue lo que acabó levantando polvareda y dio pie a sonoras críticas y juicios, algunos de ellos procedentes de personajes públicos de la izquierda valenciana.

Así, Ribó compartió el vídeo de los bomberos con el siguiente mensaje: "Hemos desplegado una gran senyera en el Hospital Clínico para animar a los pacientes y al personal sanitario en la lucha contra el coronavirus. Gracias por continuar dándolo todo. Superaremos la crisis todos juntos". "Así de alto vuela la senyera y nuestra mejor bandera: la solidaridad", decía Puig en su tweet: "Los trabajadores que curan, los bomberos que cuidan, la sociedad que cumple. Un pueblo antiguo con un presente difícil, pero con un gran futuro. Ya queda menos".

No tardaron en salir las discrepancias. Por ejemplo, el secretario autonómico de Vivienda y miembro de Podem, César Jiménez, citó el tweet de Ribó diciendo: "Mis padres me enseñaron a no hacer ruido delante de los hospitales. Más tarde, el PP me convenció de que las banderas gigantes nada bueno señalan. Ahora hay un decreto que limita los movimientos de la población, debería darse ejemplo. Será que no entiendo nada". E incluso más tarde añadió: "Vaya, me dicen que el MHP [Molt Honorable President, Ximo Puig] también se apunta a celebrarlo. Aún no entiendo nada. Espero que me lo razone alguien".

"Qué bochorno", se lamentaba Pau Vivas (Podem) en cuanto al alcalde Ribó, acompañando su mensaje con emoticonos de incomprensión y con diversos hastags: #EsPrecis (¿Es preciso?) o #AComerBanderas. Vivas respondía también al primer edil tachando de "innecesario" y "casposo" lo que mostraba el vídeo.

Incluso responsables de Compromís o próximos a la coalición valencianista a la que pertenece Ribó se sumaron a las críticas. El diputado autonómico Josep Nadal, respondía a los anteriores mensajes de César Jiménez: "A mí también me pasa César. Debe de ser que somos de otra época o algo, como con el reguetón", ironizaba. Más tarde continuaría ironizando: "Yo creo que es el momento de beneficiarnos de la inversión que hemos hecho todos estos siglos en la iglesia católica y comenzar a pasear santitos y vírgenes. Cogiendo polvo en las iglesias no tienen ningún provecho". En otra publicación posterior admitiría: "Lo de la banderita no me moló mucho, pero tiene poca importancia".

A él le respondía el director del Instituto Cartográfico Valenciano y también perteneciente a Compromís Xavier Navarro: "Creo que lo de la bandera tiene su importancia. Sólo imagino que hubiera sido la IDA o Almeida y la bandera hubiera sido la española...". Había ido más allá previamente Navarro en contestación a Ribó: "Mira que soy ultranacionalista, pero a esto no le veo ningún sentido".

El sociólogo y ex miembro del Consejo Rector de À Punt, Rafa Xambó, también próximo a Compromís, fue incluso más imaginativo y recordó un tweet de Compromís de abril de 2019 en el que criticaba el uso de las banderas de algunos políticos para tapar su mala gestión. Aquella publicación repetía "BANDERAS" muchas veces y preguntaba: "¿Y las personas?". Sobre ello, Xambó dijo: "Esto es de hace un año. ¿Ahora qué hacemos? ¿Bandera para animar a los enfermos? ¿Os habéis vuelto locos?"

El debate se prolongó durante horas y horas. Aunque de manera velada, también el secretario del grupo municipal de Comromís en el Ayuntamiento de València, Amadeu Mezquida, se pronunció, cuestionando el debate que se había generado: "Hoy en Twitter ponen el capítulo nuevo de 'Tensión entre el populismo de izquierdas y la 'gauche divine' [la izquierda divina]'".

El diputado autonómico de Podem Ferran Martínez le respondió argumentando la crítica al uso de la bandera: "Cada país tiene unos usos y costumbres sobre cómo y cuándo se han de utilizar los símbolos nacionales. No hay nada más propio de la 'gauche divine' que prescindir de la tradición popular de tu país y tratar de importar la de otros países que te gustan más. No funciona. Aquí un buen ejemplo".

Una polémica que "no está justificada"

Preguntado el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Aarón Cano, explicó a este diario que la polémica que se ha generado "no está justificada. "El miedo se ha instalado en la sociedad y con miedo no se razona bien", explica el edil: "Tenemos que estar alertados por esta situación y saber trabajar en esta situación. En tensión, vamos a decir. Pero ahora hay un exceso de tensión. La tensión política es evidente. Debemos bajar un poco el diapasón de la tensión".

"Sé que todos estamos confinados, estar en casa es duro. Se presiona demasiado y a veces saltamos por chorradas", insiste Cano. "Que los bomberos desplegaran una senyera en apoyo a los sanitarios y a los enfermos es una manera de levantar la moral, decirles que estamos ahí, que pensamos en ellos y que desde fuera, como podemos o sabemos, os ayudamos", insiste, por lo que no hay que darle "más lectura".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email