Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Goteras, ventanas rotas, climatizadores ineficaces...

Salvem el Palau de l'Almirall: Hacienda reforma su sede por primera vez en 32 años y la hará visitable

19/07/2017 - 

VALÈNCIA (VP). Todo comenzó este invierno. La avería el pasado 18 de enero de uno de los transformadores de la Conselleria de Hacienda puso en primer plano el estado de dejadez y falta de inversiones en el patrimonio público por parte de los gobiernos anteriores, que apenas invirtieron en mantenimiento y en la renovación de las instalaciones de los edificios públicos. Y, concretamente, en la sede de la Conselleria de Hacienda, el Palau de l’Almirall (carrer del Palau 14), el edificio anexo donde hay otros servicios incluido el Registro (carrer del Palau, 12) y el edificio de la calle Banys de l’Almirall. Además de no ser un edificio eficiente, cuando llueve se producen goteras y filtraciones a través de las paredes.

El presupuesto de la reforma asciende a 6,18 millones, y la mitad será financiado por la UE

Por todo ello, en la Conselleria decidieron iniciar obras ante la necesidad de proceder al aislamiento de toda la envolvente del edificio. Esto implicará la intervención en cubiertas y paredes, con colocación de aislante y recubrimiento de mortero, así como sustitución de ventanas. Todos estos trabajos, que cuentan con un presupuesto de licitación de 6,18 millones de euros (IVA excluido), se aprovecharán de la financiación al 50% de la Unión Europea en las actuaciones relacionadas con la eficiencia energética. Las deficiencias son tan grandes que se estima que toda la inversión será amortizada en cinco años. ¿Cómo? Por ejemplo, el gasto en energía eléctrica se reducirá a la mitad (incluye, entre otros, aspectos la instalación de 400 luminarias de Led).

La situación actual se aprecia al conocer diversos datos como que las actuales ventanas no tienen doble cristal ni rotura del puente térmico, de forma que en invierno el calor se escapa, lo que aumenta el gasto energético. Actualmente existen unas 113 ventanas de aluminio y unas 32 de madera que han de ser sustituidas; 145 en total. Las únicas que no se van a cambiar son las del despacho del conseller, porque cuando era conseller Vicente Rambla se decidió instalar unas ventanas blindadas antibalas.

Se llevará a cabo también el desmontaje e instalación de un nuevo lucernario en el vestíbulo del inmueble ubicado en la calle Palau, 12. Este lucernario, que ocupa una superficie de 156 m2, tiene ya 31 años, y presenta varias dificultades. Tal como se diseñó no es pisable, lo que impide su limpieza y mantenimiento. Con los años, la masilla de las juntas que unen las piezas de policarbonato se ha ido perdiendo y además no se puede reparar. De este modo, cuando llueve, hay que colocar multitud de cubos para hacer frente a las goteras. La falta de mantenimiento se observa también las filtraciones de agua por las paredes del edificio de Palau 12. Ahora se tendrá que instalar un nuevo lucernario con unos listones que serán pisables, con el fin de que pueda haber mantenimiento.

La sustitución de los viejos climatizadores reducirá a la mitad el consumo de energía

También existe algún ventanal enorme, uno en concreto de 4,80 x 2,30 metros. Su limpieza es complicada por las dificultades de acceso. Además, el sol que entra supone un problema. Se quiere actuar sobre esto cambiando el ventanal, resellando las juntas, y poniendo persianas. Igualmente se afrontará la sustitución de los equipos de climatización obsoletos por un sistema de Volumen Refrigerante Variable constituido por más de 80 máquinas interiores y exteriores. De esta forma se reducirá a la mitad el consumo de energía de la climatización, que supone el mayor consumo de energía del edificio.

Otra actuación que aportará una mayor eficiencia al edificio será la sustitución del sistema de alumbrado interior de la Conselleria por 400 luminarias con tecnología LED cuyo consumo se reducirá a la mitad, lo que se potenciará aún más con la instalación de sensores de luminosidad que regularán la potencia de las luminarias en zonas con iluminación solar suficiente. E igualmente se procederá a la reparación, acondicionamiento y aislamiento de 770 m2 de cubiertas planas e inclinadas de teja.

La reparación y restauración de la Conselleria obliga también a actuar sobre la fachada, con el fin de asegurar algunas piedras, y subsanar filtraciones de agua. Se llevará a cabo la reparación y fijación de 3.144 m2 de fachada de aplacado de piedra caliza y la rehabilitación y aislamiento de 630 mde fachada de muro de carga con acabado de mortero.

Dentro del Palau de l'Almirall los trabajos se centrarán en las instalaciones, cuestiones de accesibilidad, así como la reforma del salón de actos (ahora absolutamente infrautilizado) para que pueda servir también de sala de prensa. El motivo es que la actual sala de prensa y de reuniones está ubicada en una dependencia con unos artesonados de gran valor histórico y artístico —la histórica sala de la chimenea— que, además, tienen continuidad en despachos anexos ahora reservados al área Jurídica.

La histórica sala de la chimenea será una zona perfectamente visitable

El proyecto es despejar toda esta gran estancia de manera que los artesonados puedan ser total y perfectamente visibles y que además sea una zona accesible a los ciudadanos. Ahora, los visitantes solo pueden acceder al patio del Palau pero nada más. El proyecto permitirá a transeúntes y visitantes recorrer, además del patio, la sala histórica con los espectaculares artesonados.

La remodelación de los inmuebles que albergan la Conselleria de Hacienda, calle Palau, 12, y Palau, 14 —éste, donde se ubica el Palau de l’Almirall—, supondrá el traslado de 107 empleados públicos a otro emplazamiento de forma temporal, en tanto se realizan los trabajos. Todos ellos están ubicados actualmente en la calle Palau, 12, que es el edificio administrativo (no el histórico). Se trasladarán, entre otros, toda el área de Presupuestos, así como la Intervención Delegada de la conselleria, Gestión Económica o Patrimonio. 

Durante las obras se trasladará a 107 empleados al edificio contiguo a La Cigueña

¿Y dónde se reubicarán? Los técnicos han decidido que el mejor emplazamiento, ya que se podía habilitar en un corto plazo de tiempo y con un mínimo coste, es el edificio contiguo a La Cigüeña y recayente a la calle Amadeo de Saboya, la antigua sede de la Conselleria de Agricultura, que se empezó a acondicionar mientras se gestionaban los trámites y se elaboraba el proyecto de reforma de la sede de la Conselleria de Hacienda.

Durante la primera fase de la obra se procederá a la adecuación del edificio de la calle Palau 14. En este periodo de tiempo los trabajadores que prestan sus servicios en este edificio, unos 56, se ubicarán temporalmente en el edificio de Palau 12, que ya estará vacío. Una vez concluya la intervención en el inmueble de Palau 14, comenzará la segunda fase de las obras, que se centrará en el edificio administrativo de Palau, 12, pudiendo la mayoría de los funcionarios de Palau de l'Almirall volver a su puesto de trabajo.

La  sede de la Conselleria de Hacienda está ubicada en la calle Palau en los números 12 y 14, calle Milagro 9 y calle Baños del Almirante 5, los cuales en la actualidad comprenden una única parcela catastral. En la calle Palau número 14 se ubica el Palau de l'Almirall, el cual tiene la consideración de Bien de Interés Culturas. Se trata de un edifico gótico construido a principios del XIV que aún conserva parte de la estructura y detalles arquitectónicos originales, así como una completa colección de artesonados policromados de tipo alfarje o techo plano. Era la mansión de los almirantes de la Corona de Aragón tras la conquista de València por parte de Jaume I. Los que iniciaron el edificio original y primeros moradores fueron miembros de la familia Vila-rasa. También vivieron ahí los condes de Sinarcas, descendientes de los almirantes, así como las familias Cardona, Palafox, Llançol de Romaní o Borja, además de los marqueses de Guadalest y los de Ariza. Las familias fueron colocando sus escudos de armas en los artesonados del Palau.

Actualmente se mantiene también el patio-zaguán, el único genuinamente gótico entre los edificios palaciegos de carácter privado de la ciudad. Este patio puede ser visitado de forma libre y gratuita dentro del horario en el que está abierta la conselleria.

En 1984 se llevó a cabo una rehabilitación de ambos inmuebles para adaptarlos como sede de la Conselleria de Hacienda, función que siguen cumpliendo en la actualidad. Desde entonces, es decir, desde hace 32 años, no se ha llevado a cabo ninguna reforma o rehabilitación. La actuación pone en evidencia la política del anterior Consell en materia de patrimonio histórico, ya que no invirtió en el mantenimiento, lo que ha hecho que actualmente se encuentre en un estado lamentable. El modelo anterior se basaba más en la política de alquiler de las sedes. Asimismo, mientras en el pasado frecuentemente se acudía a arquitectos externos, en este caso la redacción del proyecto ha corrido a cargo de los arquitectos de la Conselleria, una muestra de austeridad en la gestión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email