GRUPO PLAZA

entrevista a la secretaria general del pspv en valència ciudad

Gómez, sobre Oltra: "Jugó un importante papel de agitación y visibilidad pero València ha cambiado"

Foto: KIKE TABERNER
8/08/2022 - 

VALÈNCIA. Han pasado siete años desde que entrara a gobernar la izquierda en la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de València. Y para Sandra Gómez (València, 1985), hoy "nadie puede decir que viva peor que en 2015". La secretaria general del PSPV en la ciudad de València y vicealcaldesa de la ciudad está convencida de que la derecha intenta generar "ruido e incertidumbre" pero que, a la postre, "el cambio se genera porque hay una necesidad", algo que no nota en la sociedad valenciana: "No hay ni un solo argumento de peso para decir que la ciudad y la comunidad no está mucho mejor".

Por ello, se muestra un poco escéptica con algunas encuestas, y cree que la izquierda, y el PSOE en particular, se tiene que "esforzar" en generar una movilización suficiente contra los intentos de la derecha "para favorecer la desmovilización". Tampoco se cree del todo que exista una estrategia en el PSOE para enviar ministros, como Diana Morant, como candidatos a elecciones municipales: "No voy a perder ni un minuto en las especulaciones totalmente infundadas", sentencia al respecto.

De cara al año que resta, y en vistas a los comicios, ya adelanta que la apuesta por "atraer inversiones" y alumbrar una ciudad "más igualitaria" son sus "principales obsesiones" y "los dos elementos en los que el Partido Socialista se diferencia del resto de proyectos". Y sobre sus socios de gobierno, Compromís, evita entrometerse en la posible repetición del actual alcalde, Joan Ribó, como candidato. 

Con todo, sí aconseja a la coalición valencianista, tras la salida de Mónica Oltra del Consell que "toca prepararse y fortalecerse" y que "es bueno apostar por proyectos cuya fortaleza sea el proyecto en sí" porque "los liderazgos van y vienen". A su juicio, Oltra "tuvo un papel muy importante de visibilidad, de comunicación política y de agitación en el año 2011 y 2015" pero "València ha cambiado mucho desde entonces" y son necesarios "proyectos que den confianza y solvente a la gestión".


- Recientemente se han producido cambios en la Ejecutiva Nacional del PSOE. ¿Cómo los ve?
- Hay que agradecer a las personas que han estado durante este año tan complicado como Felipe Sicilia o Héctor Gómez. Yo tenía una buena relación con la vicesecretaria general, Adriana Lastra, que por una cuestión muy personal ha tenido que dejar el cargo, y le deseo la mayor de las suertes. A partir de ahí, los cambios son muy positivos para el Partido Socialista, porque van a reforzarlo y van a hacer que sea más PSOE.

El peso político de personas como Patxi López es incuestionable. Siempre he pensado que debía tener más proyección y visibilidad por ser una voz autorizada que genera confianza. Hay incorporaciones interesantes como Pilar Alegría o María Jesús Montero, con las que tengo muy buena relación. Nuevamente, Pedro Sánchez, ha acertado con los cambios, porque van a generar mayor estabilidad y  harán que la ciudadanía tenga una referencia clara que sea reconocible.

- ¿En qué situación cree que está la marca del PSOE ahora mismo?
- Por más que haya un interés en generar ruido e incertidumbre por parte de ciertos poderes mediáticos y económicos, el Gobierno de España y el Partido Socialista viven un buen momento y lo vamos a ver en las elecciones. En la Comunidad Valenciana y en València, no hay nadie que pueda hacer frente a esta frase: están mejor. No hay ni un solo argumento de peso para decir que la ciudad y la comunidad no está mucho mejor: hemos estabilizado la hipoteca reputacional, hemos traído importantes inversiones como la Volkswagen, hemos mejorado los servicios a las personas más vulnerables, las infraestructuras educativas y sanitarias, etcétera. Nadie puede decir que viva peor que en 2015.

Por tanto, por mucho que se intente generar ruido con encuestas de opinión, que siempre salen por medios conservadores, el cambio se genera porque hay una necesidad de ese cambio en el territorio. Por lo que no tengo ni la más mínima duda de que el Partido Socialista va a ganar tanto en la Generalitat como en el Ayuntamiento.

Foto: KIKE TABERNER

 - ¿No se cree las encuestas? Marcan, al menos, una tendencia.
- Sale cierta tendencia en la que Ciudadanos desaparece y eso supone que se refuerza la derecha y simplemente se aglutina el voto en torno al PP, porque afortunadamente el crecimiento de Vox ha quedado debilitado. Pero muchas encuestas siguen manteniendo la posición del Partido Socialista y las posibilidades de mantener el gobierno. Pero hay unas políticas detrás.

En el PSOE no podemos prometer que no vaya a haber una pandemia o una guerra que provoque una subida de precios, pero sí podemos garantizar un plan para ayudar a empresas y autónomos, un esfuerzo increíble en tener las mejores instalaciones sanitarias públicas, un descuento en la factura de la gasolina, un bono gratuito en la red ferroviaria o pedir un esfuerzo extra a quien más gana con esta crisis como las eléctricas o los bancos. Dar certidumbre a las familias que más lo necesitan para que no queden al margen, como pasó con el Partido Popular. 

Ahora bien, ¿qué es lo que hace la derecha? Generar ruido e incertidumbre para favorecer la desmovilización. La gente más conservadora siempre vota y tiene claro cuál es su cita electoral. En la izquierda, siempre se favorece la desmovilización. Ahí es donde nosotros nos tenemos que esforzar, para generar esa movilización que permita ganar.

- ¿Qué le parece la estrategia que se plantea de enviar ministros como candidatos a citas electorales municipales?
- ¿Qué estrategia? ¿Dónde está esa estrategia? ¿Eso es que la ha publicado en medios de comunicación, porque lo ha dicho quién? No voy a perder ni un minuto en las especulaciones totalmente infundadas. En primer lugar, se basan en el morbo comunicativo que puede tener desde el punto de vista mediático, y en segundo lugar, parten de personas o dirigentes que tampoco tienen una incidencia real, ni tienen un pulso con lo que ocurre en los territorios, ni van a decidir lo que pasa en ellos. Para eso el Partido Socialista es su militancia. ¿Qué mejor que los territorios para elegir su representante?

- ¿Cree que es la última oportunidad de ser alcaldesa?
- Tengo el convencimiento de que en 2023 nos va a ir muy bien. Va a haber una movilización del bloque progresista y no tengo ninguna duda de que, para que gane el bloque progresista, el Partido Socialista ha de estar fuerte. Y será la referencia de la izquierda en las siguientes elecciones. Esa es mi meta y ese es mi objetivo. No tengo ningún otro.

- ¿Tienen encuestas que lo avalen?
- Sí, y por eso tengo la certeza de que la situación no es como la pinta el Partido Popular. Va a ser una campaña intensa y por eso es muy importante la movilización.

- ¿La repetición de Joan Ribó como candidato de Compromís sería una buena noticia para la izquierda?
- Es un tema de Compromís y que debe determinar Compromís. No tengo nada más que decir al respecto. Primero es una decisión personal de Joan Ribó y, en segundo lugar, política y electoral de Compromís. 

Te puedo hablar de que es bueno que el PSOE tenga una candidatura fuerte y solvente, ir todos a una y eliminar el ruido innecesario. Apuesto por atraer inversiones, por que esto sea un polo de oportunidades para saca el máximo potencial a la ciudad, y porque sea más igualitaria para todas sus ciudadanos pero también para todos sus barrios. Esa es una de mis principales obsesiones. Son los dos elementos en los que el Partido Socialista se diferencia del resto de proyectos.

Foto: KIKE TABERNER

- ¿Cómo ve la situación del Gobierno autonómico tras los últimos cambios del Consell y la salida de Mónica Oltra? 
- Lo único que le puedo decir a Compromís es que toca prepararse y fortalecerse de cara a este año tan complicado. Como reflexión, y no como dirigente del PSOE, es bueno apostar por proyectos cuya fortaleza sea el proyecto en sí, las siglas. El Partido Socialista es un claro ejemplo: la gente sabe lo que es el PSOE y la gente tiene clara una referencia; los liderazgos van y vienen. Ha habido presidentes importantes, ha habido ministros, presidents, alcaldes, pero el Partido Socialista sigue siendo el mismo. Ese es el camino que tienen que tomar todos los partidos. Es un error pensar que solo hay una figura que me levanta o me baja y que el proyecto está ligado a una figura personal.

Mónica Oltra tuvo un papel muy importante de visibilidad, de comunicación política y de agitación en el año 2011 y 2015. Pero València ha cambiado mucho desde entonces: tenemos que ser proyectos que den confianza y solvente a la gestión. Y en lo personal, sinceramente, ojalá todo se resuelva de la mejor manera posible.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme