GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

'Scaffolding' educativo: Disipando los límites en el proceso de aprendizaje

7/11/2021 - 

El andamiaje educativo o "scaffolding", es un concepto clave dentro de las metodologías educativas más actuales. Se trata de un  método de enseñanza que por medio de la asistencia y del acompañamiento,  posibilita a los alumnos resolver problemas o llevar a cabo unas tareas para lograr los objetivos educativos que se hayan propuesto.

Esta asistencia o “andamio educativo” vendrá dado por todas aquellas estructuras, estrategias o actividades de apoyo, que el profesor ofrece para que el alumno pueda construir el conocimiento. No se trata de ayudar al alumno dándole la respuesta, sino de proporcionarle un soporte  que les sirva a aquellos alumnos que lo requieran, para que puedan lograr el aprendizaje.

La metodología Scaffolding ayudará a los estudiantes a comprender nuevos contenidos y desarrollar nuevas habilidades de una manera más eficiente y  rápida. El andamiaje le otorga al estudiante la capacidad de crear su propio aprendizaje, de investigar y averiguar con sentido crítico, para obtener una respuesta por sí mismo.

En este sentido, es muy importante valorar el nivel de conocimiento y/o destrezas previo de los estudiantes, para poderles ofrecer las herramientas para un aprendizaje realmente significativo. Por este motivo será relevante realizar pruebas de evaluación y diagnóstico inicial, a fin de saber a partir de dónde se parte y poder realizar  una planificación que se encuentre centrada en el alumnado y sus necesidades, y que les pueda resultar acertada y motivadora.

Foto: EP

El Scaffolding está íntimamente relacionado con la idea de la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP), la cual se refiere a la distancia que existe entre lo que el alumando puede resolver por sí mismo, y lo que podría realizar con la asistencia de una persona más capacitada para realizarlo, con la finalidad de encontrar su nivel de desarrollo potencial.

Esta estrategia se observa mucho entre padres e hijos, cuando el niño/a requiere aprender algo, y necesita un guía que le permita aprenderlo. En este caso, no  se trata que los padres resuelvan los problemas de los hijos, sino que le brinden los recursos para que los puedan resolver por sí solos,  contribuyendo así a la transferencia del aprendizaje.

En el proceso de Scaffolding, el protagonista del proceso es el alumno. El profesor, simplemente se dedica a ofrecer su apoyo, para lo cual ha de conocer bien al alumno en cuanto a sus habilidades y conocimientos, para saber qué tipo de guía podrá ofrecerle, y cuál sería la más adecuada de acuerdo a su ritmo de aprendizaje.

A través del Scaffolding existe una interacción entre profesor alumno. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que este andamiaje educativo también permite interacciones en el aula entre iguales. Lo que supone que en los grupos de alumnos donde haya un grado similar de conocimientos, podrán reforzar el aprendizaje los unos a los otros, ocurriendo lo que se conoce como "andamiaje colectivo".

La interacción con los compañeros juega un rol relevante en el desarrollo de habilidades y destrezas. El acompañamiento entre pares ofrece a su vez un apoyo emocional importante para aplicar las estrategias de aprendizaje. En este caso, se pueden emplear ejercicios de aprendizaje cooperativo para que los niños que presentan más dificultades puedan desarrollar sus habilidades con la ayuda de los compañeros más hábiles.

Foto: E. PARRA/EP

Se debe tener presente que las posibilidades de aprendizaje pueden ser mucho mayores cuando el proceso educativo acontece en un contexto relacional con el andamiaje adecuado, en lugar que en un contexto individual. La adecuada capacidad de asistencia y acompañamiento que pueda ofrecer el educador al alumno será la clave para un consistente aprendizaje, lo cual es fundamental para lograr el crecimiento cognitivo, personal y emocional.

Para lograr esto, el docente debe tener un nivel de emotividad y destrezas necesarias para identificar las ZDP de cada uno de sus estudiantes, y poder ofrecerle a aquellos que lo necesiten, el soporte  (andamio) personalizado que el alumno requiera para construir sus propios  conocimientos y lograr su desarrollo integral.

La construcción del conocimiento dependerá de cómo el adulto transmite los contenidos. Mientras se dé una adecuada respuesta frente a las necesidades específicas del alumno, las edificaciones del aprendizaje se llevarán con éxito. Una relación sincronizada entre el alumno y docente donde se respete los límites de sus capacidades, permitirá construir estructuras o andamiajes sólidos para su aprendizaje.

Al igual que cualquier otra estrategia educativa, el andamiaje presenta desafíos y beneficios. Los desafíos se centran básicamente en la capacidad del educador de juzgar eficientemente las ZDP de sus alumnos y poder darle atención. Entre los diversos beneficios se pueden mencionar los siguientes: proporciona una instrucción individualizada; otorga mayor seguridad de que el alumno adquiera la habilidad o el conocimiento deseado; ofrece eficiencia ya que el trabajo está estructurado y enfocado hacia la resolución de los problemas; se incrementa la eficacia para completar las actividades propuestas; los estudiantes realizan un uso más eficiente del tiempo investigando, descubriendo y aprendiendo; se motiva al aprendiz a aprender; y se minimiza el nivel de frustración del alumno el cual tendrá mayor seguridad en sí mismo.

Un aula de infantil.

Es de tener presente que el docente no sólo debe presentar un nuevo contenido, sino ofrecerle al niño el soporte y las herramientas necesarias para comprender dicho contenido y poder realizar la nueva actividad. Si el alumno puede comprender los contenidos y realizar las tareas por sí mismo, tendrá una sensación de confianza que hará que se sienta más seguro, y por consiguiente, se potencie su motivación, aprendizaje y se eleven los niveles de rendimiento académico.

Es muy probable que como docente de una asignatura se conozca bien cómo presentar y hacer más fácil un contenido, pero más allá de eso ¿Estás dispuesto a ser innovador y reflexionar sobre lo que se podría hacer para  "andamiar" los contenidos que los estudiantes no puedan comprender? ¿Estás dispuesto a reconocer las zonas ZDP de cada uno de tus alumnos y brindarle el “scaffold” necesario de acuerdo a sus necesidades? Vale la pena revisar esto y prestarle la mayor  atención posible , para construir ambientes generadores de pensamiento y conocimiento que conduzcan hacia la formación integral de todo el alumnado, derribando buena parte de las barreras del aprendizaje.

Pedro Adalid es doctor en Educación y profesor universitario de Políticas de Calidad Educativa y Planes de Mejora

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email