X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Se acabó la excusa del 'no tengo suelto': China equipa a los mendigos con un cógido QR para limosnas 

13/12/2017 - 

SHANGHÁI (EFECOM). Occidente lleva años vaticinando algo que en China es ya una realidad, la gente saldrá a la calle sin dinero y pagará todo con su teléfono móvil. Hoy en día, al menos uno de cada tres chinos utiliza en su vida diaria este modo de pago que ha vivido este año una verdadera explosión.

"Ya no llevo casi dinero, solo llevo una pequeña cantidad por seguridad", cuenta a Efe Joy Jin, una joven de 24 años en un restaurante de Shanghái en el que acaba de pagar su comida a través de WeChat Pay, una de las plataformas más usadas en el país.

Jin ha llegado al establecimiento en un taxi que ha pagado también a través de este método y después de comer planea comprar unas flores en un puesto de la calle, y puede que algo de fruta para llevar a casa. No va a sacar la cartera. "Es mucho más rápido y conveniente", agrega.

En la considerada capital financiera de China cada vez son más los establecimientos que cuelgan en su puerta el cartel de "no cash", no se admiten pagos en efectivo.

"En China es fácil pagar las necesidades diarias con el teléfono móvil en lugar de tener que usar efectivo. Muchos vendedores pequeños de frutas o verduras aceptan pagos móviles", cuenta a Efe Oliver Rui, profesor de finanzas del China Europe International Business School (CEIBS, una de las escuelas de negocios más famosas del país).

Hasta algunos mendigos, a los pocos que el régimen de Pekín permite pedir en la calle, llevan colgado al cuello su código QR para que la gente pueda escanearlo y transferirles sus donaciones y nadie use la excusa de "no llevo dinero suelto".

En un reciente informe titulado "El uso de los pagos móviles en China", el 40 % de los encuestados aseguraba que sale de casa con menos de 100 yuanes (unos 13 euros, 15 dólares) y el 14 % afirmaba que ya vive sin efectivo.

Este informe fue realizado por entidades educativas con el apoyo de Tencent, el gigante tecnológico dueño de WeChat cuya plataforma de pago es la segunda más utilizada del país, con una cuota de mercado del 37 %.

A la cabeza, con el 54 % de la cuota, está Alipay, plataforma perteneciente a Ant Financial, una empresa vinculada al monstruo del comercio electrónico, el Grupo Alibaba.

Hace unas semanas Ant Financial informaba de que el número de usuarios de pagos móviles en China había superado los 520 millones (un número de la suerte por su similitud fonética en mandarín con la frase "te quiero").

Es decir, más de uno de cada tres habitantes de China utiliza este tipo de pagos, que en los últimos años han crecido a un ritmo de entre el 30 % y el 40 % haciendo que el país sea la gran potencia en el sector de las tecnofinanzas ("fintech").

"En los Estados Unidos, por ejemplo, los consumidores están acostumbrados a pagar con tarjetas de crédito, por lo que el pago móvil no se considera algo que agregue un plus, como en China, donde todavía hay un uso de tarjetas relativamente bajo", apunta Rui.

Y es que, en opinión de este experto, el hecho de que China lidere el uso de pagos móviles en el mundo tiene que ver con que las tarjetas de crédito "son un desarrollo relativamente reciente".

Cuando Alibaba se lanzó a conquistar las ventas minoristas por internet creó Alipay para facilitar las transacciones, principalmente en su portal de comercio minorista Taobao.

Según datos aportados por Rui, el 92 % de las transacciones realizadas con pagos móviles son por menos de 500 yuanes (unos 64 euros, 75 dólares) por lo que las tarjetas siguen siendo el método más utilizado para realizar grandes pagos y no van a desaparecer "en el corto plazo".

"No creo que el dinero desaparezca pronto. El móvil es solo una forma de hacer pagos (...) La mayoría de los consumidores seguirá necesitando los mismos servicios de los bancos y las instituciones financieras", asegura.

Los bancos también se sirven de este tipo de pagos ya que el análisis del 'big data' (inteligencia de datos) "hace que sea más fácil para los prestamistas evaluar los riesgos de crédito".

"En China, las pequeñas y medianas empresas proporcionan alrededor del 80 % de los empleos del país, aunque reciben relativamente poca financiación bancaria", agregó.

Tras haber logrado la popularización de estos pagos, Tencent y Alibaba ya están en una nueva fase, la de pagar sin siquiera utilizar el teléfono móvil gracias a la inteligencia artificial.

En un futuro no muy lejano Ant Financial tiene previsto instalar en los supermercados físicos de Alibaba una tecnología llamada "Paga con una sonrisa" por la que el rostro será suficiente para hacer la compra. 

Noticias relacionadas

ANGELO CARCONI
al otro lado de la colina

China Comunista versus Santa Sede

Los grandes cambios, en la Historia también, se producen muchas veces sin grandes alharacas ni mucho ruido; este podría ser el caso del acuerdo entre la República Popular China y la Santa Sede, sobre el que les quiero llamar la atención

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email