Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

tribuna libre

“Sé agua, amigo mío”

“Don’t get set into one form, adapt it and build your own, and let it grow, be like water. Empty your mind, be formless, shapeless — like water. Now you put water in a cup, it becomes the cup; You put water into a bottle it becomes the bottle; You put it in a teapot it becomes the teapot. Now water can flow or it can crash. Be water, my friend.” (Bruce Lee)

15/06/2020 - 

Existen muchas competencias que deben primar en una organización no solo para crecer, sino para poder mantenerse a flote en un entorno cambiante acrecentado en estos tiempos por la situación de alarma debido a la covid-19. Sin duda, esta adaptación pasa por desarrollar las competencias blandas, también nombradas soft skills. La forma de afrontar los obstáculos que encontramos en el camino y de superarlos es la clave de la que va a depender este desarrollo.

Para llevar a cabo esta adaptación es necesario que las personas de la organización se muestren flexibles, abiertas, y receptivas a las nuevas herramientas que nos ofrece el mercado que nos rodea y especialmente atentas a las necesidades de los clientes, a través del estrecho contacto que produce la confianza entre ambas partes.

En las organizaciones deberían abundar personas predispuestas al cambio, que contemplen los obstáculos como retos, siendo optimistas, y dirigiendo sus esfuerzos en el aprendizaje constante. Y esto no suele aparecer en los curriculum vitae de los candidatos que quieren formar parte de nuestra empresa. Esta actitud debe formar parte del ADN de nuestra organización para que nuestros colaboradores se “empapen” de ella y aquel que no logre o no quiera desarrollarlas, y por selección natural, quedará fuera de del equipo. La flexibilidad y la adaptación se muestran imprescindibles en los entornos VUCA, y ni que decir tiene, mucho más en la situación actual.

¿Qué hacer cuando tu actividad está basada fundamentalmente en metodologías que esta impactante crisis no te permite realizar? Bueno, como casi todo en la vida, tenemos opciones a la hora de escoger nuestro camino: puedo bajar la persiana, encerrarme en casa, darle vueltas al virus y a sus vacunas, echar las culpas a un gobierno o a otro, esperar el ranking de fallecidos para ver si en mi ciudad, pueblo, comunidad autónoma, país, etc. estamos mejor que el vecino…… pero también puedo escoger ponerme en marcha y buscar soluciones, puedo formarme, investigar, desarrollar para que cuando esto pase, ser más fuerte, más sabio y formar parte de una mejor organización.

Cambia tus objetivos, que son tuyos, adáptalos a la nueva realidad, sé flexible. Siguiendo las directrices del sociólogo polaco Zygmunt Bauman, debo comprender que la vía del cambio (y la adaptación a él) es la única posible para mejorar en nuestra vida. “Be water, my friend” (“Sé agua amigo mío") las palabras de Bruce Lee en su última entrevista para televisión en 1971 (y que popularizó una conocida marca de automóviles en la década de los 2000) cobran mayor valor en nuestros días.

Y en primera persona ¿Cómo poder realizar sesiones de coaching, formación en sala o mentorización en puesto de trabajo? De nuevo la clave es, la adaptación. Aprende cómo puedes hacer lo mismo pero de diferentes maneras. Profundiza en herramientas que ya tenías a tu alcance pero que creías que no las ibas a necesitar nunca, investigando nuevas metodologías y formas de hacer las cosas que tu día a día no te permitía o simplemente no era tu prioridad, hasta que lo ha sido. 

Este es el ejemplo del Grupo Emotiva-Lidera. Hemos convertido la formación experiencial en sala, en formaciones a través de video conferencia que mantienen elevado el nivel de participación de los alumnos, sesiones de coaching y mentorización realizadas a través de herramientas que te permiten compartir y modificar contenidos en el momento o con la adquisición de nuevas herramientas para optimizar los procesos formativos: plataformas de e-learning, pizarras digitales, desarrollo de contenidos e-learning propios, adquisición de contenidos e-learning dinámicos y participativos, gamificación……. 

Nada nuevo, ¿verdad? Todo estaba en el mercado, pero hemos sabido aprovechar un problema, una crisis, para dar el paso, aprender y ser mejores, ser más competitivos. Porque lo que éramos lo seguimos siendo. Lo que hacíamos antes, lo podemos seguir haciendo en un futuro. Pero ahora, ya tenemos más herramientas, más conocimientos y muchas más ganas de seguir haciendo nuestro trabajo, porque ….. #estonopuedeparar.

Cristóbal Peris es socio-consultor de Grupo Emotiva-Liderea

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email