GRUPO PLAZA

SESIÓN DE TUTORÍA

¿Se deben realizar evaluaciones externas del profesorado?

Abordamos cuestiones de actualidad educativa que se prestan al debate con las opiniones de voces autorizadas

11/07/2016 - 

VALENCIA.  Si bien la semana pasada abordábamos con las Fapas la pertinencia de prohibir por ley los deberes, ahora es el turno de palabra del profesorado. La realización de evaluaciones externas que controlen el correcto desempeño de las funciones docentes es una propuesta habitual con partidarios y detractores. Pero más allá de su pertinencia, lo que se discute es el método objetivo mediante el que podrían extraerse indicadores fiables. ¿Se encargaría una comisión que nada tuviera que ver con la rutina del centro? ¿Tendrían algo que decir los alumnos y padres? ¿Sus resultados resultarían determinantes? 

El Consejo Escolar de Madrid, de cara al pacto educativo que se está preparando en la capital, ha propuesto un sistema para evaluar de forma interna y externa al profesorado, de modo previsiblemente obligatorio. Evaluar a los evaluadores no es tan descabellado. Ya se hace en algunos centros privados y también en otros niveles educativos, como el universitario, donde la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) se somete a todos los procesos. Desde la entidad aseguran que es un "distintivo de calidad". Queda por ver qué opinan de la cuestión los propios sindicatos docentes de la Comunitat.

Artemio Almonacid, presidente de CSI·F: EN CONTRA

"CSI·F defiende que el profesorado ya ha pasado por muchos procesos selectivos, desde que aprueba su titulación hasta que compite en unas oposiciones, para acreditar su nivel. A ello se une el reciclaje continuo en cuestiones como idiomas o nuevas tecnologías, con los cursos del Cefire. Los docentes  se esfuerzan por estar al día y ofrecer la mejor enseñanza al alumnado. También sufren una presión constante social, ya que no se valora de manera suficiente la labor del docente y tampoco se impulsan las medidas necesarias desde la Administración para dignificarla. El sindicato valora la profesionalidad del docente y cree que se esmera en reciclarse, por lo que esa evaluación externa no resulta necesaria".

Javier González, coordinador de Enseñanza Pública FeSP-UGT-PV: A FAVOR

“La cultura de la evaluación forma parte de la profesión docente. Centros educativos y profesorado cada curso, anualmente, evalúan su práctica docente y los procesos de enseñanza de su alumnado, formulando propuestas de mejora para incorporarlo a la Programación General Anual del curso siguiente. Por tanto, en principio no estamos en contra de la evaluación docente externa. Ahora bien, siempre que se ajuste a dos cautelas: que esta evaluación se desvincule de la carrera profesional (de nuestra promoción profesional) y del sistema retributivo. Para la promoción profesional y económica, nosotros apostamos por un sistema de acreditación docente y así lo propusimos cuando se iniciaron las negociaciones del Estatuto docente. En definitiva, sí a la evaluación docente externa, pero no puede servir para sancionar al profesorado en función de resultados".

Marc Candela, Responsable d'acció sindical de STEPV: EN CONTRA

"En primer lloc, ja existeixen avaluacions internes de la tasca docent del professorat. D'una banda, cada docent avalua constanment la seua programació didàctica i, al final de curs, els departaments i els equips docents revisen les programacions per actualitzar-les. D'altra banda, la inspecció educativa també té encomanada l'avaluació del professorat i l'assessorament i ajuda. Des de STEPV compartim que l'avaluació del professorat ha de ser arrelada al centre que, alhora, ha d’estar arrelat al seu entorn socioeconòmic, cultural, etc. I ha de servir per millorar l'aprenentatge de l'alumnat en totes les seues facetes i en la millora de la qualitat educativa. Fins ara, els intents d'avaluar al professorat han estat vinculats a aspectes retributius, a escales o graus. És a dir, a introduir diferències salarials pel fet de realitzar la mateixa feina des de criteris competitius i no col•laboratius". 

"STEPV sempre s'ha oposat a aquest tipus d'avaluacions. Les avaluacions han de ser internes, amb criteris orientats a millorar l'atenció educativa, la coordinació interna, els procesos d'ensenyament-aprenentatge i sempre pensant en l'alumnat Les avaluacions externes, desvinculades del centre i del seu context, no respondran mai a la realitat concreta. Si ens oposem a les avaluacions externes de l'alumnat pels mateixos motius, tampoc no podem acceptar que s'avalue externament al professorat. A més, en el marc de la nova llei educativa, la LOMQE, de clar tall neoliberal, aquestes avaluacions les realitzarien empreses privades amb interessos totalment aliens als del professorat, els centres i la comunitat educativa".

Xelo Valls, secretaria general de Enseñanza CCOO-PV: DEPENDE

"No és una resposta de si o no, és una resposta a la que li calen molts matisos. L’avaluació és part del procés d’ensenyament-aprenentatge i és una eina important per a avançar. El professorat, eina fonamental del sistema, també pot ser avaluat. El propi sistema te mecanismes per a avaluar-se i fer propostes de millora. I caldrà fer una reflexió en profunditat de quins han de ser els ítems a avaluar i qui ha de fer-la. Altra cosa és vol significar avaluació externa, qui l’ha de fer, quin és l’objectiu i per a què es volen usar".

La Pizarra

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email