Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 24 de febrero y se habla de vacuna covid-19 retail hostelería coronavirus turianova
GRUPO PLAZA

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

'Section, marche': Historias de la (puta) mili suiza

En Suiza el servicio militar sigue siendo obligatorio. Es más, durante diez años después de hacerlo, hay que realizar siete campamentos de 19 días cada uno. Los soldados luego guardan en casa las armas el resto de su vida -fusiles de asalto- quizá por eso la mayor causa de muerte con arma de fuego sea el suicidio. La televisión pública de este país ha rodado una webserie para difundir cómo son sus Fuerzas Armadas, pero los comentarios que dejan los suizos en YouTube que han pasado por la experiencia nos son familiares en España

5/12/2020 - 

VALÈNCIA. Mientras hubo servicio militar obligatorio, cuando eras niño, antes de saber qué dirección iba a tomar uno al respecto, aquello daba pavor a no ser que te gustase mucho Rambo, que había casos. Era normal hablar con los adultos sobre el particular y solían contestar siempre con los mismos lugares comunes. Lo mejor es quitársela de encima cuanto antes, ahí te vas a hacer un hombre, etc... Si te quejabas de su obligatoriedad, no era extraño escuchar otro tópico: Pues en Suiza también, y todos los veranos. 

Servidor poco más ha sabido de ese país. Conocí a Samael en la adolescencia, a Alain Tanner en la edad adulta y poco más, aparte de que tenían que hacer la mili una vez al año. Sigue siendo cierto. Hasta los 42 años se realizan ejercicios militares periódicos. Un sistema que se mantenido tras un referéndum en 2011 y otro en 2013 en los que ganó clamorosamente conservar su mili obligatoria con un 73% de apoyo popular en la última. La coletilla "y la hacen todos los veranos otra vez", técnicamente, es que en los diez años siguientes a la mili de entre 250 y 300 días tienes que hacer siete campamentos de tres semanas. No está mal, aunque hay compensaciones por el dinero que se ha dejado de ganar sirviendo a la patria con las armas.  

En Europa, ahora mismo, además de Suiza, mili dura hay en Austria, Grecia y Finlandia, y Suecia, Noruega, Estonia y Lituania tienen una mili más suave que solo la realizan entre el 20% y el 40% de los jóvenes en edad de ser llamados a filas. El caso de Suiza es peculiar, porque los reclutas luego guardan el arma  en casa. Es un derecho constitucional. Por eso es uno de los países con más armas por habitante y la principal causa de muerte por arma de fuego es el suicidio. 

Es un tema interesante la mili suiza y no es de extrañar que haya llegado al Festival Internacional de Cine de València Cinema Jove. Esta semana se ha proyectado una webserie, Section, marche! de la Radio Televisión Suiza, la sección de la SRG SSR que se encarga de los contenidos en francés. De entrada, viendo al autor se ve que es imposible que los documentales vayan a entrar en asuntos escabrosos o peliagudos de la obediencia militar, generosa en conflictos desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, aún así, son polémicos. Aparte de en su web, la serie está colgada íntegra en YouTube.

Se trata de unas cámaras que acompañan a los reclutas durante su instrucción. Los casos que se pudieron ver aquí en València fueron los de una mujer -para ellas la milicia es voluntaria- y un suizo musulmán hijo de palestinos. La chica, que inicia la serie en la peluquería cortándose el pelo como en la famosa escena de Kubrick en La chaqueta metálica,  sostiene que quiere hacer la mili por feminismo. "Creo que una mujer puede hacer exactamente lo mismo que un hombre, aunque haya diferencias físicas", afirma. A continuación, la ponen en una habitación separada de los hombres y no lo le hace mucha gracia. Es la única mujer en el pelotón. 

El soldado de origen palestino habla de su patriotismo. Sobre todo está a agradecido a su país porque, cuando sus padres llegaron y no tenían recursos, los servicios asistenciales del Estado les ayudaron con la vivienda, etc... En una escena bastante elocuente, cuando los reclutas están en formación y les ponen el himno, alguno sale partiéndose de risa. Poco más se puede resaltar de unos documentales breves y muy light. 

Donde sí que hay enjundia es en los comentarios de la cuenta de YouTube de la cadena. Están llenos de franceses mofándose de las Fuerzas Armadas Suizas. Es cierto que en las imágenes la instrucción destaca por su relax. Los mandos son autoritarios, pero confraternizan con sus hombres. Los ejercicios que aparecen realizando no son más duros que el entrenamiento del equipo de fútbol-sala de un instituto. Se conoce que esa instrucción tan poco agresiva es motivo de mofa para los comentaristas franceses que han visto la serie. 

Otro usuario les replica de forma bastante simpática: "Veo a mucha gente en los comentarios burlándose del ejército suizo... Así que vamos a poner fin a las burlas en unos pocos puntos: (...) Suiza ha demostrado durante décadas que su ejército es capaz de garantizar su neutralidad y libertad (a diferencia de Francia, por ejemplo) (...) El hecho de que el ejército suizo sea una milicia es una ventaja real (...) si nuestro sistema político es tan eficiente, sin duda es también gracias a la educación que reciben los jóvenes suizos a través del ejército (...) Durante la Segunda Guerra Mundial, Suiza fue uno de los 10 ejércitos más grandes del mundo con más de 500.000 soldados movilizados, para un ejército de basura, eso es mucho, ¿no? Estos pocos elementos no exhaustivos deberían ser suficientes para inculcar en nuestros vecinos burlones la siguiente expresión idiomática: barre enfrente de tu puerta".

En una línea claramente diferente, un suizo le saca los colores al documental: "Hice el reclutamiento cuatro meses después del documental, los reclutas que salen eran en su mayoría mis sargentos. No sé si es por las cámaras, pero el estado de ánimo era bastante diferente. Ha sido una de las peores experiencias que he vivido ¡no me aportaron nada positivo! (...) estás desnutrido en relación al esfuerzo físico que realizas, duermes muy poco, para la mayoría los oficiales son personas con falta de autoestima que aprovechan esta posición para sentirse superior a ti... es una estupidez. Te levantas y te acuestas para hacer cosas innecesarias". 

Eso ya se parece más a una mili. La sensación es que Section, marche! es como las exquisitas actuaciones que envía en vídeo la policía española a las televisiones, tanto para los informativos como destinadas programas para mayor gloria del cuerpo. La mili, como decía un alto cargo socialista procedente del Ejército que era partidario de la leva, al quitarla, no hay que andarse con teorías, "bien está lo que bien acaba", sentenció. Pero la teoría era que si es obligatoria, el ejército es del pueblo, no de los que no tienen otro trabajo, como ahora. Vivimos mejor sin pasar por una experiencia que conculcaba tantos derechos elementales, pero también es cierto que sin ella estamos indefensos ante una panda de zumbaos como los del whatsapp de los altos mandos retirados que ha saltado a la actualidad. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email