X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de noviembre y se habla de policía local energía fotovoltaica VGP circuito del motor dealz
GRUPO PLAZA

'remains'

Sheela Gowda convierte lo común en extraordinario en Bombas Gens

26/10/2019 - 

VALÈNCIA. Entre lo cotidiano y lo extraordinario, en ese punto tan concreto y, al mismo tiempo, frágil, se encuentra Sheela Gowda. La artista india visita España con motivo de su primera exposición individual en el país, que acoge Bombas Gens, en colaboración con Pirelli HangarBicocca (Milán), un proyecto comisariado por Nuria Enguita y Lucia Aspesi que repasa los últimos veinte años de producción de una creadora que “no ha tenido el reconocimiento que merecía”, a pesar de estar incluida hoy en museos como MoMA. Estas últimas palabras las firma Vicent Todolí, director de arte de la Fundación Per Amor a l’Art, quien, junto a la artista, las comisarias y la vicepresidenta de la fundación, Susana Lloret, presentaron ayer Remains, un proyecto expositivo que, de acuerdo con esta última, “abandona las paredes” para sorprender al visitante con instalaciones o esculturas que rompen con el cubo blanco. Lo hace, además, desde la base de su proyecto, pues hace uso de materiales como el cabello humano, estiércol de vaca o barriles de alquitrán, un punto de partida físico que no siempre fue bien acogido.

Recordaba la artista, hoy reconocida internacionalmente, como en 1993, tras dar un “giro drástico” a su obra, esta no fue bien recibida por sus colegas en Bangalore, así como en Mumbai, donde hasta los periodistas rechazaron reseñarla. Apunta Gowda que Europa “responde mejor al trabajo abstracto” aunque, eso sí, ella misma destaca que esto no deja de ser una generalización. “India no es un país homogéneo. El norte no es como el sur. Son muchas civilizaciones, es muy difícil comparar India con Europa, donde también hay muchos lenguajes”, recalca la creadora. Y es que las lecturas de su obra son muchas, y así debe ser, una interpretación que pasa por el propio filtro aplicado por el espectador –y sus circunstancias-, que se topa con un proyecto que parte de materiales aparentemente cotidianos para crear un todo coherente. Aunque sea por pura casualidad.

La pieza más antigua presentada data de 1992, realizada con estiércol de vaca, material que fue clave la transición de Gowda desde que fuera considera exclusivamente artista pictórica, un camino que finaliza en 2019 con In Pursuit Of. Esta pieza, realizada expresamente para el proyecto Milán-València está realizada con aproximadamente 15 kilómetros de cuerda de pelo humano, cabello que se usa como talismán en su ciudad, aunque también remite al apartado económico, pues India es el mayor exportador global de cabello humano para pelucas y otros usos. Entre una pieza y otra, casi dos décadas, aunque no por ello hablamos de un principio y un fin. La propia Gowda, interpelada por Culturplaza, explicó durante la presentación que la muestra no tiene una “narrativa lineal”, no existe una evolución per se, sino distintas maneras de aplicar su modo de hacer. “Su trabajo no es lineal, parte de una metodología compleja”, indicó por su parte Nuria Enguita. Esa metodología, por cierto, nunca presentada a modo de “performance pública”.

Es esto lo que la sitúa entre lo ordinario y lo extraordinario, un punto desde el que la creadora opera cómodamente, tomando como base la abstracción de los materiales. Ahora llega a un Bombas Gens que acoge su primera gran exposición en España, en un espacio bien distinto al de Milán y que, por ello, interpela de una especial manera a la obra. “Cada espacio para mí es un reto. La particularidad de este es su historia. En cierta medida creo que la fundación [Per Amor a l’Art] ha hecho lo que yo hago en mi trabajo con el espacio”, indicó Sheela Gowda durante la presentación, en referencia a la “naturaleza industrial” del centro artístico, adaptada a sus nuevos usos pero en ningún caso eliminada. “A ambos edificios [la sede de Pirelli HangarBicocca y Bombas Gens] les une su carácter industrial. Y los dos fueron abandonados y recuperados años después para la exhibición de arte contemporáneo. Esta idea de ‘segunda vida’ conecta con la obra de Sheela Gowda, que precisamente surge de la reutilización y reciclaje de materiales”, indicó por su parte Vicent Todolí.

Gowda nació en el estado de Karnataka (India) en 1957, y vive y trabaja en Bangalore. Cursó estudios de postgrado en el Royal College of Art de Londres y ha expuesto en galerías de Estados Unidos, Reino Unido, Hong Kong o Noruega, así como en las Bienales de Venecia, São Paulo o Sharjah. En 2019, ha sido galardonada con el Premio Maria Lassnig.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email