GRUPO PLAZA

NOSTÀLGIA DE FUTUR / OPINIÓN

Sostenibilidad y participación para el futuro de las ciudades portuarias

Foto: RAFA MOLINA
4/07/2019 - 

La Red Mundial de Ciudades Portuarias (AIVP) es la entidad internacional más representativa en su ámbito y reúne tanto a instituciones gestoras de puertos de todo el mundo como a administraciones locales y otras organizaciones vinculadas al desarrollo de las ciudades y zonas portuarias. Dicha red ratificó el 7 de junio, en Riga, durante su asamblea anual, los 10 compromisos de su agenda 2030 que aspira contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Durante esa misma asamblea, La Marina de València fue votada por sus afiliados como nuevo miembro del consejo de administración. Para AIVP, el proceso de transformación de La Marina, basado en la innovación y la recuperación del espacio público, es ya un caso de referencia a nivel internacional en cuanto a la relación puerto-ciudad y puede servir de ejemplo para la consecución de esos 10 objetivos. Al menos así nos lo transmitieron desde la organización.

En un momento en qué se discute, aunque determinadas instituciones preferirían no hacerlo, la idoneidad de la ampliación del puerto de València es interesante analizar los objetivos a los que se comprometen las instituciones más importantes a nivel mundial en ese ámbito y ver hasta que punto nuestro entorno portuario va por buen camino. Entre los firmantes de la agenda, se encuentra, por cierto, Puertos del Estado.

Cómo afirman desde AIVP, las ciudades portuarias se encuentran en la primera línea de los desafíos del desarrollo sostenible. Las regiones costeras sufrirán las peores consecuencias del cambio climático. No obstante, las ciudades portuarias son también los mejores escenarios para probar nuevas soluciones innovadoras en distintos ámbitos: desde la transición energética a las industrias innovadoras, de la movilidad al desarrollo cultural. La agenda AIVP 2030 incluye 10 objetivos para las ciudades portuarias sostenibles, conectados a los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y 46 acciones específicas. Los objetivos de la Agenda AIVP 2030 son los siguientes:

Adaptación al cambio climático, anticipando sus consecuencia para los puertos urbanos marítimos y fluviales, a través de la prevención de inundaciones, la gestión del suelo, la renaturalización de los frentes marítimos y priorizando la reducción de emisiones.

Transición energética y economía circular, en colaboración con los agentes locales. Se promoverá el diálogo y la cooperación entre los distintos agentes socio-económicos, fomentando la mejor gestión de los recursos naturales, priorizando la economía circular y comprometiéndose con la generación de energía limpia.

Movilidad sostenible y reducción de la congestión urbana. Promoviendo soluciones blandas, sostenibles, multi-modales y no basadas en los combustibles fósiles, junto al compromiso de reducir al máximo los impactos negativos de los picos de actividad en las zonas portuarias.

Gobernanza renovada al servicio del diálogo ciudad-puerto equilibrando los objetivos económicos con las necesidades medioambientales y el bienestar de la ciudadanía. Lo que supone garantizar una mayor y mejor representación de la sociedad civil en los espacios de decisión y comprometerse con la participación pública, la transparencia y la colaboración.

Inversión en capital humano, generando oportunidades de desarrollo personal y profesional para los habitantes, las personas jóvenes y los emprendedores. Apostando por la formación y por la implicación de las instituciones educativas y la creación de espacios colaborativos de experimentación como Living Labs o Port Centers.

Cultura e identidad portuaria, desarrollando el sentido de pertenencia hacia el espacio litoral; mejorando la calidad del espacio público, integrando diferentes funciones urbanas y fomentado el desarrollo cultural en los espacios portuarios.

Alimentación de calidad para todos. Las ciudades portuarias son una agente clave en este sentido a través de las cadenas logísticas, combatiendo el desperdicio de alimentos y fomentando el comercio justo y la producción local.

Interfaz puerto ciudad, garantizando la relación y la integración espacial y urbana entre las ciudades y sus puertos, la conservación del patrimonio y generando espacios públicos de calidad e infraestructuras culturales de acceso público.

Salud y calidad de vida, mejorando la calidad del aire y el agua, reduciendo la contaminación sonora y lumínica y apostando por las energías y los buques más verdes. Con el compromiso, también, de regular el turismo de cruceros, para reducir sus efectos negativos sobre las ciudades.

Protección de la biodiversidad. Previniendo la destrucción de habitats naturales y apoyando los esfuerzos de la sociedad civil para mantener la sostenibilidad de los territorios.

Analizando dichos objetivos deberíamos preguntarnos si nuestro puerto va por el camino adecuado para conseguirlo. Pienso que necesitamos un debate profundo antes de acometer inversiones irreversibles que posiblemente nazcan obsoletes. Para eso es imprescindible entender que nuestros puertos deben ser nuestros y que como cualquier infraestructura, tienen que estar al servicio del territorio y no al servicio de sí mismos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email