X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

restorán de la semana

Taberna Teca

Siempre hay que tener un bar salvavidas cerca de casa. Este es el mío

Por | 11/01/2019 | 1 min, 15 seg

Cuando te mudas de barrio, es importante localizar enseguida los lugares recurrentes. El supermercado más cercano, la panadería que cierra más tarde y el bar en el que refugiarse siempre que sea necesario. Algunos encuentran consuelo en la iglesia, otros tienen como santuario el gimnasio. Para mí, la Taberna Teca acoge, además de dar de comer bien y de beber muy bien. 

Funciona para tomarte una cerveza en el aperitivo,  beber un vino a media tarde (tienen más de 80 referencias de todo el mundo y son expertos en vinos naturales), es un buen lugar para organizar una cena multitudinaria, hacen un plato de cuchara diario al que peregrinar siempre que la nevera hace eco y tienen una de las mejores terrazas de la zona.  Su carta se centra en tapas clásicas divididas entre mar (tellinas, unos chipirones muy recomendables, pulpo..) y tierra (alcachofas, setas de temporada, magret de pato, ensalada de tomate de El Perelló...).  

El ruido del local y las raciones un tanto escasas los suple con creces el fantástico servicio capitaneado por Antonio, italiano afincado en Valencia desde hace casi dos décadas, y el resto del equipo.  Son amables, sonríen, te aconsejan de vinos y te atienden de maravilla. Debería ser lo normal, pero no. 


Taberna Teca, guarida, vino y cobijo en Arrancapins. 

Comenta este artículo en
next